Publicado: 05.07.2015 14:27 |Actualizado: 05.07.2015 18:08

Leiva enciende Madrid con su
último concierto de 'Pólvora'

El cantante puso fin este sábado a su interminable gira haciendo vibrar al público con un mix de viejas glorias de Pereza y una selección de sus mejores temas en solitario.

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Leiva, en uno de sus conciertos. Archivo EFE.

Leiva, en uno de sus conciertos. Archivo EFE.

MADRID.- "La más bonita que ninguna / ponía a la peña de pié / con más noches que la luna / estaba todo bien". A Leiva indiscutiblemente le gusta Madrid y así lo hizo saber este sábado dedicándole a la ciudad la última noche de su casi interminable gira Pólvora, con la que deja atrás 120 conciertos encendidos.



Blanca tiene 23 años y es madrileña. Esperaba ansiosa -como cualquier fan- en una de la gradas del Palacio de los Deportes de Madrid. Es la primera vez que ve en directo al ex cantante de Pereza y sus nervios se dejan ver. "Espero que toque Vis a Vis y Lady Madrid, voy a llorar con ambas", aseguraba emocionada. Y así fue. Vis a Vis y la eterna Lady Madrid de Pereza llegaron en los últimos minutos de concierto con un público ya entregado que gritaba eufórico ante las dos impecables versiones.

"Queremos que sepáis que valoramos mucho que estéis aquí. Es todo un esfuerzo pagar una entrada en estos tiempos", dijo Leiva tras deleitar a todos con Los cantantes, canción dedicada al gremio que dio el pistoletazo de salida a un concierto impecable.

Verseando la canción que venía, Leiva aseguró querer darle a Madrid "su mejor versión". Luego llegarían temas propios como Cerca, Eme, o Terríblemente cruel, primer sencillo de su segundo álbum. "Los encuentros que genera la música son grandes", afirmó el rockero mientras contaba la anécdota de varios fans que coincidieron con Bla Bla Car en un coche con un cometido común: disfrutar del cantante y sus metafóricas letras.

Animales fue la primera de las viejas glorias que tocó. Luego llegarían, entre las muchas que interpretó en las dos horas de concierto, Windsor, Por mi tripa, y un acústico Amelie que el público coreó de principio a fin.

El de Alameda de Osuna y sus músicos lo dieron todo en el escenario de principio a fin. Hicieron de todo. Desde tomarse un chupito en directo a acordarse del grupo de sus hermanos Sidecars y cantar, para sorpresa de todos y en honor a Andrés Calamaro —el astro del rock argentino en el que tantas veces se habrá inspirado—, la famosa Hace calor.

De repente, parece que todo se acaba y Blanca, con cara de decepción niega con la cabeza y murmura: "no se puede ir". Tras la incertidumbre, un "Qué bonito mirar..." suena a capela inundando el estadio y la gente se enciende. Ha llegado el turno de la romántica -y picante- Vis a Vis y Blanca sonríe satisfecha. Solo, con únicamente la guitarra y su voz, Leiva interpretó su tema emocionando a los presentes que tarareaban sin cesar.

Para el deleite de la guapa madrileña y de quizás todos los allí presentes, el cantautor cerró Pólvora con broche de oro interpretando Lady Madrid. "Vamos a dejarnos llevar cómo antes, dejen por un momento sus móviles y volvamos diez años atrás, cuando empezó todo", pidió.

"La estrella de los tejados / lo más rock'n roll de por aquí ... Gracias, hasta siempre querido Madrid", se despidió el cantante dejando a todos con ganas de más, pero satisfechos. "Ha sido simplemente impecable, nos ha emocionado a todos", decían los allí presentes. Leiva no defraudó a Blanca ni seguramente a ninguno de los demás espectadores del casi aforo completo del estadio madrileño. Aún Arde Madrid desde anoche.