Público
Público

Pirotecnia sobre ruedas

El explosivo 'Split/Second: Velocity' invita a un peligroso 'reality' de conducción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Conseguir que un video-juego de conducción aporte algo nuevo a estas alturas no parece fácil. Remitida la moda del tuneo y mientras los simuladores más duros no parecen pensar precisamente en los conductores casual, hay dos caminos posibles. O piensas a los grande y trasladas la experiencia de los mundos abiertos y los MMO a la conducción (por ahí van las revitalizadas franquicias Test Drive Unlimited y Need for Speed World), o bien pones el chip arcade y empiezas a pensar en la conducción como algo sencillo, directo y, sobre todo, espectacular, algo divertido que entra por los ojos. Pura pirotecnia sobre cuatro ruedas.

Este último es el camino escogido por Disney para el explosivo Split/Second: Velocity: es como imaginarse dentro del rodaje de una película de conducción salvaje. En realidad, la coartada de su historia es un reality de televisión. El objetivo siempre es quedar entre los primeros puestos, pero la velocidad no es nuestra única herramienta. Para conseguirlo podemos tirar de ciertos trucos sucios, como si de un Mario Kart para cochazos se tratase. Es sencillo: haciendo derrapes y saltos espectaculares, el jugador va llenando una barra de energía hasta distintos niveles, que más adelante le permitirá provocar espectaculares explosiones en el entorno (camiones, grúas). Objetivo: utilizarlas con estrategia para sacar de la pista a los oponentes. En ocasiones, incluso se pueden utilizar para abrir nuevos caminos y atajos a la meta.

La mezcla de conducción y acción que propone Split/Second: Velocity (ya a la venta para PlayStation 3, Xbox 360, PC y iPhone) busca sin prejuicios hacerle lo más fácil posible la experiencia a todo tipo de jugadores, empezando por un pantalla de juego limpia, donde no hay demasiados elementos para distraer la mirada, más allá de la barra de energía. Pero también incluye diferentes desafíos (el mejor: recorrer un circuito en el que, cada cierto tiempo, se elimina al jugador que va en última posición), suficientes como para no aburrir al respetable. Conforme vayamos ganando carreras se irán desbloqueando otros coches, nuevos retos y detalles para embellecer nuestro carro.