Público
Público

España entra en los zappings

Argentina endosa una goleada sonrojante al campeón que Reina remata con el fallo de su vida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Del Bosque le quería conceder un premio, entregarle la titularidad en el Monumental como guiño por su eterno comportamiento ejemplar como suplente de Casillas. Pero realmente lo ejecutó. Reina tendrá difícil volver a la selección después de su desgraciada actuación en Buenos Aires, justo cuando el peso de su personaje como animador espontáneo de los festejos triunfantes del equipo empezaba a agobiarle y, de forma injusta, a poner en entredicho sus cualidades deportivas.

El cancerbero del Liverpool alimentó las sospechas con un error en el tercer tanto que ya le perseguirá para siempre. Una patada al aire, con resbalón incluido, que dará la vuelta al mundo de los zappings. Un gol sonrojante que se clavó mortalmente en la estrella que la campeona del mundo quería pasear.

Pero cuando Reina firmó su sentencia de muerte como guardameta internacional, La Roja ya sangraba demasiado. Posiblemente vivía atormentada bajo su peor velada después de salir dormida. Sometida por una Argentina supersónica a la contra, cariñosa con el balón, irrespetuosa con los galones del adversario, decidida frente a la portería. Del Bosque recargó de suplentes la alineación (Reina, Arbeloa, Marchena, Monreal...), la dejó huérfana de la dirección de Xavi y la percusión de Torres y se vio sorprendido por un rival que discutió la pelota a los suyos y traía memorizado como romperle la espalda a su defensa.

Cada robo de balón de Argentina fue un puñal en el abdomen. Tévez desperdició el primer caramelo que le regaló Messi. pero luego, con los papeles ya invertidos (el Apache de surtidor de pases y Messi e Higuaín como los encargados de definir maravillosamente), la albiceleste se dedicó a castigar cada concesión de la campeona del mundo. A Reina le llegaban bisontes. Y no encontró una sola respuesta para evitar las estampidas. Recibió dos goles en el que sus compañeros le dejaron vendidos y puso en su cuenta el tercero. El guardameta aguantó el trago de su error monumental como pudo. Su gesto invitaba a la compasión.

Del Bosque alivió a su portero retirándole en el descanso ('era una sustitución prevista de antemano', se apresuraron a comentar los técnicos de La Roja). Movió más piezas en el intermedio para intentar recomponer los destrozos de la selección, pero el gran duelo ya estaba acabado por entonces. España había consumido toda su munición en dos remates al palo de Villa, se vio barrida por Mascherano en la zona de entrelíneas y su sobrevalorada fórmula del doble pivote no supo ni organizar ni descifrar los movimientos del rival por el enganche.

España recogió sus cenizas del suelo en la segunda mitad y se aplicó en llevar la iniciativa. Argentina, convencida de que ya no necesitaba más alardes, dio un paso atrás para guardarse el resultado. Por las bandas, La Roja lanzó alguna amenaza, el palo volvió a decirle a Navas que no era el día, pero vivió en general sometida a la voluntad de los de Batista. Su dominio fue un acuerdo postizo, maquillado de honra con el gol a la media vuelta de Llorente. Pero Argentina ya había bajado de la nube a la campeona del mundo.

El Kun redondeó la derrota más dolorosa de España en los últimos tiempos. Diez años hacía que no encajaba cuatro goles. La estrella no brilló.

4 - Argentina: Romero; Zanetti, Demichelis, G. Milito, Demichelis, Heinze; Banega, Mascherano, Cambiasso; Messi (D’Alessandro, m.88), Higuaín (Kun, m.68) y Tévez (Di María, m.59).

1 - España: Reina (Valdés, m.46); Arbeloa, Piqué, Marchena, Monreal; Busquets, Xabi Alonso (Pedro, m.71); Silva (Navas, m.46), Cesc (Xavi, m.56), Iniesta (Cazorla, m.46); y Villa (Llorente, m.46).

Goles: 1-0. M.10. Messi, de precisa vaselina ante Reina, tras un pase de Tévez. 2-0. M.12. Higuaín recibe un pase profundo de Tévez, regatea a Reina y marca. 3-0. M. 34. Reina se resbala al intentar despejar, da una patada al aire y Tévez marca a puerta vacía. 3-1. M. 84. Llorente, a la media vuelta. 4-1. M.90. El Kun, de cabeza, a pase de Heinze.

Árbitro: Ruiz (Colombia). Mostró amarilla a Gaby Milito, Cambiasso, Arbeloa, Cesc, Monreal, y Heinze.

Monumental: 57.900 espectadores.