Público
Público

Clásico en un mar de incertidumbres

Barcelona y Real Madrid se juegan en el Camp Nou el pase a la primera final de temporada envueltos en las dudas por la Champions y la Liga. Roura medita alinear a Villa de inicio y Mourinho a Kaká por Di María

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Atrapados por las dudas, Barcelona y Real Madrid se juegan hoy (21:00 horas, Canal +) el pase a la primera final de la temporada. Dudas diferentes, eso sí. Las de los azulgranas, por un lado, causadas por el terrible tropezón de San Siro que amenaza con emborronar la hasta ahora inmaculada temporada; los merengues, por el otro, las arrastran desde el comienzo, allá por el mes de agosto.

La incertidumbre se ha apoderado de Can Barça en el peor momento posible, en el tramo crucial del año, cuando está todo -menos la Liga- en juego. La dura derrota en la ida de la Champions ante el Milan ha bajado de un zarpazo a la tierra a los culés, temerosos ahora de quedarse apeados de la máxima competición europea casi a las primeras de cambio.

Necesitará para ello el Barça una gran remontada que no precisa hoy. El empate cosechado en el Bernabéu en enero le permite salir sin agobios al cesped, pero por lo demás todo será igual. Los de Roura buscarán la portería de Diego López desde el comienzo pero sin prisas -'no especularemos con el resultado', dijo ayer Roura-, porque tienen asumido que probablemente tendrán que hacer más de un gol para eliminar al Madrid.

Lo que sí requerirán los azulgranas es más chispa y velocidad en ataque que la mostrada en los dos últimos partidos -Milan y Sevilla-, sumada a la recuperación del mejor Messi, y una mayor consistencia defensiva que la vista últimamente. Roura y Tito -desde Nueva York- buscan la manera de revertir esta situación de forma inmediata, aunque no dan con la tecla. Han probado con distintos centrales y laterales pero no han cortado la sangría en la retaguardia: han recibido goles en los últimos 11 partidos.

No se espera, sin embargo, cambio alguno en la defensa, aunque quizás cabría aguardar alguna sorpresa del centro del campo para delante, donde Cesc puede dejar su sitio y Villa puede tener, al fin, su oportunidad como titular en un choque de enjundia. Roura, por su parte, pidió ayer un partido limpio y sin dureza y se encargó de incendiar la vuelta de esta noche, poniendo toda la presión sobre el árbitro, Undiano Mallenco: 'Es una evidencia que con él nuestros números son bastante más malos que con otros y nuestros porcentajes bajan mucho. Y tenemos en la memoria la permisividad que tuvo en la última final ante el Madrid en Copa'.

Pero por mucha incertidumbre sobre los culés, quisiera sobradamente el Madrid estar en el lugar del Barça. Con la Liga perdida desde hace tiempo, los blancos se lo juegan todo en estos siete días en los que visitan el Camp Nou y Old Trafford con sendas eliminatorias en contra.

Acostumbrados ya desde el inicio a una temporada de vaivenes y altibajos, sobre todo momentos bajos, Mourinho y los jugadores se agarran a estas dos 'finales' para salvar la temporada. A la mejor cara mostrada en momentos contra azulgranas y diablos rojos. Se aferran a su velocidad al contraataque, los antecedentes, los números, los goles para pensar en positivo. Les valdría, por ejemplo, el último resultado cosechado en el Camp Nou en octubre: 2-2. Algo nada descabellado.

Cristiano ha marcado en sus últimos cinco partidos en el Camp Nou, incluido el doblete en Liga de octubre

Pero sobre todo se agarran a Cristiano Ronaldo, salvador del Madrid en la mayoría de partidos e imparable esta temporada. Temido y odiado a partes iguales en el Camp Nou, también es imparable en este escenario, en el que el luso ha marcado en sus últimos cinco partidos, incluido el doblete en Liga de octubre.

El portugués será la principal amenaza ofensiva de un Madrid que necesita marcar sí o sí para jugar la final. Junto a él y Özil formará con toda probabilidad Higuaín, una vez que el argentino le ha ganado la partida a Benzema, otra vez el 'gato' de Mourinho, que hace ya días que le ha colocado por debajo de Morata en su orden de prioridades.

Además, el técnico blanco se debate entre el tímido resurgimiento de Kaká y el sorprendente bajo estado de forma de Di María para el puesto que queda por cubrir en ataque. Xabi Alonso volverá junto a Khedira al doble pivote, al igual que Ramos al eje de la defensa, donde debería acompañar a Pepe. Aunque Mourinho vuelve a guardarse la baza de Varane.

El luso no quiso ser ayer menos y entró al trapo de las críticas de Roura al colegiado: 'Prefiero quedarme con las lecciones que hemos recibido en el pasado del Barcelona, lecciones de deportividad, de cómo estar en el fútbol sin hablar ni presionar a árbitros, no rodearlos durante el partido, no simular buscando tarjetas para los adversarios', afirmó irónicamente.

Barcelona: Pinto; Alves, Piqué, Puyol, Alba; Busquets, Xavi, Iniesta, Pedro, Villa y Messi.

Real Madrid: Diego López; Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María o Kaká, Özil, Cristiano Ronaldo; e Higuaín.

Árbitro: Undiano Mallenco (colegio navarro).

Estadio: Camp Nou.

Hora: 21:00.