Publicado: 27.09.2016 17:22 |Actualizado: 27.09.2016 17:22

La Pedrera alberga un "diálogo sublime" entre Oteiza y Gaudí

La Fundació Catalunya-La Pedrera inaugura este martes la exposición del escultor vasco. La exposición, que recorre todas las etapas del trabajo artístico de Oteiza así como su faceta social, política y literaria.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La Fundación Catalunya-La Pedrera ha presentado hoy la exposición "Oteiza. La desocupación del espacio", muestra que efectúa un recorrido por todas las etapas del trabajo del artista vasco, uno de los referentes de la escultura de la segunda mitad del si

La Fundación Catalunya-La Pedrera ha presentado hoy la exposición "Oteiza. La desocupación del espacio", muestra que efectúa un recorrido por todas las etapas del trabajo del artista vasco, uno de los referentes de la escultura de la segunda mitad del siglo XX.- Fundació Catalunya–La Pedrera

BARCELONA.- La Fundació Catalunya-La Pedrera inaugura este martes la exposición 'Oteiza. La desocupación del espacio', que ofrece un "diálogo sublime" entre el escultor vasco y el arquitecto de La Pedrera, Antoni Gaudí, según ha señalado a EFE Marga Viza, directora del Área de Cultura de la Fundación.

"Creo que esta sala sublima la obra de Oteiza y este diálogo entre escultor y arquitecto. Gaudí también generó vacíos porque en La Pedrera, por ejemplo, no hay paredes maestras y puedes crear un vacío, que es la intención y la finalidad de la obra de Oteiza", ha detallado Viza. [VER FOTOGALERÍA]



Los organizadores de esta exposición han recordado que Oteiza era un "fervoroso seguidor" de Gaudí, así visible en un texto escrito por el escultor, quien, tras visitar el taller de Gaudí en la Sagrada Familia, quedó impresionado por una piedra que demostraba, según él, "lo sagrado y mágico de lo inmóvil".

La exposición, que recorre todas las etapas del trabajo artístico de Oteiza, inicia con la contraposición de una maternidad, correspondiente a sus primeras obras figurativas e inspirada en las culturas precolombinas, y una caja vacía, una de las señas de identidad de sus últimas esculturas.

En el lugar, donde se encontraba el oratorio de la familia Milà, que encargó la construcción de La Pedrera, se interpone una columna con figuras orgánicas de Gaudí y en la que aparecen talladas las palabras "perdona" y "olvida".

"Es un lugar simbólico del arte; el arte puede llenarte de espiritualidad y acercar al hombre a Dios. Y haber instalado esa comunión entre los dos artistas y a la vez esa maternidad, que es ese arte de espiritualidad de Oteiza, muestra aquello", ha explicado la comisaria de la exposición, Elena Martín.

La exposición presenta ,además, ocho de las 28 obras que presentó el artista en la IV Bienal de São Paulo y que le hicieron merecedor en 1957 del Premio Internacional de Escultura.

Entre las esculturas, que por primera vez son expuestas en Barcelona después de casi 30 años, destacan los poliedros, trapecios y cuboides que crean un espacio vacío, el cual enfrentará al espectador a su propio interior. La muestra avanzará hasta un debilitamiento de las formas que concluye con una pieza formada solo por dos chapas tras la "desocupación del cubo".

'Oteiza. La desocupación del espacio' también expone la faceta social, política y literaria, con la exposición —por ejemplo— de 'Quousque tandem', un libro en el que defiende la identidad y cultura popular y que, asimismo, demuestra su ideología antifranquista.

La Fundación Catalunya-La Pedrera ha presentado hoy la exposición "Oteiza. La desocupación del espacio", muestra que efectúa un recorrido por todas las etapas del trabajo del artista vasco, uno de los referentes de la escultura de la segunda mitad del si

La Fundación Catalunya-La Pedrera ha presentado hoy la exposición "Oteiza. La desocupación del espacio", muestra que efectúa un recorrido por todas las etapas del trabajo del artista vasco, uno de los referentes de la escultura de la segunda mitad del siglo XX.- Fundació Catalunya–La Pedrera

Son en total 130 obras en exposición entre esculturas, relieves y dibujos. Con excepción de cuatro piezas prestadas por coleccionistas particulares y tres del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid, la gran mayoría de las obras proviene de la Fundación Museo Jorge Oteiza en Alzuza (Navarra).

La Directora general de la Fundació Catalunya-La Pedrera, Marta Lacambra, ha resaltado la colaboración con aquella otra Fundación que ha realizado además el comisariado de la exposición.

"La sensación de que entre los dos podíamos construir un proyecto único nos hace sentir muy contentos y el resultado es inmejorable pero, además, la química que se ha creado entre las fundaciones es realmente preciosa", ha indicado Lacambra.

Los fondos del Museo Oteiza están integrados por un total de 1.650 esculturas, 2.000 piezas de su laboratorio experimental, además de una gran cantidad de dibujos, "collages" y documentación personal del propio artista vasco.

Juan Pablo Huércanos, subdirector de la Fundación Museo Jorge Oteiza, ha calificado al escultor de "artista clave y esencial en la evolución de los lenguajes artísticos por su manera de concebir el arte como una herramienta fundamental en la construcción del hombre".

Oteiza, nacido en Orio en 1908 y fallecido en San Sebastián en 2003, es uno de los referentes de la escultura de la segunda mitad del siglo XX, con una clara vocación por la experimentación y la reflexión teórica.