Publicado: 13.06.2014 10:50 |Actualizado: 13.06.2014 10:50

Tensiones geométricas en la galería Imaginart

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entrando a mano derecha, las esculturas del artista William Barbosa saludan a los cuadros volumétricos de Octavio Herrera. El primero, es absolutamente crítico con las políticas de Nicolás Maduro, contrario a la herencia chavista, y reside en París. En cambio, Octavio Herrera es pro Maduro y reside en Venezuela. Sus diferencias políticas no impiden que ambos sean amigos, disfruten conversando y compartan el mismo camino artístico.

Resulta natural -y es de agradecer- que la obra de los artistas venezolanos refleje la diversidad política de su país. Y lo que también es de agradecer es que en Barcelona exista una ventana con vistas al arte plástico contemporáneo internacional.

Es de agradecer que la obra de los artistas venezolanos refleje la diversidad política de su país La ventana es la galería Imaginart y para este verano presenta ‘Venezuela arte concreto', una exposición que reúne obra de seis artistas venezolanos actuales: Octavio Herrera, William Barbosa, Saverio Cécere, Ania Borzobohaty, Inés Silva y Gisseline de Ottati.

El montaje, aunque de pequeño formato (la exhibición apenas reúne una docena de piezas), está lleno de obras sorprendentes y divertidas como las de Ania de Borzobohaty, e incluso alguna de hipnótica como la de Gisseline de Otatti.

Tal y como describe el director del espacio, Benito Padilla, las piezas de la muestra comparten "la comunión de líneas y planos, de materiales diversos, de formas poligonales, la confusión entre escultura y pintura, el equilibrio forzado, y la exquisitez en la ejecución de las obras".

Todas las piezas de la exhibición pertenecen a lo que se denomina arte concreto, un nuevo proceso que ni copia, ni abstrae la realidad, sino que articula una nueva realidad que rechaza las trazas más simplistas del imaginario latinoamericano tradicional.