Público
Público

El amarillo y el rojo dominan el logotipo de la final de Madrid

La final de la Liga de Campeones se disputará el sábado 22 de mayo de 2010 en el Santiago Bernabéu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La UEFA, la Federación Española de Fútbol (RFEF) y el Real Madrid se han unido este viernes para presentar el logotipo de la final de la Liga de Campeones 2010 en el Bernabéu, un diseño que combina los tonos rojo, amarillo y verde con símbolos de la capital.

La final, cuyo embajador será Emilio Butragueño, se jugará por primera vez en sábado, el 22 de mayo de 2010 en el Santiago Bernabéu, e irá precedida de una semana de eventos deportivos y de la final femenina de la competición, el día 20 en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe.

La forma de la Copa como imagen central, rodeada de motivos del Santiago Bernabéu y símbolos de Madrid como la Puerta de Alcalá, en tonos rojos, amarillos, verde y tierra son desde hoy el diseño visual de la final, que pretende 'plasmar la pasión y la energía de la ciudad', según la UEFA.

'Queremos convertir cada final en algo único, por eso su identidad es distinta cada año. Es de justicia futbolística que la reina de las finales vuelva a una de las ciudades que más han contribuido a la competición', declaró Giorgio Marchetti, director de competiciones de la UEFA.

Marchetti recordó las otras tres finales celebradas en el Bernabéu, la de 1957 con victoria del Real Madrid sobre el Fiorentina, la de 1969 con triunfo del Milan sobre el Ajax y la de 1980 cuando el Nottingham Forest ganó el título frente al Hamburgo, destacó que la de este año será la primera final en sábado.

'Este cambio en la tradición está inspirado en el deseo de ver a más familias y más niños en el partido, que no será distinto a los años anteriores en el terreno deportivo cuando los dos mejores equipos de Europa se enfrenten', añadió.

El secretario general de la RFEF, Jorge Pérez, que recordó que esta final 'está muy arraigada al fútbol español, reconoció que la adjudicación de la misma a un estadio español fue un motivo de ilusión pero 'también una responsabilidad'.

También tuvo palabras de agradecimiento por la elección de la sede y su nombramiento como embajador de la final Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del Real Madrid, en el que jugó durante doce temporadas pero no ganó el título.

'A lo largo de la historia ha habido extraordinarios jugadores en el Real Madrid y soy yo el que estoy aquí para ser embajador de un partido que no tiene parangón. Es un grandísimo honor. Cuando yo era jugador la última Copa que había ganado el club había sido en 1966. Nosotros jugamos semifinales, por eso hoy la anhelo más', concluyó.