Público
Público

Cinco detenidos por el presunto amaño del Eldense en el 12-0 contra el Barça B

Los cinco arrestados, dos jugadores, dos entrenadores y el responsable del grupo inversor italiano que gestiona el club, serán puestos a disposición judicial a lo largo de este miércoles.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:

Filippo Di Pierro, entrenador del Eldense. /MARCA

Ya son cinco los detenidos en relación al presunto amaño del partido del pasado sábado de Segunda B entre el Eldense y el Barcelona B: dos jugadores, dos entrenadores y un inversor del Club Deportivo Eldense a los que se acusa de amañar los resultados de sus partidos. La investigación ha arrancado después de que el equipo de fútbol de Elda (Alicante), que disputa la Segunda División B del fútbol español, perdiera 12 a 0 en el partido del pasado fin de semana contra el Barça B, en lo que fue una goleada histórica

El lunes la Policía ya detuvo al entrenador del Eldense, Filippo Vito di Pierro, y al responsable del grupo inversor italiano que lo gestiona, Nobile Capuani.

Este martes han sido arrestados, además, los jugadores del primer equipo Nicolás Cháfer García y Michael Wayne Fernández Greenwood, conocido como Mike Fernández, así como el entrenador Francisco Ruiz Casares. A los detenidos se les atribuye un delito de corrupción entre particulares.

La Policía, que se ha hecho cargo de la investigación, cree que podrían haber amañado partidos. Los cinco arrestados serán puestos a disposición judicial a lo largo de este miércoles.

Di Pierro, el primer entrenador, ya declaró el lunes por la noche y fue detenido a raíz de la denuncia presentada por David Aguilar, presidente de la gestora Club Deportivo Eldense, por amaño de partidos tras la derrota de su equipo por 12-0 ante el Barcelona B.

El preparador italiano llegó al Eldense a finales de enero para hacerse cargo del primer equipo de la mano de un grupo inversor transalpino pero carecía de la titulación necesaria para entrenar y necesitaba que alguien le pusiera el carné, en este caso lo hacía Fran Ruiz Casares, tras la destitución de José Antonio Poveda. El técnico italiano figuraba en el banquillo como encargado del material al no poder sentarse como entrenador.

La versión de los que no secundaron el amaño

Su denuncia se une a la de varios jugadores del equipo. El último ha sido Emmanuel Mendy, que ha asegurado que alguno de sus compañeros que acabaron llorando en el Miniestadi tras perder 12-0 contra el Barça B estarían implicados en la presunta trama. Mendy se negó a jugar ese partido. 

"Con todo este tema, uno revienta y decido decir lo que pasa aquí y que cada uno asuma las consecuencias. Antes del partido en el hotel me llamó Fran Ruiz, el segundo entrenador, y me dijo que hablaran conmigo, que si estaba dentro y que cuánto quería. Que si no estaba dentro, no jugaba el partido", explicó.

"Me dijeron con 5-0 que saliera a calentar, en la banda la gente nos decían 'vendidos' que éramos muy malos y yo no iba a pasar esa vergüenza. Le dije a Cheikh que me iba al banquillo que era la peor vergüenza que había pasado en mi vida. Que los que estuvieran en el ajo que siguieran ahí. Le dije al entrenador que no pensaba jugar", se sinceró.

Precisamente el segundo entrenador, Fran Ruiz, confirmó la situación. "En principio, eran órdenes de arriba, del entrenador. Era que 'este partido está visto para sentencia'. Sólo hablo de lo que me dijeron que transmitiera a Mendy", aceptó al ser cuestionado sobre si le ofreció a Mendy participar de la trama de parte del italiano Filippo Vito di Pierro.

El primer jugador en denunciar la trama corrupta fue Cheikh Saad y ha detallado la cifra a cobrar por los jugadores. "A mí me hablaron de 30.000 euros. Se han reído en nuestra cara, está claro que el partido estaba vendido", desveló.

"Cuando me enteré que el partido estaba vendido y me mandaron a calentar pensé... ¿Con qué cara mandas a Mendy a calentar después de decirle que se dejara perder? ¡Me hierve la sangre!", señaló Cheikh Saad.

Denuncias mutuas

La Junta Gestora del Elda anunció el domingo la desvinculación con el grupo inversor italiano y la suspensión cautelar de la actividad deportiva del primer equipo, al tiempo que pidió a la Liga de Fútbol que investigue si el resultado del partido estuvo relacionado con las apuestas.

Entre tanto, el abogado de ese grupo, José Miguel Esquembre, ha presentado dos denuncias en nombre de Nobile Capuani, máximo responsable del grupo inversor italiano.

de ellas contra Alfonso Ortuño, expresidente de la gestora, y David Aguilar, actual presidente, por presunto delito de estafa y administración desleal, y otra contra Aguilar por calumnias tras las declaraciones que ha realizado hoy sobre un presunto delito de corrupción en relación con el partido del sábado en Barcelona.