Público
Público

George Michael emociona al público madrileño

El cantante mezcló temas propios con las versiones de otros artistas acompañado de una orquesta de más de cuarenta músicos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cantante británico George Michael ofreció anoche en Madrid un emotivo concierto en el que, acompañado de una orquesta sinfónica, presentó un repertorio en el que combinó temas propios con otros de sus artistas favoritos, como Nina Simone, Elton John o New Order.

Más de doce mil personas se dieron cita en el Palacio de los Deportes de la capital para presenciar uno de los directos incluido en la gira 'Symphonica: The Orchestral Tour', en la que cerca de cuarenta músicos arropan al ganador de dos Grammys.

Con casi media hora de retraso comenzaron a sonar las primeras notas Through. Segundos después se abrió el telón rojo que cubría hasta entonces el escenario, mostrando a un sonriente George Michael en lo más alto de la tarima. Enfundado en un elegante traje negro y cubriendo sus ojos con unas gafas oscuras, el artista griego descendió por la escalera central al grito de 'Buenas noches Madrid', que dio paso a My Baby Just Cares For Me, de Nina Simone, canción a la que se entregó con enérgicos movimientos.

Pero el arranque inicial pronto se vio frenado por una intimista interpretación de Understand, a la que siguió la de Cowboys And Angels, que fue coronada con un precioso solo de saxofón.

El primero de los homenajes de la noche fue para el cantautor Rufus Wainwright, del que tomó prestado el tema Going To A Town para elevarlo por encima de la orquesta gracias a su portentosa voz. La aplaudida Kissing A Fool y Let Her Down Easy, de Terence Trent D'Arby, en la que el piano cobró especial relevancia, abrieron el camino a You Have Been Loved, que el músico y productor dedicó a su madre.

Idol, de Elton John, con el que George Michael comparte su compromiso contra la homofobia, y la emocionante Brother Can You Spare A Dime cerraron la primera parte del espectáculo. La inquietante John And Elvis Are Dead cedió el testigo a Roxanne, de The Police, que el autor de algunos de los clásicos de los ochenta llevó al terreno del jazz con la ayuda del eficiente coro con el que cuenta en esta gira.

Sirviéndose del efecto del vocoder, Michael presentó a continuación una futurista versión de True Faith, de la banda británica New Order, tras la que llegó Love Is A Losing Game, con la que rindió homenaje a la fallecida Amy Winehouse.Una potente revisión del tema Russian Roulette, de Rihanna, Praying For Time y la glamourosa Feeling Good pusieron punto y final a un show que aún tendría dos continuaciones en forma de bises.

Tras su paso por Bilbao y Madrid, la gira 'Symphonica: The Orchestral Tour' llegará el 27 de septiembre al Palau Sant Jordi, Barcelona, donde ya se han agotado todas las localidades.