Público
Público

La UE quiere un 'código de conducta' para la venta de videojuegos violentos a menores

Un informe de la Comisión Europea considera demostrada la influencia sobre el comportamiento de los menores y revisa las medidas tomadas por cada país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Comisión Europea (CE) quiere que la industria asuma una mayor responsabilidad en la protección de los niños frente a los videojuegos violentos, impidiendo su venta a los menores y aplicando normas de control también a los juegos por Internet.

Según el Ejecutivo comunitario, episodios como el ocurrido el pasado año en una escuela al sur de Finlandia, cuando un estudiante mató a tiros a ocho personas y luego se suicidó, justifican la adopción de medidas para proteger a los menores del posible impacto de los videojuegos de contenido 'dañino'.

Las propuestas figuran en un informe publicado ayer, que pasa revista a las acciones que los países han puesto en marcha para proteger a los niños de ese tipo de juegos de vídeo.

La comisaria europea de Consumo, Meglena Kuneva, dijo en rueda de prensa que, aunque es imposible determinar con total certeza si hay un vínculo entre la exposición a contenidos violentos y el comportamiento de los menores, la existencia de informes que denuncian la influencia de ese tipo de juegos hace necesario adoptar 'medidas de precaución'.

Por su parte, la responsable de Sociedad de la Información de la CE, Viviane Reding, precisó que Bruselas no quiere imponer nada por la fuerza, sino que pretende que, como hasta ahora, los fabricantes asuman de forma voluntaria la adopción de nuevas obligaciones.

'Los sistemas de clasificación sólo serán eficaces si un juego etiquetado para mayores de 16 años no puede ser comprado por un niño de 12 años en un centro comercial, lo que desafortunadamente ocurre hoy. Por ello, pedimos a la industria de los videojuegos y a las asociaciones de distribuidores que pongan en marcha en dos años un código de conducta sobre la venta de videojuegos a menores', explicó en rueda de prensa la comisaria responsable de Sociedad de la Información, Viviane Reding. Este código, resaltó, ya existe en Estados Unidos.

Para el Ejecutivo comunitario, el sistema voluntario actual (llamado PEGI) 'no es lo bastante conocido', por lo que se debe publicitar más entre padres y educadores y actualizar periódicamente, señaló la comisaria.

La CE pide, además, que esas normas sean extendidas a los juegos que se descargan de internet y que la industria asuma de aquí a un par de años un código de conducta para regular la venta de videojuegos a menores, área en la que en la actualidad no hay reglas compartidas a nivel comunitario.

Entre los mensajes del informe también hay algunos dirigidos a los países, que según Bruselas 'deben evaluar el posible impacto positivo y negativo de los videojuegos, en particular sobre la salud'.

Hasta la fecha sólo Alemania, Irlanda, Italia y Reino Unido han prohibido algunos de esos juegos, como ocurrió recientemente con el polémico juego de vídeo Manhunt 2.

El informe de Bruselas concluye que la industria 'debe invertir más para reforzar y actualizar periódicamente el sistema PEGI, de manera que se convierta en una herramienta verdaderamente efectiva a nivel paneuropeo'.

También pide a fabricantes y autoridades públicas que aumenten la cooperación para dar a conocer más los sistemas de clasificación de los juegos por edades y con el fin de evitar la confusión por la existencia de varios métodos paralelos.

Según la CE, el sector europeo de los videojuegos tuvo en 2006 beneficios por valor de 6.300 millones de euros y alcanzará los 7.300 millones a finales de este año.