Público
Público

La hora del ensayo protesta

Los textos de no ficción caminan hacia la reflexión sobre una mayor participación ciudadana y buscan respuestas a la crisis ideológica y cultural del capitalismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La crisis ha movido los pilares sociales y el oleaje ha provocado el estallido de preguntas sin respuestas, que resuelvan por qué la fórmula del sistema democrático no ofrece soluciones a los más desfavorecidos, por ejemplo. Las preguntas alertan sobre las responsabilidades, sobre la revolución y la salida a un mundo en estado grave.

Los ensayos con los que las editoriales españolas han arrancado la temporada buscan dar respuestas a estas y otras preguntas. Ya no es sólo, como sucedió hace dos años, una oferta voluminosa sobre los errores del capitalismo, puesto que, como dice la editora de Paidós, Carme Castells, "ahora ya es difícil encontrar alguno que diga algo nuevo" en este sentido. Además, hay que andar con pies de plomo: el éxito de libros como El crash de 2010, de Santiago Niño Becerra, ha provocado que los grandes grupos editoriales salgan a la caza de todo título que diga crisis en su titular.

"Hay que explicar las cosas sin notas a pie de página", dice Ricardo Tejeiro

De ahí que esta temporada haya más apuestas que se detienen en aportar soluciones desde una órbita alternativa, como la visión contemporánea de Lenin reactivado. Hacia una política de la verdad (Akal), de Slavo Zizek, o la ya clásica de Joseph Schumpeter, ¿Puede sobrevivir el capitalismo? (Capitán Swing). Precisamente, como dice Daniel Moreno, editor de este último sello, "los libros que se escribieron en los años treinta, después del crash del 29, nos pueden dar salidas a lo que nos está ocurriendo. Lo que se necesitan ahora son libros de economía aplicada, no teoría". En este sentido, para 2011, Paidós publicará Los albores de la 3ª revolución industrial, un nuevo libro del Nobel Joseph Stieglizt, en el que aborda qué se puede hacer para escapar de la crisis.

Esta tendencia también la señala Angelo Ponciano, de la librería Icaria. Según indica, "los libros que nos llegan ahora ponen más énfasis en cómo salir. Ahí están los libros de Carlos Taibo y los criterios de decrecimiento para atajar la crisis".

"Los autores de los años treinta son necesarios", dice Daniel Moreno

A la par de los libros centrados en la economía, hay otro buen volumen de libros orientados en analizar el actual sistema político y la necesidad de rebelarnos. Nuevos enfoques sobre una mayor participación ciudadana. "Estos ensayos lo que nos muestran es que estamos en una crisis de identidad cultural", sostiene la directora editorial de Alianza, Valeria Ciampi, que publicará próximamente Mal consentido, de Aurelio Arteta, sobre la responsabilidad del conformista.

En esta línea discurre Algo va mal, el testamento que el intelectual Tony Judt dejó escrito antes de morir. "Hay una búsqueda de la responsabilidad y sobre todo un gran descreimiento hacia los políticos, porque se ha impuesto una política de partido con discursos cortoplacistas, por encima de una política de Estado", estima Castells.

En esta línea, desde Libros de la Catarata se apuesta por una reflexión sobre la utilidad de determinadas profesiones. "Nosotros vamos a sacar títulos como Para qué servimos los jueces, los economistas, políticos etc, ya que estamos un poco perdidos en estos temas", dice Mercedes Rivas.

Librería Icaria: "Los libros que llegan ponen énfasis en cómo salir"

Otra tendencia es un mayor interés en la filosofía. Francisco Martínez Soria, editor de Ariel, lo atribuye, "a un momento de crisis ideológica". El mejor ejemplo, Senilia, el inédito de Schopenhauer, de reciente aparición en Herder.

Las cifras de ventas todavía están, sin embargo, muy lejos de las que se alcanzan en otros países. Para Rivas, esto se debe a que el porcentaje se reduce a "los lectores que leen periódicos, pero que quieren profundizar más. Por eso, son libros con un tono más divulgativo". Esta idea también la resume Ricardo Tejeiro, de El Planeta Rojo: "La gente quiere saber, pero también entender. Hay que explicar las cosas sin notas a pie de página". Esta temporada, si entra en una librería, tendrá bastante material.