Público
Público

La España perversa

'El Gran Vázquez', película del cineasta Óscar Aibar recrea la vida del dibujante de cómics como Anacleto o las hermanas Gilda, Manolo Vázquez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'EL GRAN VÁZQUEZ'

Director: Óscar Aibar
Género: comedia
Reparto: Santiago Segura, Álex Angulo, Manolo Solo
Duración: 106 minutos

Haciendo un juego de palabras con su segunda película, ‘Platillos volantes' (2003), podríamos decir que Óscar Aibar es un auténtico platillo volante en medio del cine español. Un objeto volador no identificado, que funciona por libre, con intenciones desconocidas y probablemente oscuras, y que, tras su primera vida como dibujante de tebeos, renació reconvertido en alucinado director de cine.

Si en su segundo trabajo la ufología y las transmigraciones a Júpiter funcionaban como única vía de escape para dos trabajadores atrapados en el siniestro bienestar controlado de la España franquista de los años setenta, en ‘El gran Vázquez' es la vida desordenada y tramposa de Vázquez, interpretado por Santiago Segura, la que dibuja el que quizás fuera el único camino posible de subversión en tiempos de orden y moral: la estafa, la tomadura de pelo, la bigamia y una vida con un pie en el surrealismo y lo imposible. Como ‘Platillos volantes', ‘El gran Vázquez' es también una película profundamente triste bajo su apariencia de comedia de aire casposo y convencional.

Sin ser perfecta en su resolución, pero sí tremendamente sincera en su retrato del pillo como quintaesencia genética de nuestra Iberia contemporánea, honesta en el cariño que despliega hacia los protagonistas, ‘El gran Vázquez' es mucho más que una comedia de paso. Una película capaz como pocas de sostener una incómoda sonrisa oblicua en el rostro del espectador, la risa helada de quien se ve retratado en alguno de los personajes y sus miserias evidentes.

'El Gran Vázquez', película del cineasta Óscar Aibar presentada a concurso en la Sección Oficial del presente Festival de San Sebastián para disgusto de muchos, cuenta la increíble vida del dibujante Manolo Vázquez, creador de personajes tan olvidados como Anacleto, agente secreto, las hermanas Gilda o la familia Cebolleta, espejos deformantes de la vida recta en tiempos de la dictadura.

Una vida desaforada, sin moral conocida y auténticamente irreverente.