Publicado: 30.12.2015 21:09 |Actualizado: 31.12.2015 11:31

"Para 2016 pido dignidad para las artes escénicas"

Una veintena de profesionales del teatro (actores, dramaturgos, directores y productores) valoran la situación del teatro en 2015 y expresan su deseo para 2016.

Publicidad
Media: 5
Votos: 7
Comentarios:
Sala Barts

Sala Barts

MADRID.- Termina 2015. Un año más escribiendo sobre teatro, ahora, como buen periodista especializado en una disciplina cultural toca hacer balance y desarrollar uno de esos top con las mejores obras de 2015. El problema es que de todo lo que se ha creado estimo que solo he visto un 15% (y así a ojo avizor intuyo que me paso), no por falta de ganas, pero si de tiempo. Aún así, como en estas fechas se lleva mucho lo de hacer algo especial, aquí va mi nimia aportación al “postureo”.

Lo primero, marcarme un texto (la parte que me toca) en primera persona, algo poco común en periodismo, aunque cada vez más frecuente y lo siguiente, una explicación. Como estamos en época de mirar con un ojo al pasado y con el otro al futuro, he pensado que este quizás sea buen momento para que los verdaderos protagonistas hagan balance de lo vivido y expresen su deseo para lo que está por venir. Dramaturgos, intérpretes, directores y hasta una periodista especializada en artes escénicas valoran para diario Público 2015 y expresan sus anhelos para 2016. ¿El criterio que he usado para elaborar la lista? Estar en mi Facebook.



Cristina Gallego (Actriz)

Mi valoración de 2015:  "Es indudable que ha habido mucha creación este año, pero el teatro y los profesionales que dedican y han dedicado sus vidas a este dificilísimo oficio, están heridos de muerte. Lo sostienen y se sostienen unos pocos afortunados, que aún pueden llamarlo profesión, modo de vida. Para el resto, una inmensa mayoría, el “amor al arte” se ha convertido en el timón que mueve sus vidas y navegan entre la frustración de no poder subirse a un escenario y el dolor (terrible) de pisar las tablas a cambio de Nada. Los artistas somos perros famélicos buscando comida, mientras caminamos con un grillete de 21 kilos atado a los tobillos.

Mi deseo para 2016:  “¿Sueños para el 2016..? No. Han conseguido que por primera vez deje de soñar.  Quizá un deseo, volver a desear."

Carlota Ferrer (Directora)

Mi valoración de 2015: “Leyendo el balance que muchos teatros hacen de su programación, se respira un tufo complaciente. Han programado "variadito". Todos hemos tenido hueco, un poco de teatro off, un poco de caras conocidas de la televisión, un poco de dramaturgo joven español, un poco de director de solera, un poco de textos clásicos, un poco de teatro infantil, un poco de recuperar a algunos autores a los que ya no les echaba de menos nadie... Todos haciendo lo imposible a su vez por sobrevivir a presupuestos de risa. Reina la indefinición y la inconsistencia. Está claro que el 21% de IVA ha provocado un descenso de 84 millones de espectadores respecto a años pasados, según dicen alguna fuentes, pero me pregunto si con los "variaditos" pensando en dar gusto a todos, no se pierde público en vez de afianzarlo.”

Mi deseo para el 2016: “Suban el IVA al 77,4%. Reconviertan los teatros en centros de desintoxicación de lujo, gratis para políticos corruptos que hayan salido de la cárcel sin devolver un céntimo, con su Spa y todo. Cierren los talleres de escenografía, y los carpinteros y artesanos desorientados talen todos los bosques para desatar su ira y se inmolen en una hoguera… Lo pensaré mañana aún me queda tiempo hasta que España sea gobernable y la palabra CULTURA sea dicha en un discurso político con conocimiento de causa.”

Carlos Be (Dramaturgo)

Mi valoración de 2015: “En 2015 se ha confirmado un mal augurio que venía gestándose desde hace tiempo: el teatro de calidad ha perdido su ánimo por la diferencia. Lo que venía siendo una alternativa a la escena del entretenimiento ha terminado por convertirse en la hermana tullida y quejumbrosa de un teatro que funciona porque se halla es su idiosincrasia ser rentable. A pesar de ello, la taquilla ha conseguido tentar a este teatro, lo que ha conllevado enormes menoscabos en su valor.”

Mi deseo para 2016:  “Que sigan abiertos esos enclaves que no se rigen por ambiciones económicas sino artísticas, porque existir, existen, y si es posible que se abran más, adelante. El talento y el teatro de calidad no tienen precio, tienen valor, y eso no hay ningún gravamen que pueda menguarlo.”

Carmen Mayordomo (Actriz)

Mi valoración para 2015: M.t. Actriz, 38 años. En 2015 tuvo un par de bolos y una función en una sala off a taquilla. Ha sido madre. Tiene una baja maternal gracias a su trabajo de camarera; M.R. Director y dramaturgo, 37 años. Con ocho montajes en su currículo le han denegado por tercer año la subvención a gira; Z.C. Director y dramaturgo, 26 años. Lleva instalado en México desde septiembre; I.V. Actor, 40 años. Ayer hizo una lectura dramatizada. Se la abonan en tres meses; S.P. Actor y dramaturgo, 42 años. Escribe sus propios textos. Muchas veces no cobra derechos de autor. No pertenece a la SGAE; P.C. Actor, 39 años. Realizó un curso de actuación frente a la cámara impartido por dos prestigiosos directores de casting; T.P. Director de casting, 52 años. Vio a una chica joven y mona en el metro, estaticen de 25 años, y le consiguió un protagonista en una película de acción.

Mi deseo para 2016:  ¡Feliz 2016!

Vanessa Vega (Actriz)

Mi valoración de 2015: “El 2015 ha sido un año de precariedad, de teatro off, de despilfarro con producciones de dudosa calidad artística, de una nueva generación de brillantes dramaturgos y creadores valientes, de caraduras que se piensan que los intérpretes no comemos ni pagamos facturas, de actores que tragan y tragan por miedo a perder su mísera porción de tarta, de programadores teatrales que les encanta eso de que se hagan cooperativas para montar un espectáculo que se representará en un teatro público y no sacar ni para las cañas porque de la taquilla siendo diez no se come.”

Mi deseo para 2016: “Deseo que en 2016 cada profesional sea remunerado y cotice por su trabajo; que déspotas y mediocres desaparezcan; que bajen el IVA cultural; que haya muchos proyectos y más oportunidades para tod@s; que triunfe el buen hacer; que los teatros se llenen de público y que vuelva Estudio 1 y el teatro radiofónico.”

Carolina Lapausa (Actriz)

Mi valoración de 2015:  “Este año 2015 se ha demostrado una vez más la calidad y el buen momento que vive nuestro teatro, se han consolidado nombres como Miguel del Arco, Sanzol o Lima y han surgido nuevos para un gran número de espectadores pero que llevan años de trabajo a sus espaldas como Messiez o Conejero demostrando así el talento, la capacidad de arriesgar y dedicación que hay sobre nuestras tablas.”

Mi deseo para 2016:  “A 2016 le pediría que apueste más por un teatro que nos ayude a formarnos como personas, que corramos riesgos, que las compañías pequeñas puedan acceder a espacios públicos y que haya más presencia femenina en general: dramaturgas, directoras, productoras, actrices, escenógrafas, iluminadoras.”

Jesús Cimarro (Productor y director del F. de Teatro de Mérida)

Mi valoración de 2015: “Como un año perdido porque no se han cumplido ninguna de las promesas del Gobierno: no han bajado el IVA Cultural y no hay una Ley de Mecenazgo (prometida desde el inicio de la Legislatura). En la parte positiva, ha funcionado el Plan Platea que ha servido para que las compañías y empresas tuvieran funciones.”

Mi deseo para 2016: 
“La elaboración de un marco jurídico especifico para las artes escénicas; Un proyecto de fiscalidad específica para el teatro que incluya la rebaja inmediata del tipo de IVA al reducido; el estudio de un futuro tipo armonizado con el conjunto de la zona euro y una política de desgravaciones fiscales para estimular la producción y el consumo cultural.”

Beatrice Bergamín (Actriz)

Mi valoración de 2015: “No vivimos de esto, no podemos. Escribimos, ensayamos, producimos, actuamos, bailamos, estudiamos, nos preparamos, nos arriesgamos, hacemos la promoción como podemos, montamos, desmontamos, revisamos lo hecho y lo no hecho, nos miramos unos a otros, nos emocionamos y seguimos adelante contra viento y marea, pero la mayoría de nosotros, no todos afortunadamente, no podemos vivir de esto.”

Mi deseo para 2016: “Ver trabajar a los profesionales a los que admiro y respeto. Mantener a salvo mi honestidad y mi dignidad. Que la cultura importe. Que los mejores no tengan que irse siempre fuera. Que baje radicalmente el IVA cultural. Que no sigan desapareciendo o borrándose por inanición festivales de artes escénicas. Que las programaciones de los teatros nacionales sean mucho, no, muchísimo más arriesgadas y más comprometidas y que los montajes no mueran en Madrid o en Barcelona sin posibilidad de salir de gira.”

Aitana Galán (Directora)

Mi valoración de 2015: “Lo que he visto es gente con muchas ganas de hacer cosas que se da de bruces con un sistema infernal donde el pez grande se come al chico. El problema del espacio es brutal, porque la mayoría de las compañías están obligadas a trabajar en el teatro privado (donde incluyo a las llamadas salas 'off') y ni la visibilidad de los espectáculos se ajusta a su calidad, ni las cuentas salen. El nuevo Ayuntamiento tiene una oportunidad de oro para descongestionar la creación madrileña y si no lo hace será tan responsable como el anterior de la 'fuga' de talentos y de la destrucción de nuestro sector.”

Mi deseo para 2016: “Si esto es la ley de la selva, seamos salvajes: Mi deseo para 2016 es que el sector teatral pegue un puñetazo en la mesa y se apodere de los espacios que nunca debería haber puesto en manos de intermediarios. Habría que vaciar las salas de burócratas, políticos, programadores y gestores ajenos a la realidad del escenario. Este año me encantaría ver cómo creadores con mucho talento empiezan a salir de las catacumbas.”

Ramón Paso (Director)

Mi valoración de 2015: “2015 ha sido el año de la lucha contra el IVA cultural y contra la precariedad. Desgraciadamente eso ha sido lo que ha terminado saliendo, de una forma u otra, en todas las conversaciones dentro del sector. Pero también ha sido uno año de proliferación y de emerger. El hecho de que el PP nos haya hecho vivir una segunda dictadura cultural nos ha obligado a ser más ingeniosos que nunca.”

Mi deseo para 2016: “Mis deseos para 2016 es un teatro de calidad donde importe más qué se hace que quién lo hace; un teatro donde los empresarios dejen de preguntarte ¿Cuál es tu comedia y cuáles son tus mediáticos? y empiecen a preocuparse por el hecho dramático; en definitiva, un teatro con menos nombres, menos estrellitas y más sinceridad”

Vanessa Espín (Actriz)

Mi valoración de 2015: “2015 ha sido un año bueno para el teatro a pesar del PP y de las casi ningunas oportunidades institucionales. Aún así, la creación no ha cesado, ha habido producciones de calidad donde el talento y el riesgo han sido el centro de la diana. Los recursos, como siempre, humanos. Salas sin condiciones, ensayos sin pagar, personas pluriempleadas que terminan el día actuando en una sala alternativa gratis... en fin, más de lo mismo, este gobierno nos quiere ahogar.”

Mi deseo para 2016: “Para 2016 pido dignidad para las artes escénicas. Para empezar, que bajen el IVA ya, que nos está asesinando, pero sobre todo que la política cultural la ejerzan personas cualificadas con sensibilidad y criterio no gente que no tiene conocimientos específicos del sector y gestiona cultura como si fueran tornillos.”

Óscar de la Fuente (Actor)

Mi valoración de 2015: “A pesar de la crisis, el 21% de los cojones, los mamoneos, los dedazos, los dimes y diretes y demás obstáculos con los que se encuentra nuestra profesión veo cada día surgir nuevos proyectos fantásticos, fruto y grito de la necesidad de crear y contar historias. Conozco la escena madrileña y la mayoría de los proyectos son casi de financiación propia, del mismo bolsillo de los artistas, y eso hace que el producto sea todavía mejor, más cuidado y con las ganas de que además tenga un carácter social.”

Mi deseo para 2016: “A parte de abolir el 21% de los cojones, el mamoneo, los dedazos, los dimes y diretes y demás obstáculos con los que se encuentra nuestra profesión, que seáis todos tan felices o más que este año y que sigamos creando, que nadie nos pare y continuemos abriendo puertas”.

Juan Vinuesa (Actor)

Mi valoración de 2015: “2015 ha sido un año en el que los profesionales del sector teatral han dado un paso adelante, especialmente en el pequeño y mediano formato (también llamado 'off'), que lo pedía a gritos. Sin embargo, creo que ese avance ha invadido más la conciencia que la práctica. Confío en que sea el principio de un nuevo camino. Particularmente, celebro que haya sido el año de la confirmación de esos dramaturgos a los que, durante mucho tiempo, se les ha llamado "emergentes.”

Mi deseo para 2016: “A 2016 le pido que no echemos más balones fuera: la bajada del IVA no es la única salvación. Que tengamos más autocrítica. Que seamos más transparentes, si nos ha ido mal con un proyecto, compartamos datos con otras compañías para que no caigan en el mismo error. Que dejemos de celebrar una frase en una serie o un proyecto de micropieza como si fuese la meta del oficio. Que no cubramos las cosas de un envoltorio irreal sólo para que nos digan en las redes: "¡cómo molas!.”

Antonio Rojano (Dramaturgo)

Mi valoración de 2015: “Quiero ser optimista y pensar que el año que termina ha sido bueno para el sector teatral y que su salud muestra una franca mejoría, aunque sólo sean unas décimas de fiebre las que han aligerado su enfermedad. Artísticamente, la diversidad de propuestas y la coexistencia de nuevos espacios y salas así lo demuestran. Parece además que existe una franja de público muy interesada en la nueva dramaturgia española y eso para un “autor vivo” siempre es una buena noticia. Aún así, pienso que todavía queda un largo camino por hacer. Hay que enfrentar los nuevos problemas que estamos creando: evitar la precarización laboral, abandonar los excesos de la multiprogramación y crear un sistema sostenible para todo el sector.”

Mi deseo para 2016: “Espero un 2016 en que dejemos a un lado la endogamia –teatro para gente de teatro- y seamos capaces de hacer llegar nuestras propuestas a un público más amplio, demostrando que la cultura también es una opción de ocio como ocurre en otros países europeos. Que los teatros institucionales abrieran sus puertas al riesgo tampoco nos vendría mal.”

Víctor Velasco (Director)

Mi valoración de 2015: “La situación de las artes escénicas ha sido (y sigue siendo) calamitosa. Se mantiene la tendencia de los últimos años: la palmaria y progresiva destrucción de nuestra actividad. Las circunstancias de nuestra profesión siguen sin estar reflejadas en políticas y/o leyes acordes a la naturaleza de la misma. El meritorio florecimiento de talento y capacidad, que no es sino resistencia, que se viene sucediendo en nuestros escenarios en los últimos años NO es consecuencia de la precariedad. El respaldo del público, esa comisión autorizada de la sociedad, pese a las dificultades que se le imponen, tampoco. Pensar así, sería propio de un pensamiento jibarizado.”

Mi deseo para 2016: “Que si no se ocupan de nosotros (a veces parece que se desocupan), lo hagamos nosotros. Ocuparnos de y en nosotros mismos. O al menos de aquello que esté en nuestras manos mejorar. Que no es poco. Que dejemos atrás la queja y el sálvese quien pueda y nos pongamos en acción para defender nuestra actividad común como instrumento crítico de la sociedad. Y recordar a Gómez de la Serna cuando escribía que si las pirámides hubiesen sido de azúcar, ya se las habrían comido los pueblos.”

Crismar López y Joaquín Navamuel (Dueños de la sala Biribó)

Nuestra valoración de 2015: “2015 ha sido sin duda un año de altibajos. Funciones llenas y otras a las que casi no viene público. Un año de proliferación de salas, entre ellas la nuestra, porque sin duda el arte está en ebullición. Autores, compañías y salas no dejan de crear y crecer. Un año donde también nos retumba en la cabeza el IVA cultural, el convenio de actores….”

Nuestro deseo para 2016: “A 2016 le pedimos que la administración nos tenga más en cuenta y que se acerque a nuestra profesión, que nos ayude a regular la Seguridad Social, las licencias, las subvenciones y por supuesto, que bajen el IVA cultural que ahoga a las empresas y empresarios lenta y silenciosamente. Que la recuperación sea palpable para que la gente pueda acudir al teatro sin hacer un agujero en su bolsillo. Que en 2016 el arte siga creciendo, que se siga creando y luchando por llevar a cabo producciones y sobre todo le pedimos compañerismo, porque unidos somos más fuertes. “

Estrella Savirón (periodista de teatro)

Mi valoración de 2015: “Nadie puede negar que desde que comenzó la crisis y durante este 2015 el teatro ha estado en un estado de efervescencia absoluta, compañías, salas grandes y pequeñas, actores, actrices, técnicos, distribuidores, etc lo han dado todo para no morir y han hecho, en muchas ocasiones, que levantar el telón sea un auténtico acto de fe. Una situación muy dura que ha provocado que durante este año salas, compañías, etc., hayan tenido que rendirse ante la evidencia de la precariedad de la situación actual y finalmente, tirado la toalla.”

Mi deseo para 2016: “¿Qué desearía para 2016? La dignificación de las condiciones laborales de TODOS los involucrados en la creación, puesta en marcha y ejecución de proyectos, y seguir con la apuesta de presentar propuestas de calidad. Pero también hay una petición para el espectador, porque todos tenemos espacio de acción, incorporar el teatro y la cultura en general como algo cotidiano en nuestra vida, el teatro nos hace vivir vidas que nunca conoceríamos, nos emociona, nos hace soñar, pensar, cuestionar…”

Alberto Conejero (Dramaturgo)

Mi valoración de 2015: “En el 2015 las artes escénicas, como el resto de disciplinas y lugares que son reservorios de la reflexión y del vuelo del espíritu, han tenido que resistir el ninguneo y desprecio a las que, en contadas excepciones, han sido sometidas por los distintos gobiernos. El IVA cultural del 21 % es el emblema de este ataque a nuestro pasado, a nuestro presente y, ante todo, a los ciudadanos del futuro.”

Mi deseo para 2016: “Para el 2016 quiero un Gobierno que desee ciudadanos libres y críticos, que devuelvan la Filosofía a las aulas, que facilite el acceso de todos a la cultura como una inversión intangible pero infinita en sus frutos; que recuperemos el deseo de un relato común, de un sentido de comunidad ciudadana en el que el teatro siga siendo esa asamblea fundamental que nos permita, en una experiencia poética compartida, seguir preguntándonos qué somos y cómo vivir del mejor modo juntos.”