Público
Público

La película de Scarlett Johansson se lleva los primeros pitos en la Mostra

'Under the skin', de Jonathan Glazer, no ha tenido buena acogida en Venecia, todo lo contrario que 'Philomena', que cosecha grandes elogios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Under the skin, protagonizado por Scarlett Johansson, se llevó hoy los primeros abucheos de la 70 Mostra de Venecia, en cuya competición oficial concursa esta historia de una alienígena de viaje por Escocia dirigida por el británico Jonathan Glazer.

Tímidos aplausos y algunos pitos y abucheos fueron hoy la reacción en el pase para la prensa de esta 'road movie' en la que Johansson se dedica a observar, a matar y a poco más en un filme sin apenas diálogos y con una narración marcada por la distancia y la frialdad. Un guión con poco sentido, una interpretación vacía de Johansson y una dirección sin personalidad de Glazer hacen que sea una película perfectamente olvidable, que no aporta nada a las historias de alienígenas ni al 'thriller', género al que supuestamente pertenece.

Johansson es una alienígena que se mete en el cuerpo de una mujer para hacer un recorrido por Escocia en el que atrae a hombres para matarlos y en el que observa sin mucho interés la vida de los humanos. Las imágenes naturalistas del recorrido contrastan con las futuristas de algunos de los escenarios en los que se desarrolla la escasa acción del filme, que ni siquiera se aprovecha de los bellos paisajes escoceses.

Casi dos horas de metraje para contar una historia vacía que parece creada por el director para aprovechar la belleza y la desnudez de Johansson.

El realizador israelí Amos Gitai lanzó hoy en Venecia una 'bomba pacífica' con Ana Arabia, un filme que defiende la convivencia de hebreos y árabes con una historia rodada en un solo plano y en tiempo real, con muy buenas intenciones pero un débil resultado.

Ana Arabia demuestra 'cómo las personas pueden coexistir, cómo una frágil utopía puede sobrevivir'

Ana Arabia, con la que Gitai compite en la sección oficial, es la historia de siete personas que viven en un enclave entre Jaffa y Tel Aviv y que demuestran 'cómo las personas pueden coexistir, vivir juntas, cómo una frágil utopía puede sobrevivir', explicó el realizador en rueda de prensa. 'Vivimos en una época en la que Oriente Medio ofrece imágenes violentas' y la idea de este filme es 'lanzar una bomba pacífica, teniendo como objetivo el odio, el fanatismo y el exceso religioso'. La película, que se inspira en algunos hechos reales, intenta probar que las personas pueden relacionarse unas con otras pese a que 'no todo es paradisíaco' porque, agregó Gitai: 'no somos ángeles, somos personas con fragmentos de memoria'.

'Hemos querido usar un solo plano secuencia' para que la forma del filme fuera coherente con su contenido, precisó el realizador.En una zona en la que han ocurrido brutalidades, el director de Zona libre quería transmitir un mensaje de paz y de continuidad a través tanto de la forma como del contenido de la película. Una paz que está continuamente siendo puesta a prueba, lo que aumenta el riesgo de que 'todo acabe en una masacre', es un 'riesgo posible', reconoció el director, que sin embargo insistió en la necesidad de, en el cine, 'simular la otra opción porque debemos mantener en la vida la idea de que es posible esa convivencia'.

La conmovedora Philomena, con Judi Dench y Steve Coogan, seguía recogiendo alabanzas el lunes en la Mostra de Venecia, mientras que el director Terry Gilliam llevó a los asistentes a un mundo distópico con The Zero Theorem.

La película de Gilliam, cuyos fans esperan que marque la vuelta en plena forma del creador de clásicos de culto como Doce monos, muestra a Christoph Waltz como un introvertido e inteligente hombre cuyas habilidades con los ordenadores se parecen a un videojuego. Atormentado por las visiones de un agujero negro, no tiene amigos, habla sobre sí mismo en primera persona del plural y trabaja para una 'dirección' que quiere demostrar que el todo equivale a la nada.

'Desde Facebook, trabajamos en casa, amamos en casa y nunca nos vemos' Recibió algunos abucheos en su primera proyección, pero los jóvenes blogueros italianos dijeron que había captado cómo se comunica y cómo interactúa la gente en la era de Internet. 'Desde Facebook, trabajamos en casa, amamos en casa y nunca nos vemos', dijo Matteo Bernardini, de la web Pointblank tras ver una obra que también incluye una cantarina caja de pizzas.

'Variety' dijo que los comentarios en el ecuador del festival, entre el drama espacial de la apertura Gravity y la entrega del León de Oro el sábado, eran para Philomena y otras dos películas, Joe y Tracks . La cinta de Nicolas Cage Joe cuenta la historia de un exconvicto que apadrina a un joven en un contexto violento, mientras que Tracks se basa en la historia verdadera del viaje de una joven mujer para autodescubrirse en una travesía por el desierto australiano con cuatro camellos.

Basada en la vida real de una irlandesa y la búsqueda de su hijo después de que las monjas le obligasen a darla en adopción, Philomena muestra a Dench como protagonista y al humorista británico Coogan como el periodista que accede a escribir su historia para tratar de recuperar su carrera.

'Lloré como un loco', dijo un hombre que no dio su nombre tras ver la cinta al salir de la sala. La gente que ha hecho cola para ver la película ha llorado, reído y aplaudido.