Público
Público

De los 'gordos' a los 'primos'

Daniel Sánchez Arévalo rueda su nueva comedia en Comillas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de Azuloscurocasinegro (2006), una película que funcionaba como un puzle roto que el espectador debía volver a montar, y después de Gordos (2009), cuyo rodaje se convirtió en una montaña rusa de kilos que iban y venían entre actores, el director Daniel Sánchez Arévalo (Madrid, 1970) necesitaba ponerse con algo más asequible, familiar.

En realidad, lo que necesitaba era volver a ponerse en marcha: 'La manera de sacudirme siempre la presión es trabajando.

Antes de que pueda sentir esa responsabilidad extra que me dio el éxito de Gordos [ocho candidaturas a los Goya], me he rebelado: parecía que el cuerpo me iba a pedir pensar mucho mi siguiente paso y ha sido lo contrario. Me he lanzado, he escrito un guión en mucho menos tiempo que mis otras películas y la producción se ha levantado inmediatamente. Así que sí, esta película es una reacción a lo anterior, aunque no sé exactamente a qué...', dice orgulloso a Público Sánchez Arévalo.

Su nueva película se llama Primos y ya está en rodaje en la localidad de Comillas, con un equipo que incluye a Antonio de la Torre ('que esta vez no ha tenido que engordar', avisa el director), Raúl Arévalo, Quim Gutiérrez, Adrián Lastra, Clara Lago e Inma Cuevas. Aunque es una película coral, 'es la historia de tres primos carnales, que también son un poco primos. Ellos regresan, por unas circunstancias concretas, al pueblo donde han estado veraneando durante su infancia y adolescencia y al que llevan diez años sin volver', cuenta.

Se trata de una historia coral, con Antonio de la Torre, Raúl Arévalo ,Quim Gutiérrez, Adrián Lastra, Clara Lago e Inma Cuevas

Su historia transcurre durante un fin de semana, en verano, 'con todo lo que eso conlleva de verbena y de juerga. Pero también es una historia de personajes que se están buscando a sí mismos y que viven de sus traumas', reconoce Sánchez Arévalo.

Si con Azuloscurocasinegro los periodistas nos volvimos locos preguntándole cuánto había de biografía en aquella historia de un chaval obsesionado con un traje, Primos será una mina. Estamos ante 'mi película más personal. Las historias surgen siempre de necesidades vitales, están muy vinculados a mi propia necesidad y, en ese sentido, soy muy egoísta', reconoce.

Y es que en los tres primos hay algo de él: en el personaje de Quim Gutiérrez, 'catalizador de la historia', un tipo al que le deja su novia cuatro días antes de casarse y decide volver al pueblo de su infancia a buscar al amor de su vida. 'Un tío que necesita constantemente vivir enamorado, le da igual de quién', dice. También en los otros dos, encarnados por Adrián Lastra ('hipocondriaco, agorafóbico, traumatizado, muy neuras, algo muy fácil de vincular conmigo') y Raúl Arévalo ('a quien le cuesta reconocer sus problemas pero que siempre está dando soluciones a los de los demás').

Para dejar las cosas claras, Primos es (será) una comedia sin las coartadas a la seriedad de sus otras películas: 'Tenía ganas de hacer una comedia de principio a fin. Es un género que admiro y al que no se valora lo suficiente. Quería hacer un ejercicio de estilo y no desviarme a lo dramático. Que no es fácil. Para mí es más sencillo enfocar las secuencias como drama que buscar el lado más cómico'.

Sánchez Arévalo está optimista. Se siente relajado. 'Ya no tengo que tener la guardia alta', dice. Ha pasado el ecuador de un rodaje de ocho semanas (el de Gordos duró un año), y se ha quitado lo peor: 'Todo lo que tiene que ver con la feria, la verbena, la playa lo que tiene que ver con la figuración, con el follón, con generar en pleno mayo una sensación de fiesta en pleno julio. Eso es agotador', respira tranquilo. Más lo hará cuando se estrene Primos, prevista entre finales de 2010 y primavera de 2011.