Público
Público

La danza contemporánea también grita gol

El Teatro Pradillo hurga en el talento emergente en el ciclo Gracias X Favor'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En principio, poco une al fútbol y a la danza, más allá del movimiento de los cuerpos y el elemento coreográfico que existe en ambos. El primero, el deporte de las masas por antonomasia, la segunda, la disciplina artística más minoritaria de entre las artes escénicas. La compañía Les Filles Föllen ha querido acercar, ayudándose de generosas dosis de humor y de una danza física y contundente, lo popular y lo minoritario en su espectáculo Unter der schönnen haut: Rhythmus, que toma jugadas exactas de partidos del Fútbol Club Barcelona, las fragmenta y las recompone en un puzzle donde impera el componente lúdico. Todo con música grabada y reproducida en directo.

La compañía catalana fue la que abrió el pasado fin de semana el segundo programa de Gracias X Favor, el ciclo que dedica la sala madrileña Teatro Pradillo a hurgar en los nuevos talentos de la danza, el teatro y las nuevas tecnologías. Se sumaron al programa las piezas Opus 23, de la coreógrafa Mireia Sans, que emprende una búsqueda personal y críptica al borde del mar; Ánima, de Lucía Marote, que con movimientos pegados a la tierra sugiere la oportunidad de la transformación, y De aquí a un rato, de Verónica Garzón Toldos, que rompe con el espacio escénico convencional para plantear la incomunicación y la multitud de voces y personalidades que pueden convivir en una persona, con el resultado de algo parecido a una danza petarda.

El programa continúa la próxima semana en busca de los talentos emergentes de las artes escénicas. Entre ellos, la doble sesión que integra danza y nuevas tecnologías, en la que destaca Paola Tognazzi y su ¿Por qué tenemos órganos pares y solo un corazón?. La propuesta experimenta con un instrumento interactivo, que proporciona la experiencia sensorial de hablar al cuerpo, crear y editar narrativas en movimiento o proyectar música. 'Un nuevo dispositivo al servicio de la creación, la experimentación y la danza contemporánea', precisa Tognazzi.