Publicado: 06.07.2016 11:35 |Actualizado: 06.07.2016 11:40

Jodie Foster: “Yo creo en la humanidad, pero hoy vivimos tiempos de cinismo”

Presenta su cuarto largometraje como directora, Money Monster, un thriller con la dosis justa de humor y sarcasmo para criticar desde el entretenimiento el maligno poder del dinero y la televisión. George Clooney, Julia Roberts y Jack O’Connell son los protagonistas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
Jodie Foster durante su última visita a Cannes.- AFP

Jodie Foster durante su última visita a Cannes.- AFP

MADRID.- “Porque hay 62 millones de americanos escuchándome en estos momentos. Porque menos del 3% de vosotros leéis libros. Porque menos del 15% lee los periódicos. Porque la única realidad que conocéis es la que veis por la tv. Ahora mismo existe una generación que no sabe nada más que lo que ve en la tv. La tele es el evangelio, la revelación suprema. La tv puede crear o destruir presidentes, papas y primeros ministros.

Es la fuerza más formidable de este mundo ateo”. Peroraba un desquiciado Howard Beale en directo en televisión (descomunal Peter Finch en Network, un mundo implacable, de Sidney Lumet, en 1976). Ahora, cuarenta años después, nadie hizo caso a Beale y millones de americanos invierten a ciegas en lo que les aconseja el gurú de las finanzas Lee Gates, un showman televisivo que recomienda la compra de determinados valores mientras baila y cae purpurina del cielo. Es el retrato fiel de la nueva –y sonrojante- realidad de EE.UU., la que se muestra en Money Monster.

“La película de Sidney Lumet es un referente para mí. Es una de mis preferidas. Entonces fue una gran sátira, hoy le costaría mucho a Lumet ver que se está dando esa realidad. Yo quería mostrarla, pero he de decir que a pesar de todo yo creo en la humanidad. Creo que la gente puede cambiar, incluso creo que quiere cambiar. Podemos ir a mejor, lo que pasa es que ahora estamos en tiempos de cinismo”, afirma Jodie Foster, que con éste firma su cuarto largometraje como directora. Con él ha vuelto a Cannes cuatro décadas después de que se presentará allí Taxi Driver, donde participó como actriz cuando tenía trece años. Ha reaparecido como directora con un trabajo que la revalidad como tal.



"¿Cómo es posible que seamos tan tontos?"

Muy bien realizada por Foster, con un magnífico ritmo y una narrativa bastante precisa, la película cuenta en tiempo real cómo uno de los seguidores de Lee Gates que ha perdido todos sus ahorros siguiendo una de sus ‘infalibles’ predicciones se cuela en el programa en directo y secuestra al presentador armado con una pistola y un cinturón cargado de explosivos. Es una historia que tiene la dosis justa de cinismo para comprender que Jodie Foster está haciendo una pregunta obvia al espectador: “¿Cómo es posible que seamos tan tontos como para permitir que el dinero siga moviéndolo todo?”, la proporción justa para no confundir codicioso abducido por la televisión con pobre víctima estafada.

George Clooney, por su parte, le da el toque de humor y de sarcasmo necesario para convertir la película en un trabajo más inteligente de lo que sería sin ello. Objetivo que también se alcanza gracias a la naturalidad con la que aparece Julia Roberts, en el papel de productora del programa de televisión. “Es una mujer capaz de realizar varias tareas a la vez y de ser más eficaz que las autoridades. Además lo hace sin necesidad de llevar tacones". Y, por último, Money Monster consigue la obligada empatía con los personajes en buena parte por la entrega de Jack O’Conell a su personaje de tipo desesperado que ahora quiere venganza.

"Una mezcla explosiva"

“En EE.UU. hay muchos programas como éste que mezclan entretenimiento con finanzas. En eso esta película es muy fiel a la realidad de nuestro país. Es una mezcla extraña y peligrosa, es algo explosivo –dice la cineasta-. Estos programas contribuyeron a la crisis hipotecaria de 2008, de la que salieron los indignados y todo lo injusto que habían padecido. Ahora, creo que la crisis irá todavía a más por la tecnología”.

Tecnología, por cierto, que en su lado positivo ha permitido rodar una película técnicamente muy complicada. “Ha sido difícil, porque están pasando muchas cosas en el mismo momento en distintos sitios. Pasan cosas en el plató, que se ven en directo en la sala de producción, en las casas… al mismo tiempo hay movimiento de la policía y de otros personajes en otros escenarios… Había que estar muy atento a los pequeños detalles. Y así se planeó todo, hasta el más pequeño detalle. Queríamos conseguir ese tiempo tan acelerado, hacer que transcurriera en tiempo real”.

El reparto de 'Money Monster' durante la presentación en Cannes.

El reparto de 'Money Monster' durante la presentación en Cannes.

"Las mujeres tenemos otra forma de liderar"

Jodie Foster consigue distinción con esta dirección, aunque reconoce que en Hollywood la situación sigue siendo muy difícil para las mujeres. “Las cosas cambian muy poco a poco. El sistema de los estudios no tiene en cuenta a las mujeres. Yo ahora, aunque soy actriz también, estoy intelectualmente en mi momento de dirigir y lo sé bien”.

“Hace cincuenta años que no se tenía en cuenta el debate de la mujer, ahora se ha reabierto. Es una cuestión complicada, porque cuando las mujeres estamos al frente de las cosas las hacemos de otra manera, tenemos otra forma de liderar”, añade, antes de confesar que ella quería “ser directora desde pequeña. Dirigí mi primera película con 27. Quería el poder de tener y controlar la voz y la firma. Como actriz eres solo una pieza de todo”.

“Cuando trabajé en Taxi Driver eran los años setenta, los años dorados del cine. Yo me siento orgullosa de haber sido parte de aquello, pero también es muy importante evolucionar y cambiar. Espero que sea posible hacer películas críticas también ahora. Y de hecho ya hay nuevas voces”, afirma esta profesional, que no abandona la autocrítica en ningún momento y que quiere subrayar que desde el arte, los cineastas “intentamos reflejar los problemas y las emociones de las personas, pero no hay que olvidar que somos parte de un sistema que se limita a manipularnos. Y mucho menos hay que olvidar que todos somos responsables cada día con lo que hacemos”.