Público
Público

Calderón dice que el incentivo es anecdótico

Según el presidente blanco "el Madrid no tira un duro"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La salida del laberinto blanco era más fácil de lo que presuponía el Madrid. Resulta que al final el incentivo de cobrar 150.000 euros por ganar siete encuentros consecutivos era la pócima mágica para olvidar la crisis del Real Madrid.

El viernes, la plantilla recibió la promesa y los jugadores han contestado a Calderón con dos partidos ganados y lo que es más importante no han encajado un tanto en 180 minutos. ¿Casualidad? Dentro de cinco encuentros se llegará a la resolución del caso. Los protagonistas pasan de puntillas. 'La prima, al final, es una anécdota. Nosotros administramos bien el dinero de nuestro club y no tiramos un duro', afirmaba Calderón a la conclusión del partido en Bielorrusia.

El presidente exhibía la victoria, cuando el resultado era adverso le tocaba a Mijatovic hablar de calma y serenidad. 'Estoy contento por todos los madridistas. La clasificación para octavos es muy importante y ya llevamos dos partidos sin encajar un gol. Hemos sufrido mucho, aquí hace frío y el Juventus no ganó en este campo', concluía Calderón.

Mientras, el partido sirvió para que Raúl inaugurase su cuenta goleadora en Liga de Campeones esta temporada. El capitán, que todavía no se ha manifestado sobre el tema de las primas, pedía paciencia y confianza para el equipo. 'Hemos cumplido el objetivo, que es lo importante. Salimos mentalizados, con tranquilidad. Aunque hemos marcado pronto, la verdad es que hemos sufrido hasta el final', señalaba Raúl que se mostraba sereno a la hora de valorar su estreno goleador: 'Este año me ha costado al go más marcar y estoy feliz. Dos victorias importantes y hay que majorar mucha confianza.

Al Zenit nunca se le pasó por la cabeza que su poderío económico iba a resultar perjudicial para sus propios intereses. Los rusos consiguieron en agosto una prebenda de la UEFA para que sus partidos se jugaran a hora decente en San Petersburgo (a las seis de la tarde), algo que el Borisov nunca consiguió del organismo europeo al ver el peaje que debía abonar. Pero en el día que necesitaba ganar para presionar al Madrid, sólo pudieron empatar con el Juventus, ya clasificado. Así, los madridistas, dos horas después, pasearon por el alambre de Minsk con una relajación heladora y con Raúl como principal referencia del equipo en un día clave.