Público
Público

We Are Standard: punk bailable made in Spain

  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Deu Txakatergi, vocalista de We Are Standard, aparece con unas gafas de sol y una camiseta de 'I love NY'. Acaban de llegar de EEUU, donde han dado dos conciertos en el CMJ, el festival de música de Nueva York. Están visiblemente cansados, pero la promoción del nuevo disco manda sobre las horas de sueño.

Dont let the children play around contiene nueve cortes que ellos mismos definen como 'cojonudos'. 'Grabamos doce, así que aún nos quedan temas en la recámara, pero la gente ya no aguanta canciones como las de Jethro Tull', sostiene Deu. Lo cierto es que siguen destilando la misma pasión por el ritmo y el baile que ya demostraron en su primer disco, 3.000 V-40.000 W. 'Mi novia cree que no he madurado nada desde entonces, pero hemos aprendido mucho', señala. El single Last time ha significado mucho para Deu, que ha abandonado el estilo 'punk chillón' para buscar un registro más amplio, con dosis de funk y de soul. Por ello, cree que las comparaciones con los Arctic Monkeys han perdido su sentido.

James, su anterior guitarrista, se fue a vivir a Roma, así que se trajeron a Jon Aguirrezabalaga desde Barcelona. 'Nos aporta mucho a nivel técnico, yo no sé ni solfeo', confiesa Deu. Pero lo que no cambia es su potencia en directo con dos baterías, síntoma de su apuesta por el baile.

En este trabajo, se han codeado con los grandes. Se han puesto en las manos de Andy Gill, productor, entre otros, de The Futureheads o Red Hot Chili Peppers, y guitarrista de la banda de punk Gang of Four. 'Queríamos alguien de renombre que nos diera empaque y categoría a la hora de vender el disco fuera', explica Deu. También hay una remezcla del DJ Arthur Baker, productor de New Order.

El éxito de esta banda vizcaína radica precisamente en dejar de lado las comparaciones. 'No somos mejores ni peores que un grupo de Londres. En Euskadi tenemos muchos complejos. Van de cosmopolitas, pero seguimos siendo unos boinas', critica Deu. Se llevan 'grupos con mensaje político y el palestino chungo', comenta, pero 'ser vasco no se demuestra cantando, es algo interior'.

Aún recuerdan sus inicios con la maqueta que presentaron en el Villa de Bilbao hace tres años. El certamen supuso un trampolín para grabar su primer disco. Bajo el nombre de Standard publicaron 3.000 V-40.000 W. Después lanzaron Impossible mixes, con cuatro remezclas, una versión de The Velvet Underground y tres vídeos.