Público
Público

España se conjura contra los halagos

La selección relativiza las bajas de Iniesta y Cesc y pide más consideración hacia el rival

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España puede quitarse este sábado de encima a su principal rival en el clasificatorio para el Mundial. Una victoria dejaría a Turquía a siete puntos de España, muy lejos. No duda en conseguirlo, pero se siente inquieta entre tanto halago como recibe. Reina, portavoz oficial del sentimiento rojo, avisa: 'Se está hablando poco de Turquía y hay que guardar un respeto a cada selección. Nosotros, por suerte, tenemos los pies en el suelo y sabemos que es complicado'.

Xavi también manda mensajes de cautela y sensatez: 'Han sido semifinalistas en la Eurocopa y el Mundial. Se trata de un rival incómodo que nos puede hacer daño'.

Las órdenes de Del Bosque parecen haber calado entre los jugadores. 'Humildad y respeto' , pidió el seleccionador en la charla táctica del jueves. Del Bosque tiene razones para ser prudente. El vértigo asoma en la roja cuando contempla la ley marcial que ha impuesto desde hace año y medio: Rumanía fue la última en ganar a España en noviembre de 2006. La avalancha de datos a favor es demoledora: 28 partidos consecutivos sin perder; en el último año sólo ha encajado cinco goles; desde mayo de 2008 (Perú) no recibe un tanto en la Península; desde julio de 2008 lidera el ranking FIFA; no pierde un partido oficial en casa desde el 7 de junio de 2003 (España 0- Grecia 1)... La retahíla de récords sólo está al alcance de combinados como Brasil o Argentina.

Hay también cifras individuales: si hoy marca Villa, será el único jugador de la historia de la selección en marcar en siete encuentros consecutivos e igualará a Butragueño (26 goles) como tercer máximo goleador de la selección.

Del Bosque tendrá que agrandar la leyenda con un par de contratiempos, las ausencias de Iniesta y Cesc. Xabi Alonso entrará en el once junto a Senna y Xavi (escorado a la derecha, aunque con tendencia al centro para dejarle el carril a Ramos) para garantizar el toque, y Cazorla ocupará la banda izquierda.

'Hemos conseguido que esto sea un equipo', dice Reina para relativizar la importancia de los ausentes, 'así que cada variante táctica no perjudica en demasía al grupo. Cuando hay tan buen ambiente en un grupo, tú corres más y te solidarizas con el compañero porque crees en lo que estás haciendo. El secreto de este grupo es la creencia dehacer buen fútbol'.

Los temores a una delantera turca rápida hace que Marchena desaparezca de la alineación. Del Bosque ha visto en Piqué el sustituto perfecto de Puyol, y Albiol goza de más confianza para defender a este tipo de delanteros. Silva esperará en el banco por su deficiencia de ritmo competitivo.