Publicado: 14.09.2016 09:38 |Actualizado: 14.09.2016 10:52

España cierra su primera jornada
en blanco en los Paralímpicos

La atleta Sara Martínez se quedó fuera del podio de salto de longitud por un centímetro. La nadadora Sarai Gascón, que aspiraba a todo en los 50 metros libres S9, terminó quinta. 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La española Sara Martínez participa en la final de salto de longitud. /EFE

La española Sara Martínez participa en la final de salto de longitud. /EFE

El equipo español se quedó en esta sexta jornada de los Juegos Paralímpicos de Río 2016 sin medallas, algo que no sucedía desde Pekín 2008, por lo que mantiene en 12 el número de preseas hasta ahora conseguidas. Hasta siete deportistas se quedaron entre los puestos cuarto y octavo en atletismo y natación.

En el estadio Joao Havelange, la atleta Sara Martínez tuvo un final cruel en el concurso del salto de longitud de la clase T12 después de quedarse a tan sólo un centímetro de un podio que además se le escapó en el último salto.



La saltadora madrileña partía entre una de las aspirantes a los metales, después de llegar a Río con la tercera mejor marca de los participantes este año, pero no tuvo fortuna y después de estar toda la final en el podio, apareció la azerí Elena Chebanu para apartarla de los metales.

Martínez, actual campeona de Europa y bronce en el pasado Mundial, se fue hasta los 5.52 metros en su tercer salto, a dos centímetros de su registro de 20116 y uno de la argelina Lynda Hamri, mientras que la ucraniana Oksana Zubkovska, plusmarquista mundial y oro en Londres y Pekín, se hizo pronto con el oro tras ser la única capaz de pasar de los seis metros (6.11). Ni la española ni la africana pudieron mejorar en los tres intentos que les restaban, pero sí Chebanu, que saltó en el sexto y último 5.56 metros. Por su parte, la sevillana Sara Fernández se llevó diploma olímpico al terminar octava (4.47).

Sarai Gascón y José Antoni Mari, quintos en los 50 libre

En la piscina olímpica tampoco se pudo obtener ninguna medalla. La cierta pesadumbrez con la que este deporte, habitualmente el más prolífico para el medallero nacional, terminó la víspera, con el inesperado disgusto de Teresa Perales, que no pudo subir al podio en una de sus pruebas predilectas, los 50 libres, en un día lleno de cuartos puestos, pareció alargarse por espacio de 24 horas.

El martes se presentaba de nuevo propicio para que los nadadores españoles saboreasen alguna presea paralímpica con la presencia de cuatro finalistas, sobre todo con la figura de la barcelonesa Sarai Gascón, que aspiraba a todo en los 50 metros libres (clase S9, deportistas con discapacidad física o parálisis cerebral leve).

La de Terrassa, doble plata ya en los 200 estilos y en los 100 libres, era clara aspirante en la prueba reina de la velocidad. Sin embargo, en la lotería que suele ser este evento, y pese a nadar más rápido que en las series donde fue quinta (29.39 por 29.61) no pudo pelear por un podio que se le quedó a diez centésimas. El quinto puesto final fue una sonora decepción para la nadadora catalana, actual campeona del mundo y de Europa, y que había sido oro en esta prueba desde 2013 en todas las grandes citas internacionales.

Por su parte, Nuria Marqués, en una distancia que no se ajusta tanto a sus condiciones, sólo pudo acumular otro diploma paralímpico que añadir a su brillante oro en los 400 libres. En el lado positivo, en sus primeros Juegos ha nadado cuatro de cuatro finales posibles en cinco días. Tampoco tuvo suerte José Antonio Marí en los 50 libre S9. El valenciano, tercero en las series matinales, peleó hasta el final pero se quedó, quinto, a once centésimas también como Gascón, su pareja sentimental.

Miguel Ángel Martínez Tajuelo igualó el sexto puesto de Pekín 2008 en los 50 libre (clase S3, nadadores con discapacidad física o parálisis cerebral de grado severo a moderado). Finalmente, la tinerfeña Judit Rolo, que participa en sus primeros Juegos, disputó su segunda final paralímpica en los 200 metros estilos SM7 donde terminó en la octava plaza.

Victoria amarga en fútbol-5

La selección española de fútbol-5 para ciegos terminó la fase de grupos con un triunfo contra México por 0-1, gracias a un gol de Adolfo Acosta en el minuto 14 del partido. España disputará este jueves el encuentro por la quinta y sexta plaza contra Turquía.

En la boccia, Manuel Martín perdió el primer partido individual de BC2 (es el 23º del ranking mundial) contra el tailandés Watcharaphon Vongsa (4º) por 2-12 y venció después al británico Nigel Murray (13º) por 8-2, con lo que tiene que esperar un día para saber si accede a los cuartos de final.

Y José Manuel Prado se estrenó en la categoría individual de BC1 (es el 20º del mundo) con derrota contra el griego Panagiotis Soulanis (5º) por 1-6. Al orensano le quedan aún por disputar dos partidos de la fase de grupos.

Por último, la vela celebró su segunda jornada en el Pan de Azúcar con la disputa de la tercera regata en la clase skud18, donde Serguey Roig y Violeta del Reino fueron novenos y ocupan la décima plaza en la clasificación general, y en la clase sónar, donde Paco Llobet, Héctor Álvarez y Manuel Gimeno acabaron decimoterceros y marchan décimos en la general.