Público
Público

El equipo que sentenció al Dream Team de Cruyff

El Barça se enfrenta esta noche al PSG, que le eliminó de la Champions hace 18 años, poniendo fin a una de las épocas más gloriosas del club. Ibrahimovic es la principal amenaza para los azulgranas en el Parque de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No es que no se presagiara. De hecho, más bien se podía atisbar de cierta manera lo que podía suceder. El equipo deambulaba por la Liga, sin acertar a encadenar apenas tres victorias seguidas, y el aficionado culé ya se instalaba en su tradicional pesimismo, olvidado durante cuatro maravillosos años.

Dos goleadas para el recuerdo solo unos días antes. Dos 5-0, dos manitas en el orgullo, la recibida contra el Real Madrid en enero de aquel 1995 y ante el Racing de Santander apenas 30 días después. Igual de dolorosas. La mejor época de la historia del Barcelona hasta ese momento tocaba a su fin. Hay quien se habría dado cuenta y quien no, pero motivos había para aventurarlo.

Hoy (20:45 horas, La 1), 18 años después, los azulgranas vuelven al estadio que enterró para siempre el Dream Team un 15 de marzo de 1995. Un Parque de los Príncipes que vio a Johan Cruyff salir con su habitual gabardina y la mirada perdida tras la eliminación ante el PSG con un gol de Guérin a ocho minutos del final. El holandés sabía probablemente que esto se había acabado.

La historia este martes es bastante diferente, por más que desde algunos sectores se haya hecho por dar por acabado el ciclo más glorioso de la historia del club, como sí sucedió aquella fatídica noche de hace casi veinte años en una gélida París. De hecho, prácticamente el único paralelismo entre las dos épocas es que el partido contra el PSG en cuartos, cuyo único precedente en Champions es el de 1995, coincide con dos periodos ilustres para el barcelonismo.

También coincide con otra era de esplendor para los franceses, que a comienzos de los 90 ganaron varios títulos y hundieron primero al Real Madrid, y al Barça un año después. Los míticos Lama, Guérin, Le Guen, Raí, Ginola o Weah se han transformado en temibles Lucas Moura, Pastore, Lavezzi o Ibrahimovic. 

Los cuatro fantásticos concentran la amenaza parisina para los azulgranas esta noche. Un equipo hecho a base de petrodólares de Qatar, con sus debilidades, pero muy bien construido y peligroso. El Valencia puede dar cuenta de lo bueno y lo malo de los galos.

Sin embargo, el Barça espera que la vuelta al angustioso Parque de los Príncipes casi dos décadas después se torne en alegría, ya que coincide además con el esperado regreso de Tito Vilanova, tras más de dos meses sin él. Sin el jefe, como lo calificó Roura hace unos días, que también se mostró seguro de que será un revulsivo. Eso es precisamente lo que parecen necesitar los azulgranas, sin apenas tensión en una Liga prácticamente adjudicada.

Roura: 'El partido de Milan nos muestra lo que no debe ser, lo que tenemos que intentar evitar'

El segundo técnico de los culés alertó precisamente ayer de la posible relajación y otros vicios para eludir caer en la misma trampa que ante el Milan, que abrió hace unas semanas una crisis cerrada con la magnífica remontada ante los transalpinos. 'Aquel partido nos muestra lo que no debe ser, lo que tenemos que intentar evitar. No estuvimos todo lo bien que teníamos que estar. Eso nos indica la dificultad máxima de Europa, no podemos permitirnos no estar al 100%', afirmó.

Fueron precisamente los rossoneros los que dieron el mazazo a aquel todopoderoso Barça de Cruyff con un estruendoso 4-0 en la final de la Champions de 1994. El PSG lo remató una campaña después. Dos equipos que liquidaron una época. Del Parque de los Príncipes, Cruyff salió 'triste, con ganas de marcharse', como desveló su segundo Charly Rexach. Sin embargo, El Flaco tendría una oportunidad más, que acabó antes de tiempo en medio de una tormentosa relación con Núñez. Con el PSG, pese a la victoria en la Recopa de 1997, aún quedan cuentas pendientes que el Barça espera comenzar a ajustar esta noche.

París Saint-Germain: Sirigu; Jallet, Alex, Thiago Silva, Maxwell; Lucas, Verratti, Matuidi, Pastore; Lavezzi e Ibrahimovic.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Xavi, Busquets, Iniesta; Tello o Alexis, Messi y Villa.

Árbitro: Wolfgang Stark (ALE)

Estadio: Parque de los Príncipes de París