Publicado: 30.09.2015 11:07 |Actualizado: 30.09.2015 11:07

El Camp Nou pita al Barça y Luis Enrique se queja: "Son inmerecidos"

La grada se impacientó durante buena parte del partido con el marcador 0-1 a favor del Bayer. El técnico reprochó que "con un 2-1 no necesitamos apoyo" y pide a la afición azulgrana que otorgue "más crédito" a los jugadores. Solo han pasado 4 meses del triplete.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Luis Enrique, cabizbajo anoche en el banquillo del Camp Nou. /EFE

Luis Enrique, cabizbajo anoche en el banquillo del Camp Nou. /EFE

El público del Camp Nou ya ha comenzado a impacientarse con el juego que está desplegando el Barcelona en este inicio de campaña y anoche, cuando el Bayer Leverkusen se colocó por delante en el marcador esos nervios se tradujeron en los primeros pitos de la grada hacia el equipo. Han pasado tan solo cuatro meses desde que los azulgranas conquistaran en Berlín la Champions, completando el trío de títulos junto a Liga y Copa.

Los primeros silbidos fueron destinados al portero Ter Stegen, cuyas actuaciones no están siendo afortunadas en este inicio de campaña, y anoche pudo hacer más en el gol de Papadopoulos. Después, Mathieu también fue increpado en alguna salida errónea de balón. Ya en la segunda parte, el público reprochó el juego horizontal del equipo cuando se iba por debajo en el luminoso. Incluso, Neymar oyó rumor en la grada en algunas decisiones poco acertadas. 



Al final, el Barça reaccionó a tiempo y en los últimos diez minutos logró la remontada por medio de Sergi Roberto y de Luis Suárez. Victoria agónica y tres puntos. Pero el equipo y el técnico tomaron buena nota de que la afición culé ya se ha olvidado del pasado y exige al equipo más.

Actitud de la grada que el propio Luis Enrique reprochó en la sala de prensa: "He oído los silbidos en la banda, y son inmerecidos a pesar de que uno tenga un mal día. Con 2-1 no necesitamos apoyo, con 0-1 sí. Pido a esos pocos que silban, que no silben porque necesitamos a jugadores que precisan cariño, no demasiada exigencia. Me gustaría que el Camp Nou fuera diferente", manifestó sincero en rueda de prensa.

Y es que el asturiano pide más paciencia y respeto hacia sus jugadores. "Se merecen un crédito muy grande porque se entregan al máximo. El Barça no se relaja y lo da todo, es un premio muy grande y estoy muy contento por eso", comentó sobre la remontada.

Eso sí, matizó que no se ha "quejado" del público. "Digo que este equipo por lo conquistado y por la actitud merece un crédito más grande. Podemos entender los silbidos, pero creo que este equipo esté acertado o no se lo deja todo hasta el final, si luego se merece una pitada, perfecto. Pero somos más fuertes si estamos juntos", reconoció.