Público
Público

Lucas Vidal, un músico prodigio, en Hollywood

Autor de la banda sonora de 'Fast & Furious 6', es el compositor más joven que firma la música de una película para un gran estudio en Hollywood, pero su sueño es trabajar más en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nunca antes un músico tan joven había compuesto una banda sonora para una producción de un gran estudio en Hollywood. Se llama Lucas Vidal, es madrileño, tiene 28 años y es el autor de la música de Fast & Furious 6 (A todo gas 6), que llega ahora a las salas. Considerado un prodigio fuera de nuestras fronteras, su caso se parece al de Diego Martínez, el mejor físico de Europa que no encuentra trabajo en España, o al de la embrióloga Nuria Martí, miembro del equipo que ha obtenido por primera vez células madre gracias a la clonación, pero que aquí fue despedida por un ERE.

Desgraciadamente, y a causa de la trágica situación del cine en España, también se parece al caso de grandes músicos del cine, como Javier Navarrete, Roque Baños o Alberto Iglesias, que trabajan con un pie en el extranjero para poder seguir componiendo y viviendo de ello.

'Estoy orgulloso de mi cine y de mi industria, tenemos talentazo en España. Este es un país muy interesante artísticamente en el cine', dice Luca Vidal, que confiesa que, en lo personal, echa mucho de menos su país, y en lo profesional, 'me da mucha pena, porque aquí hay músicos de primer nivel. Tenemos muchísimo talento en música, como en otros ámbitos artísticos, no tenemos nada que envidiar a EEUU y se podrían hacer muchas cosas, pero por razones económicas no se pueden hacer. En EEUU se habla muy bien del cine español, pero el problema lo tenemos aquí, porque el público, al revés que en cualquier país, no acepta nuestro cine'.

Nieto del fundador de Hispavox, José Manuel Vidal Zapater, este joven músico fue candidato hace dos años a Mejor Compositor Revelación del Año por la Asociación Internacional de Críticos de Música de Cine (IFMCA). El año pasado ya firmó las bandas sonoras de El enigma del cuervo, película que protagonizaba John Cusack, y La fría luz del día, con Bruce Willis, Sigourney Weaver y Henry Cavill. Y en España, trabajó con Jaume Balagueró en Mientras duermes; con Dunia Ayaso y Félix Sabroso en La isla interior, y en Invasor, con Daniel Calparsoro. Está pendiente de estrenar las películas americanas The Quiet Ones y Mindscape.

'Siempre he estado trabajando con la música clásica, ya de pequeño ponía en silencio la televisión e improvisaba músicas para las películas', explica Lucas Vidal, que accedió al Berklee College of Musical de Boston gracias a una beca. Allí conoció al que hoy es su socio, Steve Dzialowsky, con el que empezó ya a trabajar en algunos proyectos cuando ambos eran aún estudiantes. 'Hicimos algunas grabaciones grandes y músicas para películas. Luego me fui a Nueva York a seguir allí estudiando dos años más'.

Trabajar en el cine en EEUU le ha dado, según sus propias palabras, 'la enorme satisfacción profesional de poder aprender de grandes profesionales, de músicos de primer nivel. Ahora he dirigido orquestas, tengo un background, un aprendizaje... Lo malo es que estoy muy enfocado hacia lo profesional y lo personal está un poco más desatendido. Esto es duro. Y, además, yo me siento muy español y echo mucho de menos estar en España. Voy y vengo, e intento trabajar para películas españolas, pero echo de menos España'.

'No todo en mi vida es tan bonito como la gente piensa. Hay mucho esfuerzo y sacrificio en mi trabajo y he recibido muchos noes', añade Vidal, un artista que asegura que su trabajo está 'al servicio del cine y del director. Cuando proyecto mi visión, lo que trato es de ayudar al guion narrativo, ayudar a la película. Es un error lo de la gente que va con sus egos por delante, mi música no está antes que una película. La música, cuando menos se nota, más efectiva es'.

En Fast & Furious 6, cine de acción con grandes persecuciones y mucho ruido de coches, 'la música apenas se aprecia', reconoce el compositor, que confiesa que 'te tienes que trabajar un poco más al de sonido para que mezcle la música más alto. Además, las películas de acción sin música son un coñazo. Una de las cosas que más he aprendido trabajando en Hollywood es lo importante de la relación del compositor con el responsable de sonido, porque todo ello es diálogo en la película, diálogo entre los efectos de sonido y la música'.

Se trata de una relación de trabajo que no es especialmente fácil para un profesional tan joven como Lucas Vidal. 'Cuando me ven por primera vez, les choca. Una vez miraban por encima de mi hombro, como buscando al músico. Pero cuando ven que sé del tema... En este tipo de películas de acción, la edad puede ayudar un poco, además, tengo un curriculum que les gustó. Al final lo que manda es el trabajo que hagas, no lo egos de cada uno'.