Público
Público

Europa League Pase agónico del Celta, fracaso del Athletic en Chipre y victoria estéril del Villarreal

Los vigueses forzaron la prórroga con un gol de penalti de Aspas y Cabral remató el milagro ante el Shakhtar (0-2). Los bilbaínos cayeron por 2-0 ante el APOEL Nicosia mientras que el 'submarino amarillo' ganó por 0-1 en el Olímpico de Roma.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

Iago Aspas (i) de Celta de Vigo celebra su gol ante Shakhtar Donetsk. /EFE

El Celta de Vigo se convirtió este jueves en el único superviviente español en los octavos de final de la Europa League después de lograr una milagrosa clasificación tras vencer en la prórroga al Shakhtar Donetsk (0-2). Peor le fueron las cosas al Athletic Club y al Villarreal, que quedaron apeados.

Los vigueses obraron el milagro gracias a un agónico gol de Iago Aspas desde el punto de penalti y a otro de Gustavo Cabral en el tiempo de prórroga.

El conjunto de Eduardo Berizzo estaba muerto en el minuto 90, pero solo uno después una pillería de Guidetti sirvió para engañar al árbitro y decretar el punto de penalti. Aspas cogió el balón con responsabilidad y no erró desde los 11 metros. Ahí estuvo la clave de un Celta que hizo lo más difícil sobre la bocina.

En la prolongación, el conjunto olívico salió a por todas, con el mismo ímpetu que definió su fútbol en la segunda mitad y con las ganas de comprometer a su rival. Para tal empresa, Berizzo había tirado la casa por la ventana con la presencia de Guidetti, Aspas, Rossi y Bongonda, que sirvió para terminar de gobernar el partido y anestesiar la efervescencia ucraniana.

El Athletic se estrella en Nicosia

Los bilbaínos desaprovecharon el enorme dominio que ejerció sobre el APOEL de Nicosia en el GSP Stadium de la capital chipriota y cayó eliminado de una Liga Europa en la que tenía puestas muchas ilusiones y de la que le ha dejado fuera la enorme pegada del conjunto local, que remontó la eliminatoria este jueves con un triunfo por 2-0.

Fueron el ariete Pieros Sotiriou, tras un centro de George Efrem, y Yannis Gianiotas, transformando un discutible penalti que le señalaron a Mikel Balenziaga sobre él mismo, los que castigaron la inoperancia de los 'leones' ante la meta de Boy Waterman.

En el cómputo de los dos partidos, el conjunto vasco dispuso de muchas más ocasiones de gol, pero el APOEL tuvo mucha más pegada en las que gozó. Un fuerte varapalo para el Athletic, que queda eliminado de la competición en el que más esperanzas tenía concitadas y en la que mantenía la ilusión de alcanzar el primer título europeo de su historia.

El Villarreal, consuelo de ganar en el Olímpico

Mientras, el Villarreal ganó en el Olímpico de Roma pero con una renta insuficiente para remontar los cuatro goles que le endosó el conjunto italiano en la ida en El Madrigal.  

El conjunto de Fran Escribá cumplió con el manual de una remontada salvo en el importante aspecto de los goles. El cuadro español encerró al italiano en el primer tiempo, pero un Villarreal con jugadores menos habituales, como un Soldado de vuelta tras seis meses de lesión, perdonó buenas ocasiones de marcharse al descanso al menos con la mitad del trabajo hecho.

Sólo Santos Borré vio puerta en el Olímpico, un feudo impaciente por ver a su equipo especulando con el marcador, mientras que Rodri y Roberto Soriano, en dos ocasiones incluido un balón al larguero, se quedaron con las ganas antes del descanso. Después, la Roma despertó de la mano de Diego Perotti para evitar sustos por tener la cabeza en el Calcio o en la Coppa.