Público
Público

El campeón hace de telonero

España se enfrenta en Bari a Italia en un amistoso que no consigue apartar las miradas de la primera gran cita del curso, la Supercopa. Casillas reconoce que de haberse jugado algo hoy, Ramos y Xavi no se habrían bajado hoy de la selecci

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fútbol español es hoy día tan bipolar que hasta la selección en su mejor momento histórico se difumina. Juega La Roja en Italia, un partido que podía ser de lujo, pero que está supeditado a lo que está por venir. El domingo se disputa la Supercopa que cruzará de nuevo los caminos de Barcelona y Madrid y todas las miradas se vuelven hacia ese partido. Hoy, España actúa casi de telonera.

No hay siquiera mucho interés por ocultar esta deriva. El amistoso contra Italia es un partido intrascendente para el que no merece la pena forzarse, airean las ausencias por de Sergio Ramos y Xavi por distintas molestias. El propio capitán de La Roja, Casillas, lo reconoce: 'Si nos estuviésemos jugando la vida los dos estarían aquí, pero si tienen molestias lo más lógico es que se recuperen bien y se centren en sus clubes'. El portero no quiere decir que las lesiones no existan o que los jugadores se borren, sólo que para este partido no es necesario tanto esfuerzo. 'Xavi y Sergio se comprometen con su club y la selección. Estamos haciendo un llamamiento a la calma y la prudencia. No hay que hacer locuras', asegura Casillas.

La Supercopa no sólo centra el partido de hoy por esas ausencias. También el reparto de minutos que haga Del Bosque será escrutado con suspicacias. Además queda por saber cómo siguen las relaciones entre los jugadores de ambos clubes, que vivieron momentos muy tensos en el maratón de los clásicos, las cuatro batallas campales vividas en abril y mayo.

Del Bosque ha comentado con ellos el tema: 'Se ha hablado mucho de aquello y algo tiene que haber cuando se habla. Si no existiera no lo habríamos tratado', relató el técnico español, que no cree, a pesar de todo, que entre unos y otros haya problemas.

En la convocatoria, un jugador del Barcelona escapa de la vorágine de la Supercopa. Para Thiago el partido con la selección es su debut y, lógicamente, para algo muy especial. 'Estoy en España desde los tres años, he aprendido a leer, me he desarrollado y soy quien soy por España. Les debo todo y voy a intentar ayudar en el campo', dijo ayer el hijo de Mazinho orgulloso de su país de adopción. Thiago, nacido cerca de Bari, donde hoy se disputará el encuentro, podía aún escoger jugar con Brasil. Pero no lo hará: 'Sería una locura venir a esta convocatoria y no a la siguiente. Estaré para todas las que el mister quiera contar conmigo'.

Del Bosque sabe el riesgo que la distracción Supercopa añade a la cita de hoy. Y por eso advierte: 'No quiero ni pensar que pase algo como lo de Portugal y Argentina [ambas derrotas abultadas después del Mundial]. Nuestra responsabilidad es que no ocurra eso y debemos prepararnos para ello. El futbolista debe estar pendiente del próximo partido y ése es el de España'.

El técnico no oculta que el ritmo de los jugadores aún no es el propicio. 'Estamos a principio de temporada pero nuestra pretensión es hacer un buen partido y mostrar buen fútbol en un enfrentamiento de máximo nivel', concluyó.