Público
Público

El campeón olvidado

Hace más de dos años y medio que el Atlético no aporta un solo jugador a la selección. Pablo, último internacional español rojiblanco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

27 de agosto de 2010, estadio Luis II de Mónaco. El Atlético de Madrid acaba de proclamarse campeón de la Supercopa de Europa tras pasar por encima del todopoderoso Inter (0-2) y la afición rojiblanca entona uno de sus cánticos emblemáticos: '¡Luis Aragonés, Luis Aragonés!'. En el palco, Vicente del Bosque, seleccionador español, y Fernando Hierro, director deportivo de la Federación, se miran y, sorprendidos, se encogen de hombros.

Recién ganado el Mundial, no entienden tan escandalosa reivindicación de la figura del antecesor de Del Bosque en el banquillo de La Roja.

Del Bosque miró resignado a Hierro cuando la hinchada aclamó a Luis

Madridistas declarados, ambos desconocen que se trata de un grito habitual en el Calderón, pero, efectivamente, lleva ímplicita una queja: el Atlético no está representado en la selección española desde hace dos años y medio.

Del Bosque, que debutó en agosto de 2008, no ha convocado a ningún futbolista en los 36 encuentros (incluido el del próximo martes ante Argentina) disputados bajo su batuta.

Paradójicamente, Pablo ha sido el último atlético internacional. El central, repudiado por buena parte de la grada colchonera después de conocer que firmó un precontrato con Juan Palacios, candidato a la presidencia del Madrid en 2006, jugó el 6 de febrero de 2008 la segunda parte del amistoso España-Francia (1-0) disputado en Málaga. El defensa manchego, hoy en el West Bromwich inglés, ni siquiera vistió de rojo. Pese a actuar como local, la selección estrenó una sorprendente camiseta amarilla, color del que siempre ha huido Luis Aragonés, entonces seleccionador, por considerarlo gafe. Fue una premonición.

Aragonés firmó dos convocatorias más, la del amistoso ante Italia (26-3-2008) y la de la inolvidable Eurocopa. En ninguna de ellas figuró ningún representante del Atlético, que había terminado cuarto en la Liga. Antonio López, Pernía y Pablo, habituales hasta entonces con La Roja, fueron perdiendo fuelle en el equipo de Javier Aguirre, que acabó dependiendo de los futbolistas extranjeros, especialmente de Agüero y Forlán.

La eclosión de De Gea, Domínguez o Reyes no ha tenido reflejo en las listas

Ese peso foráneo, lejos de variar, se incrementó durante la temporada 2008-09 hasta el despido de Aguirre. Leo, Ujfalusi, Heitinga, Perea, Assunçao, Simao, Maxi, Kun y Forlán fueron los que más partidos como titulares sumaron. Del Bosque fue diseñando su grupo de espaldas al Atlético.

El convulso curso rojiblanco 2008-09 fue el de la eclosión de los futbolistas españoles, la mayoría jóvenes canteranos.

Por el banquillo colchonero pasaron tres entrenadores Abel, Santi y Quique, sobre el césped crecieron De Gea, Domínguez, Reyes, Antonio López, Jurado y Raúl García, todos ellos seleccionables, y el Atlético ganó la Liga Europa, la Supercopa continental y llegó a la final de la Copa. Ninguno de los campeones ha vestido la roja. Sólo De Gea fue incluido en la lista de 30 previa al Mundial de Suráfrica. No pasó el corte.

Del Bosque mira los partidos del Atlético, pero como España funciona, apenas la retoca. Y cuando lo hace se fija en otros lados. Si se lesiona Puyol y tiene que sacarle de una lista, como ahora, no llama a Domínguez, central al que dice seguir, sino a un lateral, Monreal.

En esta etapa de ausencia rojiblanca, han tenido peso en la selección no sólo clubes como el Barça, Madrid, Valencia, Villarreal, Liverpool y Sevilla, sino que equipos como Betis, Athletic, Espanyol, Mallorca, Osasuna, Getafe o Zaragoza han estado representados por uno, incluso dos futbolistas, en estos 30 meses. El Atlético es el cuarto equipo que más futbolistas ha aportado a España en sus 90 años de historia: 80 jugadores colchoneros se han enfundado La Roja. Sólo Barça (117), Madrid (112) y Athletic (91) han tenido más representantes.

La selección juega el martes en Buenos Aires su partido 566, los últimos 45 sin presencia de ningún atlético. El supercampeón europeo cumplirá en Argentina 944 días de olvido. ¿Sumará la mejor Roja de la historia 1.000 sin una pincelada de rojiblanco? Del Bosque tiene la palabra.