Público
Público

Instrucciones para pisotear obras de arte

Damien Hirst, Mauricio Cattelan o los hermanos Chapman, entre los artistas contemporáneos reunidos por la Fundación Santander en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La periodista preguntó: '¿Pero se puede pisar de verdad?'; el comisario respondió que sí, la reportera dio un paso al frente y empezó a saltar sobre la alfombra circular con un mapa de Italia recortado sobre un fondo verde titulada Il Bell paese, mientras el comisario exclamaba: ¡saltar no, sólo pisarla!

La alfombra con nombre de queso es una obra de arte de Maurizio Cattelan, que al permitir que los espectadores caminen por encima de ella, quiere ver pisoteada la imagen de su país. La de Cattelan, de 1995, es una de las primeras que compró Patricia Sandretto Rebaudengo para su colección iniciada en 1992 y que hoy reúne más de 2.000 piezas de 'los más famosos' artistas contemporáneos de todo el mundo. Los empleados de seguridad que no habían oído las explicaciones de Francesco Bonami, sin embargo, solicitaban luego que no se volviera a pisar.

Una selección de 124 piezas y 69 artistas de esa colección se reúnen ahora en la exposición Espíritu y Espacio en la Sala de Arte Santander. La propia Sandretto y el comisario Bonami, que en 2003 dirigió la 50ª Bienale de Venecia, han presentado hoy la muestra en la Ciudad Financiera del banco, en Boadilla del Monte (Madrid), donde podrá visitarse a partir del próximo miércoles 9 de febrero: un servicio gratuito de autobuses, previa reserva, saldrá diariamente a las 10 h. desde el Paseo de la Castellana de Madrid. La muestra exhibe también un vídeo sobre Zinedine Zidane, A 21st Century Portrait (Un retrato del s. XXI), de Douglas Gordon y Philippe Parreno.

Sandretto y Bonami hablaron con el enorme tapiz de algodón de Pae White titulado Fotograma, sin título, 2010, en el que unas volutas de humo blanco se contornean sobre un fondo negro, a sus espaldas. 'Esta es una obra clásica al mismo tiempo que contemporánea', dijo Bonami, para remarcar que, pese a la apariencia digital de la imagen, el tapiz había sido tejido a mano, con centenares de tipos de hilos distintos tipos y en los talleres de la misma Amberes que fue célebre por sus tapices durante el siglo XVI. La pirueta del comisario, como queriendo rescatar el 'sentido' de la obra de arte del fondo del desfiladero contemporáneo, pareció repetirse luego en los comentarios con los que un fotógrafo acomodaba a su modelo delante del tapiz: 'Ponte aquí, que es más bonito, es como más blanco'. El tapiz evoca 'el sueño del algodón de convertirse en otra cosa', según el catálogo.

En la misma sala donde Bonami y Sandretto presentaban su colección lucía a su izquierda una obra de Ian Breakwell, 'Audiencias gemelas' (dos grandes fotografías gemelas de un público compuesto por gemelos), y a su derecha una una serigrafía de Barbara Kruger con un texto sobreimpreso: Talk is cheap (Hablar es barato). En la exposición pueden verse también un cuadro con mariposas disecadas sobre el fondo azul de Love is Great (El amor es genial), de Damian Hirst, o la escultura hiperrrealista Cyber Iconic Man (Hombre cyber icónico), colgado y sangrando bocaabajo, con la que Jake y Dinos Chapman parafrasean uno de los grabados de los Desastres de Goya. Tampoco falta la 'divertida', según Sandretto, 'aunque también triste', según Bonami, ardilla suicidada de Cattelan (Bidibidobidiboo). La obra más antigua, Untitled de Charles Ray, data de 1973.

La videoinstalación sobre Zidane proyecta sobre dos grandes pantallas y durante 16 minutos, un retrato a todo color y en movimiento del jugador francés durante un partido en el Bernabeu. 'Al igual que Goya y Velázquez retrataban a los hombres más poderosos de su tiempo, [Gordon y Parreno] quisieron retratarlo a él', explicó Sandretto en la Fundación Santander. Con lo de hombre poderoso se refería a Zidane. La muestra estará abierta hasta el 29 de abril.