Público
Público

Elvis, el 'Gran Poder' de Memphis

La ciudad estadounidense encarga doce estatuas del rey del rock a un imaginero de Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un día, cuando el escultor e imaginero Jesús Méndez Lastrucci (Sevilla, 1971) fue a recoger a unos clientes al aeropuerto, puso a Elvis para amenizar el trayecto. 'Love me tenderrrr'. Meses más tarde, fueron unos empresarios norteamericanos, avisados por esos clientes, quienes pusieron no a un Elvis, sino hasta 12 bocetos de Elvis en su taller, en Sevilla, lleno de vírgenes y santos. 'Fue lo que más les gustó, mezclar esa idea de lo profano y lo divino; al fin y al cabo, Elvis es en Memphis lo que el Gran Poder en Sevilla', resume el escultor mientras pulveriza agua sobre un relieve en barro del rey del rock a los 2 años.

Es el segundo trabajo de la colección sevillana de Elvis Presley, un recorrido por la vida del cantante a través de 12 estatuas que serán expuestas en 2017 en el museo de Graceland, la mansión del cantante, en conmemoración del 40 aniversario de su muerte. Desde su infancia hasta su decadencia.

La primera pieza, un busto esculpido en barro, ya está finalizada y custodiada en Estados Unidos. Méndez Lastrucci no quiere hablar de dinero. Pero ustedes hagan cálculos. Una 'buena virgen, una buena pieza de imaginería' puede costar unos 18.000 euros. 'Ellos me dicen lo que quieren y yo lo hago, trabajo por encargo', explica señalando la fotografía que le sirve de muestra para el relieve en el que está trabajando. 'Dicen que es la única foto de Elvis cuando era pequeño y sale con sus padres', afirma. El artista tiene previsto finalizarla el próximo octubre.

No es la única obra entre manos del escultor, biznieto de Antonio Castillo Lastrucci, uno de los grandes imagineros del siglo pasado. En su taller, ubicado en un corral sevillano plagado de artistas, restaura a la vez una virgen de su bisabuelo fechada en 1961, esculpe varios pasajes para un paso de Semana Santa y remata el busto del pintor murciano Ramón Gaya.

De Picasso a José de la Tomasa

En sus estanterías conviven sin el menor síntoma de sacrilegio las vírgenes con mujeres anónimas, los cristos con hombres de todo pelaje, como el mendigo Pablo, la única obra que no está a la venta. 'Fue un punto de inflexión en mi vida, no tiene precio', cuenta. También ha esculpido a Alberti, a Picasso, a Machado, a Velázquez, al cantaor José de la Tomasa... Y tiene varios suculentos proyectos que prefiere no desvelar.

A Jesús Méndez Lastrucci le encanta el barroco, pero también el gótico y el impresionismo. 'Soy un enamorado de la escultura y me quedo con lo mejor de cada estilo', reflexiona. Sus palabras conducen a otras dos joyas, la extremaunción de San José en barro o el busto de un señor anónimo al que le prueba una boina y unas gafas.

'Las obras profanas, como estas dedicadas a Elvis Presley, me ayudan a oxigenarme. Por eso acepté realizar este monográfico y porque me fascina su vida; fue un hombre bueno, lo que pasa es que mantener la fama es muy difícil', sostiene.

'Si me hubieran pedido una obra de Elton John o The Beatles, igual no habría aceptado', dice entre risas. Menos mal que no los llevaba en el coche. .