Público
Público

¡Rayos, truenos y centellas!

Steven Spielberg y Peter Jackson logran que Tintín dé el salto del comic a la gran pantalla en una cinta de pura acción

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

'Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio'

DIRECTOR: Steven Spielberg

GÉNERO: Aventuras

REPARTO: Jamie Bell, Andy Serkis, Daniel Craig

DURACIÓN: 107 Minutos

EN SÍNTESIS

El joven reportero Tintín compra un barco en miniatura en un rastro. Pero no es el único interesado en esa antigüedad. La maqueta parece ser una pista para encontrar un tesoro que se hundió hace décadas a bordo del navío Unicornio, comandado por el capitán Francis. Con la ayuda de un descendiente de este, el capitán Haddock, y un par de policías simétricos, Hernández y Fernández, Tintín emprende la búsqueda del tesoro.

COMENTARIO

Indiana Jones puede disfrutar de una jubilación tranquila. Steven Spielberg ha encontrado a otro héroe capaz de protagonizar un sinfín de aventuras por todo el mundo. O, para ser exactos, ha puesto en evidencia algo que todos sabíamos, si no al menos intuíamos. Que el verdadero padre del arqueólogo no era Sean Connery sino Tintín, el personaje creado por el maestro de la línea clara Georges Remi, Hergé.

Spielberg llevaba años acariciando el sueño de adaptar al cine las aventuras del periodista belga. La espera ha valido la pena, porque a través de su alianza con Peter Jackson y el uso de la tecnología de la captura en movimiento que hace pocos años podía provocar reticencias, ha conseguido la fórmula casi perfecta para trasladar y sublimar en la gran pantalla las cualidades temáticas, narrativas y expresivas de la obra original. Spielberg (re) encuentra en Tintín la esencia que respiraban sus primeras películas. El chico del flequillo rubio encarna a un verdadero monje de la aventura, un devoto entregado en cuerpo y alma a vivir tribulaciones allí donde aparezcan. El director de Tiburón se encuentra como pez en el agua en este universo asexuado y peterpanesco donde el protagonista no tiene otra responsabilidad que la de responder presto a la llamada de la acción. Y la 'motion capture' deviene la herramienta perfecta para dar forma fílmica al lenguaje del cómic. Las aventuras de Tintín exalta el gusto por el detalle presente en los álbumes de Hergé al tiempo que otorga movimiento a un universo con sus propias leyes físicas. La película es acción pura (quizá el principal reproche, junto a ese registro humorístico británico, que le pueden hacer los tintinófilos), una recreación en el dinamismo como expresión visual del alma aventurera que alcanza su momento álgido en esa persecución por el pueblo magrebí en un único, imposible, orgásmico plano secuencia.

UN TINTÍN 'SO BRITISH'

Referente del cómic ignorado por muchos estadounidenses, el Tintín angloparlante de Steven Spielberg tiene acento británico. No sólo por el reparto de voces, desde el protagonista Jamie Bell al malvado Daniel Craig, sino sobre todo por el triplete de guionistas forjados en la comedia televisiva: Steven Moffat, responsable de las series de Doctor Who y Sherlock, Edgar Wright, director de Zombie's Party, y Joe Cornish, de quien en diciembre se estrena Attack the Block.