Público
Público

Cassano sigue ingresado tras sufrir un ictus

El delantero del Milan permanece ingresado en el hospital a causa de los problemas para hablar y moverse que acusó en la noche del pasado sábado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cassano sólo había disputado 20 minutos el sábado en la victoria de su equipo, el Milan, contra el Roma. Salió sustituyendo a Robinho, terminó el partido y regresó en avión. Ahí acabó la normalidad. Cuando llegó a Milán el exmadridista se encontró indispuesto. Entró primero en urgencias con mareos, dificultades para hablar y problemas de visión. Poco después fue transferido al área de neurología del mismo hospital, el Policlínico de Milán. La agencia ANSA asegura que el jugador ha sufrido un ictus isquémico, extremo no confirmado por el club. 'A la espera de ulteriores pruebas y exámenes médicos que determinarán su diagnóstico definitivo, no opinamos sobre diagnósticos provenientes de fuentes que no son el propio club o el Policlínico. Los médicos siguen buscando aunque, en las últimas horas, el jugador se encuentra mejor', expresó ayer un portavoz del Milan.

Ayer Adriano Galliani, presidente milanista, pudo conversar con el jugador. 'He hablado con Cassano y antes ya nos habíamos escrito varios mensajes. Estoy seguro de que se recuperará, ahora ya se encuentra mejor. Todo el equipo está con él. Esperemos que vaya todo bien. Me ha parecido que estaba de buen humor y sereno', comentó el dirigente tras la conversación. Cassano no estará en el partido que juega hoy su equipo contra el BATE Borisov en Liga de Campeones.

'Cassano está sereno y de buen humor', asegura Galliani

No es el primer episodio preocupante que ocurre en el Milan en las últimas fechas. La semana pasada Gatusso salió en rueda de prensa. Llevaba semanas sin jugar y, en su caso, está confirmada una dolencia cerebral. Tiene un nervio óptico paralizado, lo que le genera unos importantes problemas de visión en su ojo izquierdo. 'No pienso sólo en el fútbol, pienso en el día a día y es realmente duro no poder llevar al colegio a mi hija', comentó el mediocampista italiano que en un partido en septiembre, contra el Lazio, tuvo que salir del campo tras un golpe con Nesta: 'El choque no fue la causa de mi enfermedad, sólo fue un incidente que me ayudó a descubrir lo que tenía. Aquellos 20 minutos fueron los peores de mi carrera. Me sentía como si estuviera borracho. Estaba viendo a Ibrahimovic en cuatro sitios diferentes. El choque fue una buena razón para marcharme'.

Rino, como se le conoce en Italia, no descarta volver a los campos: 'Los médicos me dijeron que cabía la posibilidad de que no pudiera volver a jugar al fútbol, pero ahora me han dicho que ese no es el caso y voy a trabajar duro para volver'.