Público
Público

Aranzubía empata para el Deportivo

El portero del Deportivo marcó gol a la salida de un córner en el minuto 95 (1-1). Osasuna se dio un festín con el Espanyol, 4-0.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un gol del meta Dani Aranzubia en el tiempo de prolongación, ha dado al Deportivo de la Coruña un importante empate que alivia la situación de los gallegos a costa de la UD Almería, un directo rival en pos de la permanencia.

Cuatro minutos le sobraron a la UD Almería para mantener su buena racha en casa en los últimos partidos: un empate contra el Madrid, una victoria contra Osasuna y Espanyol. Los almerienses dispusieron de las únicas ocasiones claras de gol como consecuencia del buen estado de forma del argentino Pablo Piatti, que fue el que amasó las ocasiones rojiblancas.

El Deportivo, agazapado en busca del contragolpe, lo intentó por la banda izquierda con Adrián buscando y creándole problemas a Marcelo Silva, pero éstos no pasaban de ahí, mientras los de Oltra dispusieron de dos oportunidades de Uche, una en el 23, tras un balón que remató mal M'Bami, y otra en el 32 con asistencia del camerunés.

De salida, en la segunda parte, el Almería salió a sorprender y lo consiguió con su arma fundamental, la del fútbol al contragolpe. Pablo Piatti, en el 47, fue el goleador, tras un pase de M'Bami. El argentino se hizo con el balón escorado a la parte derecha y buscó la escuadra izquierda para poner a su equipo en el camino del triunfo.

Al Almería se le acabaron las opciones a falta de quince minutos. A partir de entonces, sólo supo defender. Pablo Piatti se retiró con molestias y sólo le quedó defender el resultado, mientras Oltra acumuló hombres en el centro del campo tratando de amarrar la victoria.

Sin embargo, ésta la puso en entredicho Pablo Álvarez, que tuvo la ocasión más clara en el 89, con un disparo de falta desde el lateral izquierdo del ataque deportivista que Alves despejó a córner. Cuando todo parecía sentenciado, un error rojiblanco provocó un córner que, sacado por Pablo Álvarez, lo remató solo Dani Aranzubia y puso las tablas en el último suspiro.

4-0. Hacía demasiado tiempo que la afición 'rojilla' no disfrutaba de una goleada así. José Luis Mendilibar se estrenó como entrenador de Osasuna con goleada al Espanyol gracias a Javier Calleja y a Javad Nekounam, autor de dos goles. Un resultado que acaba con su mala racha liguera.

Los 'rojillos' resolvieron a balón parado, en tres saques de esquina, todos ellos botados por Calleja, la principal apuesta de Mendilibar, ya que apenas jugaba con Camacho. En el primero Nekounam goleó de cabeza, en el segundo córner Duscher hizo penalti al darle al balón con la mano. Nekounam transformó la pena máxima. Y en el tercer saque de esquina, Soriano tocó de cabeza al segundo palo para que Lolo estableciera el 3-0. El propio Soriano cerró la cuenta al rematar un centro de Masoud.

Osasuna fue administrando los esfuerzos y cogió de nuevo aire para los últimos minutos de la primera parte, en los que sumó varios remates peligrosos, aunque Masoud, Nekounam, Pandiani y Calleja no acertaron a finalizar, para dejar abierto el partido para la segunda mitad.

Mauricio Pochettino, técnico del Espanyol, decidió cambiar la banda izquierda para el inicio de la segunda parte. David García y Callejón se quedaron en el vestuario y entraron al campo Dátolo y Javi López, quien se puso de lateral derecho, con lo que Chica pasó al lateral izquierdo.

Sin embargo, no hubo tiempo para comprobar la efectividad de los cambios. Poco después de un libre directo alto de Luis García, Duscher colaboró con Osasuna al hacer un infantil penalti tras despejar con la mano el balón lanzado por Calleja desde el córner. Nekounam transformó el penalti con seguridad.

El Espanyol no pudo ya meterse en el partido ante un Osasuna crecido, que tuvo minutos de brillantez. Los locales volvieron a sacar partido de la estrategia, en un nuevo saque de esquina que finalizó Lolo, mientras que Soriano cerró la cuenta tras un centro de Masoud.El Villarreal perdona y el Málaga se lleva un punto de El Madrigal

El Villarreal dejó escapar dos puntos de oro, en su lucha por la tercera plaza, tras empatar a un gol ante el Málaga. El equipo de Manuel Pellegrini realizó un encuentro discreto en ataque, pero gracias a los errores del Villarreal, arrancó un valioso punto en la lucha por la salvación.

La primera parte acabó con la ventaja mínima para el Villarreal. El gol que fue lo más destacado de la misma, ya que se vivieron unos primeros 45 minutos de más tensión y trabajo que de fútbol, en la que ambos porteros tuvieron muy poco trabajo. Por su parte, el Málaga se mostraba tranquilo al no sufrir en su arco y apostaba por encontrar algún balón dividido, con el que sorprender con velocidad a la contra.

Ante esta coyuntura daba las sensación que sería una jugada individual o de estrategia, la que podría abrir el partido. La jugada llegó pasada la media hora, en la primera llegada clara del Villarreal, que aprovechó el argentino Marco Ruben para anotar a placer una asistencia de Rossi.

Se estiró el Málaga en los últimos diez minutos para encerrar al los locales en su área. Pero esa alegría abrió el camino para los contragolpes del equipo local, que con Nilmar, pudo marcar el segundo antes de buscar los vestuarios.

En el tramo final del choque, el Málaga consiguió el empate en un contragolpe, tras una buena salida por banda del venezolano Rondón que remachaba el uruguayo Sebas Fernández a placer. El gol vino precedido por la polémica, ya que en la jugada anterior se pidió un claro penalti a Nilmar, por empujón de Eliseu.

Un gol de penalti de Pinillos a tres minutos del final, dio los tres puntos al Racing de Santander, que venció al Getafe en un partido horrible, aburrido y carente de emociones a lo largo de los 90 minutos.

Tuvo que ser Giovani Dos Santos quien revolucionara un choque para olvidar. El mexicano del Racing saltó durante la segunda parte para aportar algo de electricidad a un partido duro para cualquier espectador. Provocó el penalti que aprovechó Pinillos y eso fue suficiente, porque no hubo nada más. Suyo es el mérito.

Faltaron las emociones en los primeros 45 minutos. Los datos son incontestables. En todo ese tiempo, el Racing pudo disparar una vez a portería. Lo hizo Kennedy, en el primer cuarto de hora. Jordi Codina sólo tuvo que poner sus puños para evitar el gol. No hubo más. Ni por parte del conjunto cántabro ni por parte del Getafe. Ni un disparo de los hombres de Míchel. Mucho toque, mucho desplazamiento, pero nada más. Desesperante para el público, que acabó el primer periodo entre bostezos.

En la reanudación nada cambió. Getafe y Racing se empeñaron en intentar batir el récord de nulidad de cara a la portería rival. Como en el primer acto, apenas hubo nada que reseñar en las áreas.

El Getafe fue incapaz de disparar entre los tres palos en 90 minutos. Sólo una incorporación de Miku al final creo tensión en las filas cántabras, que asustaron con un córner que acabó con el balón en el fondo de la portería defendida por Jordi Codina. El asistente interpretó que había fuera de juego en el remate de Giovani y ahí casi se acabó todo.

Al final, el premio se lo llevó el menos malo y fue gracias a un penalti que transformó Pinillos a tres minutos del final. Con el gol del capitán cántabro el Racing se aleja más del descenso, mientras que el Getafe pierde el séptimo puesto, último que daba derecho a jugar en Europa.