Público
Público

¿Por qué los atletas famosos son del PP?

La lista, con la excepción de Fermín Cacho en el PSOE, es apabullante: Antón, Bragado, Marta, Sandra Myers, Ruth Beitia, Carlota Castrejana, Colomán Trabado..., todos trabajan o han trabajado para el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El deporte siempre pretendió ser apolítico, un lugar neutral', explica Manuel García Ferrando, catedrático y coautor del libro 'La sociología del deporte' (Alianza Editorial, 2009). 'Hablamos desde los movimientos fundacionales del sentimiento olímpico y desde las primeras federaciones, en el siglo XIX, de un sitio común de encuentro donde se mezcla, entre el público, gente de convicciones dispares unida por un colectivo'. Sin embargo, hoy en día, ya no es así y el atletismo es una de sus pruebas. No hay un deporte que genere tanta cantidad de políticos vocacionales con una particularidad. Excepto Fermín Cacho, que hace años se presentó en la candidatura socialista al ayuntamiento de Andújar (Jaén) y apoyó a Rodríguez Zapatero, todos los demás atletas, que han hecho carrera política, pertenecen al Partido Popular. La pregunta es por qué esta rotunda coincidencia. ¿Como es posible que tantas ideologías se pongan de acuerdo en un mismo deporte?

Quizá la premonición estuvo en 1983 cuando Felipe González, como presidente del gobierno, ofreció un puesto en el PSOE a Colomán Trabado, que acababa de proclamarse campeón de Europa de 800 metros. Pero el atleta, que entonces era modélico por su manera de pensar ('prefiero conducir un Opel Kadett a un deportivo y dedicar el poco dinero que ganó a pagar la hipoteca de un piso'), lo rechazó. Sin embargo, una vez ya retirado, Colomán pidió una excedencia en su trabajo. Era director comercial de la firma 'Aguirre y Cía', una compañía fundada por el abuelo de Esperanza Aguirre, y se incorporó a la política como militante del PP. Fue el auténtico pionero y, de hecho, hoy es diputado de la Asamblea de Madrid. Pero ya no sólo se trata de valorar su trayectoria, sino de que la mayoría de atletas posteriores a Colomán Trabado, que se han dedicado a la política, también lo hacen en nombre del PP. Así que hay que volver a preguntarse por qué.

Nunca se sabrá si es por ideología o, simplemente, por oportunismo. Pero no es fácil olvidar aquellas declaraciones de Marta Domínguez en 2003, la primera vez que se presentó a las elecciones para el Ayuntamiento de Palencia. Entonces dijo que también podría haberlo hecho por el PSOE, si se lo hubiesen pedido. Un acto de inexperiencia que la obligó después a justificarse. 'La gente debe saber que no me he metido en este mundo para beneficiarme de nada', dijo. 'Soy autosuficiente'. Pero Marta, que estuvo hasta 2007, acabó decepcionada. 'Cuando estás en la oposición poco puedes hacer'. Sin embargo, en las últimas elecciones, Rajoy le pidió que volviese y ella, que en su día se retiró diciendo que 'la política ya no me atrae', volvió 'para llevar', dice, 'la voz de los palentinos a Madrid'.

En realidad, lo de la vocación es una pregunta muy complicada. De hecho, cuando a Jesús Ángel García Bragado, que es el líder del PP en la oposición en el Ayuntamiento de Sant Adriá de Besós, le preguntaron por esa vocación, declaró: 'Mi idea es estar otros cuatro años y ayudar a que en Sant Adrià el próximo alcalde sea popular'. No dijo nada más el legendario marchador, quien acepta que 'la política nos cambia a todos'. Ante eso, su manera de defenderse 'es la de cambiar lo menos posible para hacerlo lo mejor posible'. Pero, en cualquier caso, no acepta generalizar. 'Creo que la política y el atletismo se parecen en la mentalidad competitiva. Otra cosa es que sea lo mismo. Quizá como político sea más difícil y hasta puede que parezca más fácil confiar en un atleta. Pero yo, que conozco los dos mundos, prometo que hay atletas con los que no iría ni a cobrar la Primitiva. Por eso no acepto tópicos. Creo que, como todo en la vida, hay atletas y atletas, políticos y políticos'.

El caso es que Carlota Castrejana, que fue campeona de Europa en pista cubierta en triple salto en 2007, también pertenece al PP como Directora General de deportes de la Comunidad de Madrid. 'El deporte cubrió todas mis necesidades y me ha ofrecido una vida resuelta económicamente, pero después existen otras inquietudes', justifica. Y no es la única que lo hace, porque ahí está Ruth Beitia, la última campeona continental de salto de altura, que también pertenece al PP como secretaria primera del Parlamento de Cantabria. O Abel Antón, el excampeón mundial, que es integrante del Senado por Soria, desde las últimas elecciones, y que antes llegó a ser concejal de Deportes.

 

Hay más casos de atletas como la legendaria velocista Sandra Myers, concejala de educación en el Ayuntamiento de Salamanca y antes diputada en la Asamblea de Madrid, o el exlanzador de peso Manolo Martínez en las elecciones municipales de León en 2003. O Niurka Montavo, aquella saltadora de longitud. También era del PP como Sandra o como Manolo quien, eso sí, descubrió rápido que su vida estaba en otra parte. 'No valgo para esto', declaró tras una aventura de seis meses. 'Hay que tener más estómago del que tengo'. El caso es que él fue uno más de los atletas que el PP invitó a la política, una tradición, en cualquier caso, curiosa y que no tiene una razón específica. Ruth Beitia, que ha estudiado Fisioterapia, considera que su carrera política nace del compromiso. 'Creo que los jóvenes deberíamos tener un poco más de inquietud por nuestro mundo. Tendríamos que prestarle más atención a la política'. 'Hay que trabajar por lo que se cree y yo quiero ayudar a la gente'.

Es evidente que no es una casualidad que el atletismo genere tantos políticos. Suele ser gente preparada. Sandra Myers es doctora en Música en la Universidad Autónoma de Madrid; Carlota Castrejana es abogada y, antes de llegar a la política, formó parte del prestigioso bufete Gómez-Acebo & Pombo y fue vicepresidenta de la Federación de Atletismo; García Bragado ha estudiado Podología; Marta Domínguez es maestra en Educación Física... Pero, en cualquier caso, no son políticos al uso, porque muchos de ellos siguen compitiendo. Como por ejemplo, la misma Marta Domínguez que, aunque se haya retirado de la pista, medita su paso al maratón. Pero es que, aunque ya estén oficialmente retirados, como es el caso de Abel Antón, la necesidad de hacer deporte no se la quita nadie. 'Si estoy dos días sin correr, ya lo echo de menos'. La auténtica casualidad, por lo tanto, es que todos sean del PP. Una pregunta para la que no existe una respuesta, porque en el fondo 'lo importante es trabajar por el deporte' y, en el caso de Marta Domínguez, la clave (ya lo dijo ella) es que el PSOE no se lo pidió antes.