Público
Público

Wiesenthal trabajó para el Mosad

Una biografía revela que el cobró por ello y se sintió "frustrado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cinco años después de la muerte de Simon Wiesenthal se acaba de revelar que el popular cazanazis que consagró gran parte de su existencia a la persecución implacable de criminales del Tercer Reich por todo el mundo, también trabajó para el Mosad y para la agencia israelí precursora del Mosad, y que a cambio recibió un modesto salario.

El historiador israelí Tom Segev, que ha estudiado la vasta información y correspondencia que durante años se originó en la embajada de Israel en Viena, donde residía Wiesenthal, y en el ministerio de Exteriores israelí, ha dicho a Público que fue 'un personaje fascinante' que en vida 'se sintió frustrado y amargado' porque creía que el Mosad no comprendía su trabajo.

Segev acaba de publicar Wiesenthal. The Biography, un libro que está destinado a convertirse en best seller. Para el historiador, esta información está recogida en numerosos documentos oficiales de la época y ha sido confirmada por tres agentes del Mosad que trataron con Wiesenthal durante la posguerra.

'La frustración y la amargura de Wiesenthal alcanzaron el cenit en 1953, cuando encontró a Adolf Eichmann, informó de ello a los servicios secretos israelíes, pero estos no consideraron conveniente detenerlo'. Eichmann, a quien se ha calificado de 'arquitecto de la solución final', con la que los nazis perseguían el exterminio de los judíos, fue capturado en Argentina por el Mosad en 1960 y juzgado y ejecutado en Israel.

'El Mosad tenía entonces otras prioridades', dice Segev. 'En aquellos años, para el Mosad lo más importante era perseguir las actividades de los neonazis, porque se consideraban más peligrosos para los judíos que los criminales de guerra, como era el caso de Eichmann'. Según Segev, otra gran frustración de Wiesenthal fue la infructuosa persecución de Josef Mengele, un oficial de las SS y médico en el campo de Ausch-witz-Birkenau que eludió a sus perseguidores, especialmente Wiesenthal, y murió en Brasil en 1979.