Público
Público

Cenados

Hacer de la noche un sendero de placeres con el diseño suizo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No todo van a ser salidas al restaurante. Disfrutar de un ambiente íntimo y sugestivo está al alcance de la domus si se cuidan detalles como el menú –no sólo gastronómico– y el diseño. Mientras el partner se ocupa de los fogones, el otro se encarga de crear una atmósfera propicia para el deseo. Un impulso que conoce bien el diseñador Alfredo Häberli (Buenos Aires, 1964), autor de la línea de mesa para la firma escandinava Iittala, que incluye desde copas a vasos de vermú, pasando por una completa vajilla y unos recipientes para velas.

La herencia personal de Häberli –que se mudó a Suiza con 13 años– jugó un papel clave en el diseño de este juego. Como descendiente de una familia relacionada con la restauración, buscó “un equilibrio entre tradición y modernidad, entre la celebración y el uso diario”.

La línea de copas, vasos y jarras (denominada Essence) se caracteriza por su funcionalidad y distinguida elegancia, que recuerda a los paisajes industriales del cine de Antonioni. La altura del fuste y la forma depresiva del depósito rememoran a las torres industriales de la periferia, mientras que la base es una auténtica obra de ingeniería. “Fue el detalle más complicado, debido a su forma totalmente plana”, recuerda.

“La forma de trapecio de la copa les imprime un inusual carácter”. La jarra –de líneas rectas y sin asas– es la única pieza del juego que tiene color. “Opté por un degradado en rosa, inspirado en los reflejos burdeos que deja el vino”.

Una ilusión cromática que casa a la perfección con sus recipientes para velas (Tris): de base triangular y una amplia variedad de colores (rojo, lila, amarillo, añil o azul marino). Para que veáis bien dónde os dejáis el postre.

La base maciza de los reposavelas les confiere estabilidad, haciéndolos perfectos también para las noches de brisa. Y a la hora de almacenarlos resultan sumamente cómodos, ya que se pueden insertar unos encima de otros. Ya no hay excusas para no cenar en casa con el placer a cuestas.