Público
Público

La batalla del 10.000

El duelo entre Inglaterra y España en la prueba de las 25 vueltas marca la primera jornada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Es la fiesta de Europa. Los atletas del viejo continente no podían esperar más. Después de los Mundiales de Osaka (2007) y Berlín (2009), y a medio camino entre los Juegos de Pekín y de Londres, el atletismo europeo, con récord de participación 1.600 atletas y 50 países, mide desde hoy y hasta el domingo sus fuerzas a nivel doméstico en Barcelona.

El imparable avance africano y caribeño, basado en una superioridad genética incontestable, parece haber enviado a los europeos a otra dimensión, sobre todo en especialidades como la velocidad o las carreras de fondo. Esta semana, los mejores talentos europeos intentarán dejar su sello, en unos campeonatos que dominarán rusos y británicos. España también bate récord de participación con una selección hinchada que alcanza los 88 efectivos.

1.600 atletas de 50 países asaltan esta semana el Olímpico de Montjuïc

A las 8.05, cuando el calor aún no aprieta, invaden el asfalto los participantes en los 20 kilómetros marcha masculino. En cierto modo, Paquillo Fernández marcará la jornada de hoy. Por su ausencia. El marchador granadino, suspendido por dopaje, no estará en la salida y las expectativas de la selección española en esta distancia (que brinda medallas desde los tiempos de José Marín, en los años ochenta) recaerán en el murciano Molina, un atleta que ha hecho experimentos este año en el cambio de distancia pero ha regresado a los 20 kilómetros. Siempre es difícil apostar en una especialidad como la marcha, marcada por las amonestaciones, las descalificaciones y el escaso significado de los ránking. De todos modos, el ruso Borchin y el italiano Schwazer son los atletas más señalados para la medalla de oro.

La segunda final del día, la de peso femenino, se podría bautizar como el show de Bielorrusia, ya que Ostapchuk, Pravalinskaya y Mikhnevich, las tres representantes de la Rusia blanca han tomado al asalto las tres primeras posiciones del ránking del año. Ostapchuk es la gran favorita al oro, pues no en vano ha lanzado este año 20,95, exactamente un metro más que la segunda.

Tres bielorrusas acaparan la atención en la final de peso femenino

Pero la gran final de hoy llegará más tarde, en los 10.000. Una auténtica batalla entre españoles y británicos está anunciada en la prueba de las 25 vueltas, la más larga de cuantas se disputan en un estadio. El inglés Mo Farah, un atleta de origen somalí que se entrena a altitudes superiores a los 3.000 metros sobre el nivel del mar, es el gran favorito. Su compatriota Chris Thompson, uno de los mejores fondistas de raza blanca de todo el mundo, también ha logrado este año un gran crono. Frente a ellos está el trío español, compuesto por Ayad Lamdassem, un atleta de origen marroquí afincado en Lleida, Carles Castillejo, catalán, y Manuel Penas, gallego.

La lógica de las marcas apuntaría a que los británicos pueden acaparar el oro y la plata pero una carrera lenta (por encima de 28 minutos) aumentaría las posibilidades Carles Castillejo, un atleta con un final peligrosísimo.

Aunque estaba prevista, hoy no se disputará la primera ronda de eliminatorias de 1.500 metros masculinos, que ha sido finalmente cancelada. Los atletas disputarán directamente semifinales, lo que supone una excelente noticia para el sevillano Manolo Olmedo. Este menor desgaste beneficia al campeón de España, que procede de los 800 metros y posee por tanto una menor resistencia. Por el contrario, puede ser una mala noticia para Reyes Estévez, al que le hubiera beneficiado un mayor desgaste de sus rivales. Arturo Casado, por último, funcionará bien con sólo dos carreras. Los hombres del 1.500 siempre están bajo los focos, aunque no corran hoy.