Público
Público

"A Cornelia le quedan dos novelas, pero no la mataré"

Entrevista a Rosa Ribas, autora de 'En caída libre'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nació y se crió en El Prat de Llobregat, a pocos metros del aeropuerto de Barcelona y lleva 20 años en Fráncfort, en cuyo aeropuerto trabajan 70.000 personas. '¡Mi ciudad entera puesta a trabajar allí!', dice Rosa Ribas (1963), que visita BCNegra.

10¿Por qué una novela sobre drogas?

Un policía me habló de una correo-mula que apareció muerta en un río. Había transportado más de cien bolas de cinco o diez gramos de cocaína.

9 ¿Qué confidentes tiene?

Abogados, policías... Un poli me contó que un avión de Colombia llegó lleno de droga: en las paredes, en los respaldos de los asientos, en los altillos... ¡La gente del bar del aeropuerto nos miraba con terror! Eso me acabó de decidir.

8 Nada de las series de televisión...

Absolutamente nada. Los policías, los forenses, los investigadores las detestan porque no son nada realistas.

7 ¿Y qué le dicen de sus novelas?

Era mi gran temor, pero la verdad es que coinciden en que son verídicas. Ellos me ayudan mucho, claro.

6 ¿Qué más le espera a Cornelia, su detective?

Dije que escribiría cinco y eso haré. Le quedan dos. En la siguiente se verá en un caso de secuestro exprés, que en Europa todavía no se han visto mucho pero sí en Suramérica.

5 Y en la última morirá...

Mi marido me dice que la mate, pero no. Por si acaso. ¡Conan Doyle tuvo que resucitar a Sherlock Holmes!

4 ¿Qué tiene Cornelia de Rosa?

Este vivir entre dos culturas. Observa desde un punto de vista algo foráneo, como yo.

3 El apellido no es casualidad...

Hay quien se cree que es un homenaje a Luis Tejedor, alcalde de toda la vida de El Prat, pero no. Es porque quiere decir lo mismo que Weber.

2 Pero Cornelia no nace en su primera novela...

No. Tengo una ópera prima sobre qué pasaría si matasen a un compañero insoportable... Cornelia era un secundario. Pero nunca lo publicaré. Está mal escrita.

1 ¿Cómo llega a la novela negra?

Por Montalbán. Pero me imponía respeto escribir sobre policías.