Publicado: 13.01.2016 23:17 |Actualizado: 13.01.2016 23:17

El Athletic pasa a cuartos de la Copa del rey a costa de un flojo Villarreal

La joven perla del equipo vasco, Iñaki Williams, hace el único gol de un encuentro (0-1) en el que los locales no merecieron en ningún momento pasar de ronda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El delantero del Athletic Iñaki Williams (d) intenta arrebatar el balón al defensa del Villarreal Adrián Marín, durante el partido de octavos de final de la Copa del Rey que disputan hoy en el estadio EL Madrigal. EFE/Doménech Castelló

El delantero del Athletic Iñaki Williams (d) intenta arrebatar el balón al defensa del Villarreal Adrián Marín, durante el partido de octavos de final de la Copa del Rey que disputan hoy en el estadio EL Madrigal. EFE/Doménech Castelló

VILLARREAL.- El Athletic Club ganó en Villarreal por 0-1 con un gol de Iñaki Williams, lo hizo con cierta suficiencia y tranquilidad, ante un equipo local que pareció no creer nunca en sus posibilidades, y se clasificó para los cuartos de final de la Copa del Rey.

Así ya desde el principio se vio a un Athletic más intenso y más metido en un partido, en el que tras el gol de Williams ya no tuvo más historia. Salió el Athletic desde el principio con más fuerza al campo del Madrigal, lo que le hizo ser dominador del partido desde el pitido inicial.

Los de Ernesto Valverde presionaron arriba, logrando desde el primer momento que el joven equipo local no encontrara la posición en el campo y se le notara nervioso. Ello hacía que las llegadas se decantaran de parte de los visitantes, que con balones a Aduriz, y con la velocidad de Williams, generaban problemas.



Ya a los diez minutos la tuvo el mismo Williams, quien lanzó un ajustado disparo que a punto estuvo de ser el primer gol del partido. Ese dominio y esa alta presión de los vascos no permitían al Villarreal tocar y buscar la portería rival, dejando un partido plácido para los de Valverde.

Daba la sensación de que el gol estaba muy cerca de un equipo, que sin generar grandes ocasiones, si que rondaba el área con asiduidad. Y todo ello llevó a que en una de esas jugadas, Susaeta dejara a Williams mano a mano con Barbosa, para que marcara el primer gol del partido a los veinte minutos.

Un gol que espoleó a los amarillos, que buscaron con Nahuel y Castillejo generar el peligro que hasta ese momento no habían hecho. Y así llegaron un par de llegadas al área, aunque Herrerín no llegó a sufrir de verdad.


La segunda parte parecía un calco de la primera, con un Athletic dominador y un Villarreal sin garra. Pero las cosas cambiaron, ya que los locales aumentaron la presión y la intensidad, lo que equilibraba el partido​

Tras estos minutos de más intensidad, los visitantes recuperaron la pelota y buscaron esconderla para bajar el ritmo del partido. Así transcurrieron los últimos minutos en los que no se generaron ocasiones, y en los que las sensaciones eran las de un control claro del Athletic Club. Los segundos cuarenta y cinco minutos parecían un calco de la primera parte, con un Athletic dominador y un Villarreal sin garra. Pero las cosas cambiaron, ya que los locales aumentaron la presión y la intensidad, lo que equilibraba el partido.

Castillejo intentaba y lograba desbordar por banda, lo que propiciaba que la defensa del Athletic tuviera más problemas. Pero a pesar de esas sensaciones, los locales no llegaban a generar verdadero peligro. Así pasaban los minutos y con ello llegaba el cansancio, por lo que las opciones del Villarreal se iban diluyendo.

Marcelino decidía dar entrada a jugadores como Soldado, Jonathan Dos Santos y Denis Suárez, pero ni con esas llegaba el peligro para los locales. Mientras y a falta de diez minutos, volvían los problemas para Bailly, quien ya acabó la primera parte con problemas en su hombro, que se reproducían en la recta final de la segunda.