Público
Público

Poemas escondidos en los pantalones

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hablando estrictamente de literatura, Joseba Sarrionandia es un poeta excelente, juzgándolo sólo por lo poco que de él se puede leer en castellano o, mejor, en lenguas romances. Y lo digo así porque en una antología completa de su obra poética casi íntegramente en euskara que publicó Elkar, en 1995, se incluyen dos poemas en portugués de una factura hermosísima, con dos temas bien dispares: la amistad Mensagem ao Bernardo Atxaga y el exilio. Este último, Propostas para a difiniçao do exilio, es un catálogo de la angustia existencial del desarraigo y que incluye versos como: 'Exilio es un concierto sin instrumentos que tú aprovechas / para escuchar la nieve caer'.

Como huellas en la nieve, con un rastro intermitente que supongo sólo han seguido los muy interesados, se puede leer a este autor en castellano. Hay un dietario de cárcel, con versión en castellano descatalogada, No soy de aquí (1991), a mi entender irregular, pero que aporta el estado de conciencia de un preso vinculado a ETA desde la cárcel. Aunque más breves, pero sin duda iluminadoras, son las páginas que le dedican José María Parreño y José Luis Gallero en Ocho poetas raros de Ardora Ediciones (1992). Ahí se incluye una breve entrevista y 15 poemas vertidos al castellano por Gerardo Markuleta, con sólo una excepción, el traducido por Atxaga y el músico Ruper Ordorika, Mis ojos, que procedía de un disco del propio Ordorika. Es quizás aquí, a través de un agujero bien pequeñito como las letras de canciones traducidas en los librillos de los cedés, donde la atención que le ha prestado Ordorika abre un acceso casi secreto a textos memorables, donde la ideología no emborrona el fuste de una poesía amarga y veraz, incluso cuando toca lo político.

Es por eso que desde la perspectiva del desconocimiento del euskara, lo que uno desearía para Sarrionandia es que la traducción lo hiciera más accesible a lectores en castellano o francés, algo que sin duda sería deseable para este premiado ensayo.

Nacho Fernández R. es poeta y editor.