Público
Público

"Argentina no va a jugar como el Barça"

Carlos Bilardo. Director técnico de Argentina. Es el Hierro de España, pero sin tanto poder

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carlos Bilardo espera. Ya está formado el comité ejecutivo que en teoría debe escoger el nombre del nuevo seleccionador argentino de entre los tres o cuatro candidatos que Bilardo propone. Suenan dos de sus pupilos: Russo y Sabela. Parafernalia en el fondo: decidirá, como siempre, Julio Grondona, el presidente.

¿Batista está entre los nombres que propone?

No digo nada. Las cosas le han ido bien, pero no digo nada.

Batista dice que Argentina tiene que jugar como el Barça para que Messi rinda a tope. ¿Están convencidos en la AFA de eso?

Messi ya demostró que es un gran jugador. Yo hace dos o tres años le dije: 'Para quedar en la historia, tienes que ganar un Mundial'. Es un gran jugador pero le falta consagrarse.

¿Pero comparte la tesis?

A Messi le veo muy bien en los entrenamientos. Creo que va a rendir y va ser mucho más.

¿Pero, por el bien de Messi, apostará Argentina por tener el estilo del Barça?

No, no, no. Un equipo tiene que tener el estilo de los jugadores que posee.

¿Cómo es ahora su relación con Maradona?

Estamos callados. Ni yo le llamo ni el me llama.

¿Una relación amor-odio?

Es así desde el año 83.

Maradona dice que usted lo mató por la espalda.

No, los dos teníamos contrato hasta el año que viene. Después no sé qué paso, su contrato lo habían modificado, lo hicieron por un año menos. Yo no tenía nada que ver.

¿Le duele?

Hemos tenido mucho juntos... El fútbol es así; mañana juntos, hoy no. Siempre es duro.

¿Volverán a hablarse?

No sé, eso no se sabe

Argentina fue al Mundial con grandes delanteros y pegada, pero sin fútbol ni centrocampistas creativos. ¿Qué está pasando?

Esa clase de jugadores está desapareciendo.

Ahora que el fútbol es muy físico, ¿cómo explica que lo domine un equipo de toque como España?

España encontró siete jugadores que están bien, bien: los del Barça. Han rendido perfecto y son del mismo estilo. Iniesta, Xavi, Busquets son de tocar continuamente. A veces se da una generación así, como en la Colombia de Valderrama. Ya veremos en el futuro.

¿Con su visión, le gusta el fútbol de toque de España?

Con mi selección, yo tenía cuatro o cinco charlas tácticas y una era: 'Los de azul y blanco se la pasan a los de azul y blanco y la meten en el arco donde no está la persona que hoy almorzó con nosotros'. Más sencillo no hay. Pero ahora eso es muy difícil porque hay muchos jugadores en el centro del campo. En los saques del arquero, hay 20 jugadores ahí.

¿Y cuál es la solución?

Tener habilidad, que es lo que no se logra. Se tiene físico, se tiene de todo, pero los jugadores tienen que ser habilidosos y practicar mucho más con la pelota. Hay que empezar a trabajar con los críos.

¿Los ordenadores crearon al entrenador de laboratorio?

No, se puede cambiar tácticamente, pero el juego a balón parado hay que trabajarlo. Eso lo hacía Zubeldía en el año 67. Una vez Zubeldía nos levantó a los cinco de la mañana, nos llevó a una fábrica y nos dijo: 'Eso es trabajar, ustedes son unos privilegiados'.

¿Cuánto hay de mito y de verdad en aquel Estudiantes de Zubeldía con fama de pendenciero y malas artes?

Era un equipo no grande que ganaba, ganaba y ganaba. Dejó en el camino a muchos equipos poderosos que tenían el apoyo de las televisiones. No pinchábamos con alfileres, como dicen. Si le pinchas a un rival, se te vuelve y te da un cachetazo. Se decía porque había que bajar a un equipo pequeño que no vendía periódicos en la capital.

¿Tampoco ordenó usted a un masajista que le diera de beber de una botella con líquido en mal estado a Branco en el Mundial 90?

No, no, no. Eso es como todo lo que se decía de Estudiantes, es la prensa Nosotros decíamos una cosa: 'Si ustedes no quieren hablar de nosotros, no hablen, pero no nos maten'.

¿De qué se considera precursor?

De jugar con tres defensores, cinco centrocampistas y dos delanteros. La revista World Soccer la eligió como la última táctica del siglo XX.

¿Cuál es su proyecto para regenerar al fútbol argentino?

Tengo pensado hacer lo que hice en el año 70 en Estudiantes: recorrer todo el país buscando jugadores. Después lo hice en Colombia y apareció Valderrama. Colombia no tenía técnicos nacionales, empezamos a formarlos y salieron Maturana, el Bolillo Gómez... Me entendieron el mensaje. Jugaban los rodillones, la cacharrería... Quitamos a esos y pusimos a jugar a los juveniles. En la AFA ahora quiero hacer lo mismo. Había visto a Redondo, Simeone, Cáceres, Troglio, Caniggia, Balbo, con 16 años. Los fui haciendo, haciendo Ahora ya hemos abierto 15 centros de tecnificación por el país. Se filma todo.

Un trabajo, en el fondo, para los grandes clubes europeos, con ojeadores en todas partes.

Se estudia evitar eso, pero es difícil. Escuché una vez a Weah decir que se sentía mal, porque veía llegar un avión que se llevaba a 100 compatriotas y regresaban 95. Es imposible parar eso por ahora. Con el tiempo va a haber que tomar una decisión firme, porque hay jovencitos de 14 años que van solos y no corresponde; se gana un futbolista, pero se pierde una persona.