Público
Público

'A Serbian Film', prohibida por un juez

Ordena su suspensión cautelar en la Semana del Cine Fatástico de San Sebastián

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Quienes deseaban retirar de la gran pantalla del cine la película A serbian film, tras su polémico paso por el Festival de Sitges, han cosechado un éxito, aunque sea parcial. La Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián tuvo que suspender las dos proyecciones de esta cinta previstas para ayer y el jueves por orden de un juzgado de Instrucción de Guipúzcoa.

En la praxis judicial, el auto es una medida cautelar hasta que la investigación determine si esta película, célebre por la crudeza de algunas escenas, incurre en un presunto delito contra la libertad sexual. En la práctica, el auto ha supuesto la censura de la cinta en el festival donostiarra, clausurado ayer. El filme de Srdjan Spasojevic, sin ser proyectado, ha ganado, eso sí, el Premio Especial del Público en San Sebastián como 'símbolo de la libertad de expresión'. La mecha de la polémica sobre A serbian film se encendió con su pase en el Festival de Sitges. De hecho, la intervención del Juzgado de Instrucción número 4 de San Sebastián está motivada por una denuncia interpuesta en los juzgados de Barcelona contra su exposición en Catalunya.

Sin verla, el público la premia como símbolo de la libertad de expresión

La organización de la Semana de Cine Fantástica y de Terror de San Sebastián estaba al tanto de todo ello, pero lo que no esperaba era una orden judicial que suspendiera cautelarmente la proyección de esta película.

'Teniendo en cuenta que se ha proyectado en festivales de distintos países, no pensábamos que en España iba a ser diferente', declaró ayer sorprendido el director del festival donostiarra, José Luis Rebordinos.

La cinta ya se ha visto en EEUU, Bélgica, Estonia, Serbia, Corea del Sur, Francia, Alemania, Portugal, Brasil, Canadá... En este último país, en el Festival Fantástico de Montreal, este filme ganó dos premios del público a la mejor película de Europa y América y a la más innovadora, además de recibir la mención especial del jurado al director como ópera prima.

La película se ha visto en más de diez países de Europa, América y Asia

El cineasta Srdjan Spasojevic ha reivindicado más de una vez que con su obra quería crear una metáfora política y social para denunciar la corrupción y la degradación moral de la Serbia actual.

Organizaciones cercanas a la iglesia no lo ven así. La Confederación Nacional Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) denuncia que imágenes como 'la violación de un recién nacido, la fornicación a un pequeño de ocho años por su padre, o una mujer torturada y atada a la que le han quitado los dientes y debe llevar a cabo una felación se salen del terreno de lo humanamente aceptable'.

Ahora sólo cabe esperar que los tribunales se pronuncien sobre esta película tras la fase de instrucción. Antes el Ministerio de Cultura ya capó otra: Saw VI.