Publicado: 06.06.2014 09:34 |Actualizado: 06.06.2014 09:34

Hay vida más allá de Stieg Larsson

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Un buen día los lectores españoles se atrevieron a preguntar por autores cuyo nombre no sabían ni pronunciar". Así explica Diego Moreno, editor de Nórdica Libros, la génesis del boom de la novela negra nórdica en nuestro país. Con Stieg Larsson como maestro de ceremonias, la novela policíaca proveniente del frío acaparó todos los focos y no había más que viajar en transporte público para darse cuenta del delirio nórdico en el que nos encontrábamos.

Pasado el auge, es momento de preguntarse si la literatura de países como Suecia, Dinamarca, Finlandia o Noruega ha conseguido sacudirse la sordidez que le dio a conocer o, por el contrario, sigue encasillada en sagas y truculencias varias. Según Moreno, "la percepción sobre esta literatura ha ido cambiando permitiendo que los lectores se interesen por autores clásicos como August Strindberg, Henrik Ibsen, Knut Hamsun o Isak Dinesen".

Pero no sólo de clásicos vive el hombre. Una nueva generación de escritores que plantean temas actuales con un estilo muy diferente parece que empieza a hacerse un hueco. Así, frente a la austeridad estilística que siempre ha distinguido a esta literatura, nos encontramos con voces nuevas que no dudan en forzar los límites de la tradición. La presencia del humor, la irrupción de narradoras femeninas y una fértil literatura infantil y juvenil son algunas de las claves de este nuevo panorama escandinavo.

Sarah Bogantes, agregada cultural de la Embajada de Dinamarca, apunta dos nombres que sin duda darán que hablar: Kim Leine autor de El fiordo de la eternidad, y la Trilogía Africana de Jakob Ejersbo. Por su parte, Lotte K. Tollefsen, de la delegación noruega, recomienda la obra Mi lucha, de Karl Ove, "una novela río", explica Lotte, "que refleja con crudeza la tragedia de la cotidianidad".

El sambenito de la literatura nórdica como exclusivamente policíaca es difícil de superar. No obstante, el éxito del Jonas Jonasson y su novela El abuelo que saltó por la ventana y se largó, así como de los libros de Arto Paasilinna o la serie de Ingvar Ambjornsen dedicados al genial Elling ponen de manifiesto la importante presencia del humor en la narrativa nórdica actual.

Pero, al margen de los éxitos editoriales, ¿hasta qué punto estas nuevas voces escandinavas tienen presencia en nuestro país? Según Miguel Ángel López, de la librería Tierra de fuego, en los últimos cuatro años, han pasado de "tener publicados 220 títulos de autores nórdicos a disponer ahora de 740, de los cuales, menos de la mitad pertenecen al género negro".