Público
Público

Javier Bardem se queda sin Oscar

Colin Firth logró, como se esperaba, el premio al mejor actor, dejando a Bardem sin la posibilidad de hacer historia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al final no pudo ser. Como estaba previsto, Colin Firth ganó el Oscar al mejor actor por su papel en El discurso del rey, arrebatándoselo de esta manera a Javier Bardem.

El inglés era el gran favorito en todas las apuestas y encuestas y no faltó a la cita. Su actuación como el rey Jorge VI y cómo supera su tartamudez era, efectivamente, digna de un Oscar al mejor actor.

Aunque seguramente la de Javier Bardem por Biutiful también lo era, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas sólo concede un premio. Su trabajo en Biutiful consistió en dar vida a un padre abnegado y un hijo desamparado que actúa como intermediario entre dos mundos, el de los vivos y el de los muertos, mientras lucha contra sus demonios personales en busca de la paz y su propia salvación.

De haber ganado, el español no sólo hubiera conseguido su segunda estatuilla -tras la conquistada en 2008 por No es país para viejos-, sino que hubiera hecho historia, al haber sido el primer actor latino en ganar un Oscar al mejor actor, y encima en una película rodada en español.

'Tengo la sensación de que mi carrera acaba de alcanzar su cenit'

'Tengo la sensación de que mi carrera acaba de alcanzar su cenit. Gracias a mi familia y a mi esposa, Livia, por echar abajo mis ilusiones de formar parte de la monarquía. Y por darme todo lo bueno que rodea mi vida desde que la conocí', afirmó Firth al recoger el galardón.

El gran trabajo de Colin Firth en El discurso del rey le ha reportado casi todos los premios este año: Oscar, Globo de Oro, Bafta, el premio del Sindicato de Actores de EEUU y los premios de la crítica de Washington, Chicago, Kansas City, Phoenix, Florida y Los Angeles.  

Si Bardem se quedó sin Oscar, también se fue con las manos vacías la cinta por la que competía. La mexicana Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, fue superada en el apartado de mejor película de habla no inglesa por la danesa In a better world  de la cineasta Susanne Bier.