Público
Público

Envenenado ataque de tos

Schuster desliza que Raúl vetó a Villa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En medio de unos elogios casi protocolarios al estado de forma del valencianista Villa, Bernd Schuster, ex entrenador del Madrid, de repente, soltó una bomba: 'Yo hubiera traído a Villa al Madrid, pero había mucha gente que no quería que viniera'. Lo dijo en su semanal repaso a la actualidad en los micrófonos de El Tirachinas. 'Había gente dentro del club que no quería que viniera Villa', insistió, 'desde el equipo hasta arriba'.

Se le solicitó más claridad, ¿quién? 'Empezando por el equipo, y luego, arriba ya se echaron atrás'. La repregunta salió inmediata:¿Entonces el rumor aquel de que Raúl no quería que llegase Villa es verdad? Schuster, socarrón, articuló una sonora tos y evitó una respuesta concreta: 'Ejem, ejem, tengo una tos que no veas'. La huida fue una forma inequívoca de acusación.

No fue su única andanada a propósito de su antiguo equipo. El técnico alemán fue especialmente duro con el juego de los blancos. Sólo excluye de la crítica a Cristiano: 'Había una época en que me encantaba ver al Madrid porque jugaba Zidane. Realmente, ahora yo veo al Madrid sólo porque juega Cristiano. Si no juega Cristiano, el Madrid es una pastilla para dormir, no da nada. Si no está el, los otros no marcan diferencias'.

El alemán, a diferencia de la mayoría de sus compañeros cuando se adentran en el mundo periodístico, no se caracteriza por la diplomacia en sus intervenciones. Siempre deja algún recado y no elude ninguna pregunta.

Schuster y Pellegrini recibieron el mismo encargo cuando fueron nombrados entrenadores del Madrid: ganar no es suficiente, también hay que jugar bien. El alemán llegaba a un equipo que acababa de ser campeón de Liga con Capello, al que se despidió para dar un nuevo aire y cambiar la filosofía de juego. Aunque él también ganó el campeonato, en ningún momento llegó a alcanzar los hitos que se le pidieron. En su segunda temporada, el estilo del Madrid no resistió la comparación con el juego delBarça, los resultados tampoco acompañaron y tras declarar que 'ganar en el Camp Nou es imposible', tuvo que marcharse. Ahora, fuera del Madrid, Schuster se dedica a analizar el fútbol que desarrollan sus sucesores.