Publicado: 26.02.2016 21:38 |Actualizado: 27.02.2016 20:29

DiCaprio se arrastra por el fango
para ganar el Oscar

La 88 edición de los Premios de la Academia, marcada por la protesta de los actores negros, podría ser por fin la del Oscar para Leonardo DiCaprio. Los pronósticos apuntan además a Brie Larson como ganadora en el apartado femenino.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5
Comentarios:
Leonardo DiCaprio, en una imagen de 'The Revenant' ('El renacido')

Leonardo DiCaprio, en una imagen de 'The Revenant' ('El renacido')

MADRID.- La 88 edición de los Premios de la Academia de Hollywood podría ser, además de la de la protesta de los actores negros, por fin, la del triunfo de Leonardo DiCaprio.

Si como todas las apuestas y quinielas indican, el actor gana el tan perseguido Oscar, habrá conseguido un sueño largamente acariciado y que se le ha escapado de las manos cuatro veces antes. Por si acaso, esta vez DiCaprio se ha ‘arrastrado’ por el fango, durante más de dos horas, para conseguirlo.



El renacido, la película de Alejandro González Iñárritu que puede darle la estatuilla, le ha brindado la oportunidad de hacer una de las cosas que más fácilmente deslumbra a los académicos de Hollywood, un actor haciendo muecas y gestos inusuales, moviéndose a pesar de dificultades colosales y siempre sufriendo. Hombre de muy pocas palabras, su personaje protagoniza una historia, entre otras cosas, ‘de superación personal’, otra de las grandísimas ‘debilidades’ de Hollywood.

¿Qué más hay que hacer para ganar el Oscar?

Dustin Hoffman dando vida a un autista, Jane Wyman como sordomuda, Cliff Robertson y Tom Hanks en el papel de tipos con trastorno del desarrollo intelectual, John Voight con paraplejia, Daniel Day-Lewis con tetraplejia, Al Pacino ciego, Colin Firth tartamudo o el año pasado Eddie Redmayne con esclerosis lateral amiotrófica se le adelantaron. Pero DiCaprio como Hugh Glass se ha ganado a pulso meterse en esta nómina de ganadores. Durante más de dos horas, su personaje, que sobrevive al brutal ataque de un oso, se arrastra por el suelo, babea, sangra, suelta mocos, se revuelca de dolor, pasa frío, se cae por un barranco, atraviesa ríos helados, come carne cruda… y apenas habla. ¿Qué más hay que hacer para merecer el Oscar?

Los actores candidatos a Oscar 2016 como protagonista, de izquierda a derecha: Bryan Cranston, Matt Damon, Michael Fassbender, Eddie Redmayne, y Leonardo DiCaprio. REUTERS

Los actores candidatos a Oscar 2016 como protagonista, de izquierda a derecha: Bryan Cranston, Matt Damon, Michael Fassbender, Eddie Redmayne, y Leonardo DiCaprio. REUTERS

Sus trabajos a las órdenes de Martin Scorsese, El aviador (2004) y El lobo de Wall Street (2013), por los que también fue nominado, demostraban bastante mejor la calidad interpretativa de este actor, pero sin duda él pensará que nunca es tarde… Las otras dos oportunidades que tuvo fueron en 1993, en que aspiró al Oscar al Mejor Actor Secundario por ¿A quién ama Gilbert Grape? y en 2006, en que pudo ganar el Oscar al Mejor Actor por ‘Diamante de sangre’.

Si gana, además, podrá comprobar hasta dónde están dispuestos a demostrarle amor sus fans. Hace días se lanzaron varias campañas en redes sociales que han llamado a los seguidores del californiano a concentrarse en las plazas de medio mundo. En Madrid, la concentración será en la Plaza de Colón y ya se han apuntado casi 9.000 personas, y la mitad se ha comprometido en Barcelona, en Plaza de Catalunya. México, Dublín, Roma, Buenos Aires, Santiago de Chile, Tijuana… organizan otras ‘macroquedadas’.

La elegancia de los rivales

Tan desproporcionada promoción no debe haber hecho mucha gracia a sus rivales, aunque muy elegantemente ninguno ha abierto la boca. Antes de que todos estos movimientos se iniciaran, las apuestas apuntaban que sería Michael Fassbender el que se llevaría el Oscar por su papel en Steve Jobs. Actor superdotado, está soberbio aquí, pero su dominio total de los diálogos, la voz, los movimientos, las miradas, las emociones... tal vez no sea suficiente contra las ‘otras fuerzas’ siempre presentes en estos premios.

Por su parte, Bryan Cranston ha convencido a casi toda la crítica con su excesiva interpretación en Trumbo, pero nadie ha apostado por él para el Oscar. La curiosidad es la presencia de Eddie Redmayne entre los finalistas. Ganador el año pasado por su papel de Stephen Hawking, esta vez aspira al premio por interpretar a la primera persona que se sometió a una operación de reasignación de sexo. Ha fascinado y horrorizado a partes iguales con este trabajo. Por último Matt Damon, uno de los mejores actores de su generación, sigue apareciendo en estos premios pero sin muchas posibilidades de dar la sorpresa. Aunque hay que recordar que tiene un Oscar por el Guion (El indomable Will Hunting).

La ventaja de Brie Larson

En el caso de las actrices, la joven Brie Larson lleva ventaja sobre el resto. Protagonista, junto con el pequeño Jacob Tremblay, de La habitación, esta intérprete ha conquistado ya los principales galardones (Globo de Oro y BAFTA, entre ellos) y lo más probable, a la vista de todos los pronósticos, es que complete la colección con el de Hollywood. Frente a ella, la veterana Charlotte Rampling, ganadora del Premio del Cine Europeo por su papel en 45 años, aparece con su primera nominación. Y no sería una mala oportunidad para premiar a una profesional que siempre ha arriesgado con su trabajo.

Las actrices candidatas a Oscar 2016 como protagonista, de izquierda a derecha: Brie Larson, Saoirse Ronan, Charlotte Rampling, Jennifer Lawrence, y Cate Blanchett. REUTERS

Las actrices candidatas a Oscar 2016 como protagonista, de izquierda a derecha: Brie Larson, Saoirse Ronan, Charlotte Rampling, Jennifer Lawrence, y Cate Blanchett. REUTERS

Saoirse Ronan, maravillosa en Brooklyn, ya fue candidata al Oscar a la Mejor Actriz Secundaria por Expiación. Ahora, aunque alabadísima con gran justicia por la crítica, no parece tener en el bolsillo a los académicos de Hollywood. Tampoco parece que estos, mayormente conservadores, vayan a premiar a Cate Blanchett, por mucho que la admiren, por su interpretación de una mujer lesbiana (Carol). Séptima nominación al Oscar, la intérprete ganó el Oscar a Actriz Secundaria por El aviador y el de Mejor Actriz por Blue Jasmine.

Por último, Jennifer Lawrence, una actriz amada por el público y consentida de la Academia de Hollywood (un Oscar y con ésta, cinco veces nominada), no parece que vaya a tener suerte esta vez. Lo cierto es que su papel en Joy no se merece ni de lejos el reconocimiento.

Queridos secundarios

En la categoría de Actriz de Reparto todavía hay margen para la sorpresa. Alicia Vikander ya se ha hecho con un par de premios importantes, entre otros el del Sindicato de Actores, por su trabajo en La chica danesa, pero Kate Winslet está simplemente espléndida en Steve Jobs. Además, no hay que perder de vista a Rooney Mara, que ganó el Premio a la Mejor Actriz en Cannes por su papel en Carol. Y tampoco es nada despreciable la interpretación de Jennifer Jason Leigh en la película de Tarantino, Los odiosos ocho. La que menos peso tiene en esta ocasión es la canadiense Rachel McAdams por su papel en Spotlight.

En el apartado de Mejor Actor de Reparto todo indica que la suerte está echada. Parece que Silvester Stallone lleva las de ganar, lo que no significa que sea el mejor de este año. El regreso de Rocky Balboa, con un buen trabajo del actor, ha tocado la fibra sensible a mucha gente. A algunos hasta el extremo de convocar otra ‘macroquedada’, esta vez en la Plaza de Neptuno y que, sin duda, promete. Frente a Stallone, el que más destaca es el portentoso Mark Rylance en El puente de los espías, que ya se ha alzado con el BAFTA y el Premio de los Críticos de Nueva York. Christian Bale también tiene ya un premio (el de los Critics Choice Awards) por La gran apuesta. Mark Ruffalo, por Spotlight, y Tom Hardy, por El renacido, tienen menos oportunidades que sus compañeros.