Publicado: 22.01.2016 09:10 |Actualizado: 22.01.2016 09:10

Doellman ajusticia al Madrid sobre
la bocina en el clásico europeo

El Barcelona remonta un trepidante encuentro para empatar con el Real Madrid (2-2) en el 'Top 16'. Segunda victoria azulgrana seguida en el Palacio de los Deportes.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:
El ala-pívot del FC Barcelona Lassa Justin Doellman (2d), decisivo en la victoria del equipo blaugrana, celebra la victoria sobre el Real Madrid con sus compañeros. /EFE

El ala-pívot del FC Barcelona Lassa Justin Doellman (2d), decisivo en la victoria del equipo blaugrana, celebra la victoria sobre el Real Madrid con sus compañeros. /EFE

MADRID.- Una canasta sobre la bocina de Justin Doellman sentenció (86-87) este jueves un vibrante 'clásico' en Barclaycard Center para dar respiro al FC Barcelona en el 'Top 16' de la Euroliga tras cuatro jornadas, donde iguala (2-2) en el duro Grupo F a un Real Madrid que rayó la perfección en el primer tiempo, pero que sufrió una espectacular reacción culé con final de infarto.

Los de Xavi Pascual recuperaron el sabor de la victoria en Euroliga y en la mejor cancha posible, ajusticiando a un Real Madrid que con el regreso de Sergio Llull y la magia de Sergio Rodríguez acarició la revancha del 'clásico' liguero de hace un mes. Tras una primera parte en la que el cuadro blanco casi dobló a su rival en el marcador y sí lo hizo en sensaciones, el Barça cimentó una remontada que no se consagró hasta la última acción.



Eligió un mal día el Barça para mostrar su peor cara, al menos en la primera mitad. Un espejismo fue el parcial de 0-8 de inicio en los visitantes y un festival de baloncesto fue el Madrid una vez entró en calor a los cinco minutos de 'clásico'. Los de Pascual abusaron del 'balones a Doellman' y, cuando hizo falta reaccionar, los culé no encontraron a quién aferrarse.

El conjunto catalán no logró sacudirse el cortocircuito en todo el primer acto y sucumbió a la velocidad y criterio de Sergio Rodríguez, asistido por un regreso fulgurante de Sergio Llull. El Real Madrid devolvió el parcial en contra y comenzó a manejar una ventaja en el marcador sonrojante para un rival al que se le presuponía un mejor momento anímico. Ni el cambio de 'cinco' cambió la cara al Barcelona.

Con 22-12 en el luminoso, Llull, duda hasta el último momento por una lesión muscular, reapareció desde que jugara por última vez precisamente ante el Barcelona. Casi un mes después pero con la misma energía y magia, estrenándose con un triple sobre la bocina para cerrar el primer cuarto (27-17). Con el Palacio destado y el Barça más enredado que nunca, el Madrid estuvo cerca de terminar con la emoción del 'clásico'.

Muy nervioso y con el acierto bajo mínimos, el Barcelona sobrevivió con los puntos de Navarro, pero su camino hacia abajo era bien distinto al de un Madrid crecido, con Nocioni anotando desde la esquina y el 'Chacho' bailando sobre el parqué. La defensa culé no logró frenar el acierto exterior de los blancos ante la desesperación de Pascual y el alboroto de un pabellón rendido al canario (13 puntos) y a Llull y sus triples (40-27).

El Madrid se fue once arriba al descanso

El Barça respiró cuando le dejó el Madrid y, pese a la embestida del campeón de Europa, se fue al descanso sólo once abajo gracias a la reaparición anotadora de Doellman en la última jugada (48-37). Peor noticia para los de Pascual fue la lesión de Navarro en la jugada anterior, al caer al suelo en una entrada a canasta y golpearse la rodilla. El capitán culé apenas estuvo un minuto en pista en la reanudación y no volvió a la pista.

Más problemas para un Barça que al menos logró despertar las muñecas en el tercer cuarto. Le bastó con la de Perperoglou, que inauguró su marcador personal con 13 puntos que catapultaron a los de Pascual. El conjunto catalán movió mejor el balón con Ribas, apretó más en defensa y se metió de lleno en el partido. Ni el efecto Llull impidió que el Barcelona agarrara las riendas del encuentro en el decisivo cuarto (67-69).

Con la batalla servida y el Palacio bien caliente Pascual logró que su equipo llevara el encuentro a su terreno. Organización y criterio para cortar las transiciones rápidas en los locales y encontrar las canasta fáciles que brillaron por su ausencia en el primer tiempo (71-75). Pese al golpe, el Madrid ni mucho menos entregó la cuchara. Entre el 'Chacho' y Carroll volvieron a romper los esquemas visitantes (76-77).

Choque de trenes con tres minutos por delante. Triple de Doellman, triple de Sergio Rodríguez y canasta de Reyes. El Palacio, desatado (85-80). Canasta de Ayón, triple de Doellman (85-83). Un final de infarto que Ribas se encargó de empatar con dos tiros libres y nueve segundos de desenlace por delante. La despedida de este parqué, listo para ser cambiado, que ya será historia después de este 'clásico' la firmó Doellman suspendido en el aire.