Publicado: 13.06.2014 07:00 |Actualizado: 13.06.2014 07:00

"El Papa no ha sido honesto, está vendiendo lo del celibato de forma muy sagaz"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Spiros Stathoulopoulos, medio colombiano, medio griego, debutó en el cine con una película, PVC-1,  que era toda un plano secuencia de 85 minutos. Un riesgo altísimo que parece que va a convertirse en uno de sus sellos de autor a la vista de su segundo largometraje, Meteora. Rodada en ese paisaje único, al Norte del país, donde se encuentran esos dos monasterios construidos sobre imponentes masas rocosas y separados por un abismo, la película cuenta la historia de amor entre un monje ortodoxo y una novicia católica y lo hace con una curiosa mezcla de animación, pura ficción y cine documental.

Estrenada en el Festival de Berlín, Meteora reflexiona sobre la comunicación, los fundamentalismos y, por supuesto, sobre el celibato. Y a propósito de éste y de las recientes declaraciones del Papa Francisco -"es un regalo para la Iglesia, pero ya no es un dogma"-, el cineasta Spiros Stathoulopoulos afirma que el pontífice no está siendo en este tema "claro y honesto".

¿La fuente de inspiración de la película fue el paisaje singularísimo de Meteora?

Fue una de ellas, pero la principal fue la idea de comunicación entre reflejos de los espejos. Me pregunté cómo podría alguien comunicarse entre esos dos monasterios de Meteora separados por un abismo y pensé que podría hacerlo con espejos. Luego me pregunté quiénes serían y me contesté que alguien motivado por el romanticismo. Dramatúrgicamente, me interesaba el obstáculo que puede ser la prohibición del amor, la religión. Estos amantes corren un grandísimo riesgo porque, según su universo, se están jugando la muerte eterna de su espíritu y ese es un riesgo muy alto.

¿Es usted religioso?

Fui bautizado primero católico y con trece años fui bautizado ortodoxo. Eso ha tenido en mí una influencia poco común. He tenido conciencia plena de ese segundo bautismo. Era mucho más religioso antes de hacer la película.

Pero usted ya sabía cuál era la posición de ambas religiones respecto del celibato, ¿qué ha pasado, entonces?

"El fundamentalismo religioso no solo afecta al amor entre seres humanos, también afecta a otros aspectos"Me he dado cuenta de otras cosas y eso ha provocado un distanciamiento mayor. El fundamentalismo religioso no solo afecta al amor entre seres humanos, también afecta a otros aspectos. Lo que ha pasado, sobre todo, ha sido la reacción negativa de la iglesia ortodoxa. La iglesia realmente puede llegar a ser un importante elemento de obstrucción del desarrollo cultural. Yo rechazo cualquier expresión de fundamentalismo.

El Papa Fracisco ha abierto ahora el debate sobre el celibato...

Pues a mí me parece que acentúa más el fundamentalismo. Las repercusiones de no seguir literalmente las reglas de los fundamentos bíblicos ¿cuáles son? ¿hay castigo? El Papa no aclara qué pasa si no se sigue el celibato. No ha hecho una exposición clara y honesta sobre el hecho de no seguirlo. No ha sido honesto. Creo que está vendiendo una idea de una forma muy sagaz.

Volviendo al hecho de la comunicación...

Cualquier obstáculo a la comunicación es un hecho terrorista. Cuando el imperio otomano persiguió a los ortodoxos y se refugiaron en Meteora, también ellos de alguna forma cometieron un acto terrorista al cortar la comunicación.

Los personajes de su película están condicionados por el paisaje único de Meteora, ¿todos los seres humanos lo estamos por el paisaje que nos rodea?

"La paradoja es que Meteora, que es un sitio absolutamente romántico para cualquier pareja, para los personajes no tiene nada de romanticismo"La paradoja es que Meteora, que es un sitio absolutamente romántico para cualquier pareja, para los personajes no tiene nada de romanticismo, es muy racional. Por otro lado, cuando construyeron en el siglo XII esos monasterios, las nubes eclipsaban los pilares de los edificios, que parecían suspendidos sobre las nubes. De ahí el nombre de Meteora, que significa ‘suspendido'. Es una alegoría del perpetuo estado de suspensión del alma humana entre la vida en comunidad y la vida de la expresión del individualismo secular.

En Meteora hay una mezcla curiosa de animación, cine que parece documental, pura ficción... ¿a qué responde esa combinación?

El tema de la carne y el espíritu no es nuevo, es milenario, y yo quería innovar estilísticamente en este tema. De ahí esta combinación de formas narrativas.

Su primera película era toda un plano secuencia, ¿entonces qué se proponía con esa decisión narrativa?

Era una mujer a la que ponían un chaleco con una bomba para exigir dinero a su marido. Yo no quería entrar en el debate de quién cometió el acto criminal, a mí me interesaba el drama psicológico de la mujer y su familia. Con un plano secuencia no me veía obligado por el montaje a indagar en lo otro.

En ambas hay mucho riesgo, ¿es necesario el riesgo en el arte?

El riesgo dramático me parece que siempre es necesario. Tiene que haber riesgo porque éste está unido a la innovación. Y sin innovación no hay originalidad. Y sin originalidad... Pero detrás siempre está el autor, está mi estilo y la exploración del ser humano. No se puede escapar de eso.

Además de esa exploración del ser humano, ¿la actualidad tira de usted como cineasta?

"No me interesa tanto la economía como el balance del ser humano entre la razón y la emoción, que es lo que provoca la corrupción económica"Siempre hay una realidad a la que reacciona el artista. La actualidad económica hoy es práctica, pero a mí me parece más real el aspecto humano de esta actualidad. No me interesa tanto la economía como el balance del ser humano entre la razón y la emoción, que es lo que provoca la corrupción económica, por ejemplo. Y ese es un tema que siempre ha existido, todos los temas están siempre vigentes.

Usted conoce la realidad griega hoy, ¿la crisis está dañando la cultura?

No solo en Grecia. Mundialmente hay una crisis en la formación del público, en su educación para la cultura, y en unos países más que en otros. Eso se refleja, por ejemplo, en la asistencia del público al cine mainstream nada más. Los cortos presupuestos en los ministerios de Cultura afectan a las necesidades culturales...