Público
Público

Barrufet se despide a lo grande

El portero deja la selección con el bronce olímpico. Demetrio Lozano suma su tercera medalla en unos Juegos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El portero español David Barrufet se ha despedido hoy de la camiseta española de balonmano con una medalla de bronce, que corona una trayectoria profesional llena de éxitos, mientras que su compañero de selección Demetrio Lozano sumó su tercer metal en unos Juegos Olímpicos.

El veterano lateral izquierdo, que regresó esta temporada al FC Barcelona tras su paso por el Kiel y el Portland San Antonio, sumó hoy su tercera medalla tras las conquistadas en Atlanta 1996 y Sydney 2000, convirtiéndose en el único con tres preseas olímpicas en su haber. Pero, además, a los 32 años, Lozano aglutina en su palmarés el fiel reflejo de la actual 'edad dorada' del balonmano español.

Un ciclo que comenzó con el oro mundialista logrado en 2005 en Túnez, que prosiguió con el subcampeonato de Europa en 2006 y que rubricó hoy en Pekín con un brillante bronce olímpico después de un torneo con altibajos. Así, Lozano vivió la primera medalla olímpica para nuestro balonmano en Atlanta'96. Allí, España logró un bronce ante Francia.

Cuatro años más tarde, el conjunto nacional de nuevo cayó en semifiales, esta vez el rival por el bronce en Sydney fue Yugoslavia. Ahora, llega el tercer bronce contra Croacia tras un resultado de 29-35, una medalla que corona a una generación de jugadores entre los que también tiene un peso muy importante el portero David Barrufet.

El arquero español jugó hoy sus últimos minutos con la camiseta nacional para despedirse con su segunda presea, tras la lograda en Sydney. El meta azulgrana pone así punto final a una trayectoria de más de 250 partidos con el combinado nacional de la mejor manera posible.

 

Barrufet que el balonmano español se ha diferenciado en los últimos años por tener la capacidad de creerse que es 'tan bueno como los demás', y añadió que tras más de doscientos partidos como internacional se va sin haberle 'faltando nada, disfrutando mucho y con la suerte de acabar así'.

Barrufet explicó que el cambio en el último minuto del partido disputado hoy ante Croacia, fue posible al entrar en sustitución de Hombrados, después de que don Iñaqui Urdangarín se lo recordara desde el palco al técnico del Ciudad Real.

'Son dos amigos míos, siempre quieren lo mejor', apuntó el meta, que añadió que en el partido de su retirada tuvo las sensaciones de un encuentro 'normal', ya que 'mientras jugaba sólo pensaba en que era un partido normal. 'Me voy muy contento con la medalla de bronce', confesó el jugador, que recordó sus inicios con la selección española en el año 1990 en un torneo contra Polonia en Cádiz, con triunfo local.