Público
Público

Cesc y Pedro resquebrajan a Uruguay

España se impone en el amistoso de Qatar (3-1). Cantada tremenda de Muslera en el primer gol y sentencia del canario en la segunda parte. Debutaron Azpilicueta, Isco y Mario Suárez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

España resolvió más por inercia que por fútbol el amistoso que disputó en Qatar contra Uruguay (3-1) en lo que fue un preludio del encuentro que ambas selecciones volverán a disputar en la Copa Confederaciones en junio. Cesc abrió el marcador tras un fallo garrafal del portero Muslera. Cristian 'Cebolla' Rodríguez puso el empate antes del descanso pero Pedro remachó la victoria española en la segunda parte. 

El choque hizo que la Roja paseara su estrella por tierras de Qatar por un buen pellizco, tres millones de euros. Y además aprovechó para llevar el estilo de toque que ha demostrado tanto en Europa como en Suráfrica a un rincón hasta ahora inexplorado. Y por si fuera pocó sirvió el amistoso para dar la alternativa a tres jugadores que garantizan el relevo como son Azpilicueta, Mario Suárez e Isco. Una noche de ensayos y debuts antes de los duros choques que les espera en marzo ante Finlandia en Gijón y, sobre todo, en Francia.

Vicente del Bosque, que igualó a Kubala como el seleccionador con más partidos a sus espaldas (68), optó por un once con Valdés en la portería, dio la alternativa a Azpilicueta en la banda derecha, juntó a Iniesta con Cazorla en el centro del campo y volvió a colocar a Cesc como falso nueve. Contagiado del ambiente amistoso del choque, España se lo tomó con mucho rélax. En ocasiones hasta con displicencia hacia Uruguay. Pero sin quererlo ni beberlo se encontró con el regalo de Muslera. Cesc calentó el pie con uno de esos tiros de fogueo, intimidatorios. Pero el portero uruguayo lo convirtió en el primer gol del partido. Sus manos se torcieron y el balón entró manso. Corría el minuto 15 de encuentro y antes solo un disparo de Busquets había inquietado el arco charrúa.

El seleccionador Tábarez no se lo creía desde el banquillo. Dar tanta facilidad a la campeona del mundo se paga. A la campeona de América no le quedaba otra que estirarse y comenzar a presionar a España un poco más arriba. En la creación, lo ya conocido. Poco mediocampismo y todo al virtuosismo de Luis Suárez y la garra de Cavani, que pese a que lo intentó durante todo el encuentro no estuvo acertado de cara a gol.

El delantero del Napolés avisó con un fuera de juego y un disparo al anfiteatro antes de que Cristian 'Cebolla' Rodríguez lograra colocar las tablas en el minuto 28. En un descuido posicional de Carles Puyol, que cumplió su partido número 100 con la selección, Cáceres metió un pase en perpendicular para que el jugador del Atlético se girase y marcase por bajo ante la salida de Valdés. 

Vuelta a empezar. El partido recuperó el ritmo parsimonioso que buscaba Uruguay, que con una buena consistencia defensiva lograba cortocircuitar cualquier intento de conexión española entre líneas.  Pero a la media hora de juego los charrúas estuvieron a punto de dar un susto mayor en una contra conducida por Luis Suárez, ya que Cavani resbarató con un mal control dentro del área un balón que olía al 1-2.   

De ahí hasta el descanso, el partido tan solo sirvió para que el público qatarí viviera de primera mano la magia que atesora Iniesta en sus pies, que con tres toques se deshizo de media defensa uruguaya.  Antes de marcharse a los vestuarios, Sergio Ramos mandó a la barrera una falta franca al borde del área. 

La segunda parte iba a tener un nombre propio. El de Pedro Rodríguez. A los cincos minutos marcó el 2-1. Un mala salida de Godín desde la defensa propició que el balón pasara de Busquets a Piqué y de éste a Pedro, que cruzó desde la derecha para anotar. Otro error uruguayo daba ventaja a los españoles, que habían metido una marcha más tras la reanudación para complicar la ya de por sí obtusa creación de juego de los suramericanos.

Solo respondían en ataque por medio de los islotes Suárez y Cavani. El primero se internó por la izquierda en el minuto 54 pero Pedro le robó el balón cuando ya estaba armando la pierna. El partido se calentaba. Y Uruguay se ponía nerviosa. El espíritu canchero salió a relucir en una pugna entre Jordi Alba y Lugano que dio lugar una pequeña tangana que no gustó nada al comedido público qatarí.

Si antes había sido Luis Suárez por la izquierda, a los escasos minutos Cavani intentó el empate por la derecha. Su tiro a media altura obligó a estirarse a Valdés. Con el partido muy controlado por parte de España, ambos seleccionadores comenzaron un carrusel de cambios. Del Bosque también hizo debutar a Isco y Mario Suárez y recuperó para la causa a Villa, que en el minuto 60 tuvo una gran ocasión para marcar al quedarse solo ante Muslera. Su rosca se fue alta. Y cinco minutos después fue Isco el que no llegó por muy poco al pase en diagonal de Pedro.

España ya jugaba a placer. Lo que provocó el tercer gol de la contienda. Con la defensa uruguaya con la bandera blanca levantada, Cesc picó el balón dentro del área para que en el segundo palo lo empujara Pedro. Quedaba cuarto de hora todavía para el pitido final. Hasta entonces Villa pudo haber ampliado la renta de la Roja en un disparo a bocajarro que esta vez sí blocó Muslera.

3 - España: Valdés; Azpilicueta, Sergio Ramos, Puyol (Piqué, m.46), Jordi Alba (Monreal, m.78); Busquets, Cazorla (Mario Suárez, m.70), Iniesta (Isco, m.60); Pedro (Negredo, m.75), Cesc y Mata (Villa, m.46).

1 - Uruguay: Muslera; Pereira, Lugano, Godín, Martín Cáceres; González (Matías, m.80), Diego Pérez (Arevalo Ríos, m.65), Lodeiro (Gargano, m.77), 'Cebolla' Rodríguez ('Chory' Castro, m.69); Cavani (Forlán, m.70) y Luis Suárez.

Goles: 1-0, m.16: Cesc. 1-1, m.32: Cristian Rodríguez. 2-1, m.51: Pedro. 3-1, m.74: Pedro.

Árbitro: Fahad Jaber (QAT). Amonestó a Busquets (22), Jordi Alba (56) y Sergio Ramos (56) por España, y a Diego Pérez (56) por Uruguay.

Incidencias: encuentro amistoso disputado en el Khalifa International Stadium de Doha, lleno, ante 40.000 espectadores. En el descanso la Federación de Catar homenajeó a Puyol por sus cien partidos.