Público
Público

El puritanismo a la caza del arte

La sombra de lo políticamente correcto se impone en detrimento de la transgresión. El carácter perturbador e incómodo del arte choca frontalmente con el buenismo imperante y el resultado es un arte que evade, pero no ofende.

Publicidad
Media: 3.85
Votos: 13

'El orígen del mundo', de Courbet.- AFP

El debate es atávico y resurge cuando menos se le espera. En esta ocasión un sospechoso habitual, el pintor franco-polaco Balthus, ha sido el encargado de disparar las alarmas en el seno del puritanismo mundial y reabrir de paso un viejo melón, a saber; ese que pretende embadurnar el Arte con una pátina de corrección y buenismo.

Si en su día fue Courbet con su explícito El orígen del mundo —cuadro que encabeza esta información— el que tuvo que lidiar con el rubor de hordas de meapilas, lo cierto es que la lista podría ser eterna, como eterno es el caprichoso interés de algunos por canjear el carácter perturbador e incómodo del arte, por ese otro —menos cautivador, más rentable— que evade, entretiene y divierte, pero que no ofende.

Figura 1. 'El sueño de Teresa', de Balthus

Como decíamos, le ha tocado a Balthus esta vez. Su Teresa, la misma que reposa ensimismada en una suerte de duermevela estival (Fig. 1), se erige ahora en ninfa lasciva a ojos de la mojigatería contemporánea. Recostada y con su ropa interior visible, así se muestra o así percibió en su día Balthus —el cuadro data de 1936— a Thérèse Blanchard, vecina del artista que con apenas 13 años hizo las veces de musa.

Pues bien, Thérèse Dreaming [El sueño de Teresa], como bautizó Balthus a su obra, ha protagonizado esta última semana una petitoria on line que ha conseguido recoger 10.000 firmas y en la que se pide al Metropolitan de Nueva York —donde se exhibe la pintura de la discordia— que “sea más concienzudo en cómo contextualizan esas piezas a las masas”. Según este reclamo, la pintura de Balthus es “sexualmente sugerente” y por ello invita a los responsables de la pinacoteca a que eliminen el cuadro de la galería o añadan una breve leyenda: “Algunos espectadores encuentran esta pieza ofensiva e inquietante, dado el enamoramiento artístico de Balthus por las chicas jóvenes”.

El revuelo balthusiano coincide además en el tiempo con la clausura por parte del Banco Santander de una exposición sobre diversidad sexual en su centro cultural de Porto Alegre tras las presiones de grupos conservadores y evangélicos.

'A Morte do Homem Brasileiro', AMORIM

La sombra de lo políticamente correcto parece campar a sus anchas. Cuando nos creíamos libres de inquisidores, la modernidad líquida nos ha colado un nuevo tipo de juez, uno muy dado al linchamiento 2.0 que, como aquel Braghettone de hace cinco siglos —ese que tuvo a bien cubrir las partes pudendas de algunos de los personajes de El Juicio Final de Miguel Ángel—, ahora se encarama a la red para dictaminar lo que debe ser el arte.

Y en esa línea difusa entre realidad y ficción, esa que algunos prejuiciosamente cruzan para obviar el carácter incómodo del arte, nos topamos con asociaciones disparatadas que, desde una perspectiva moralista, pueden no serlo tanto. ¿Se podría acusar a Courbet de pornógrafo por su explícito El origen del mundo? ¿Sería Nabokov un pedófilo en potencia por su aclamada Lolita? ¿Y Tiziano? ¿Acaso La bacanal de los andrios no es fruto de una mente lasciva?

'La bacanal de los andrios', de Tiziano

“El arte es uno de los medios más significativos que tenemos para reflexionar sobre el pasado y el presente, y observar la continua evolución de la cultura a través de una discusión informada y respetuosa por la expresión creativa”. Con estas palabras despachó el Metropolitan de Nueva York la petición de retirar la obra de Balthus. Una batalla ganada que, a buen seguro, no será la definitiva.

Yolanda Herranz: “El problema muchas veces está en la mirada, no en la obra"

La sospecha se cierne sobre la Historia del arte y la literatura. No se libra nadie. En palabras de Yolanda Herranz, artista y catedrática de escultura en la Universidad de Vigo, “el problema muchas veces está en la mirada, en la mirada del que mira precisamente, no en la obra ni en el planteamiento, todo ese tipo de cuestiones entran dentro del campo de la censura”. Según la académica, "la polémica y la discusión sobre estas cuestiones son bienvenidas siempre que generen pensamiento, pero el arte está mucho más allá de lo que uno ve, es decir, los problemas que trata se sitúan por debajo, por lo que no se ve, es por ello que no se puede juzgar una obra —y mucho menos censurar— simplemente mirándola".